Test no invasivo

¡Adiós a la amniocentesis!

Un nuevo método creado por Transmural Biotech en colaboración con la Universidad de Barcelona permite medir la maduración de los pulmones del feto a través de una simple ecografía. ¿Cómo? Analizando los datos de manera rápida gracias a la Inteligencia Artificial.

A lo largo de los nueve meses que dura el embarazo, las mujeres han de someterse a diferentes pruebas para comprobar el estado del feto y su salud futura. Una de ellas es la amniocentesis: una prueba con la que se mide la carga genética del feto, su estado de salud y el grado de maduración de sus pulmones (algo que da muchas pistas sobre cómo será el momento del parto y la recuperación posterior del recién nacido). Consiste en extraer una pequeña muestra de líquido amniótico a través de un leve pinchazo en la tripa de la embarazada, algo poco agradable para cualquiera. Además, lleva añadidos algunos riesgos como el aborto espontáneo o el parto prematuro.

Por suerte, la ciencia avanza hacia nuevos horizontes, también en el campo de la maternidad. Una de las últimas novedades es un test no invasivo que predice el riesgo de morbilidad en bebés, una ayuda extra muy importante para las mujeres en riesgo de sufrir un parto prematuro. Lo hace, precisamente, midiendo de manera fiable y personalizada el grado de maduración de los pulmones del feto: algo que hasta ahora solo se podía saber a través de la amniocentesis, que compara porcentajes dependiendo de la semana de gestación con los de estadísticas de la Organización Mundial de la Salud.

Basado en Inteligencia Artificial

quantusFLM’, que así se llama este test, desarrollado por la empresa de innovación tecnológica aplicada a la medicina Transmural Biotech, se basa en el análisis de imágenes ecográficas mediante Inteligencia Artificial y funciona a través de una aplicación web. Esta permite el acceso a la plataforma donde se incluye un algoritmo que, en la ecografía, analiza las texturas del pulmón fetal a un nivel no visible para el ojo humano y determina en pocos minutos su madurez pulmonar. En concreto, tal y como comenta Silvia Sánchez, directora de Organización de Transmural Biotech, “mide patrones de las texturas que la Inteligencia Artificial es capaz de detectar en la ecografía. Una vez que la imagen se ha cuantificado y convertido en patrón, se compara con texturas correctas (pulmón maduro) e incorrectas (pulmón inmaduro) de la base de datos que se posee”.

Así, el ginecólogo realizará la citada ecografía (con un ecógrafo convencional), accederá a internet y subirá la imagen obtenida a la aplicación de quantusFLM. En aproximadamente dos minutos, recibirá un mensaje en su correo electrónico con el informe de resultados, listo para ser descargado y comentado con la futura mamá.

Útil no solo para bebés prematuros

Una de las principales ventajas de este test (y uno de los principales usos que se le otorgan) es reducir la Morbilidad Respiratoria Neonatal, la principal causa de ingreso en la UCIN. En la actualidad, la única prueba que mide estos datos es la amniocentesis, pero no lo hace de forma personalizada y fiable. Silvia Sánchez afirma que “con este nuevo avance, el médico podrá saber si el niño necesitará reanimación o asistencia posterior al parto o si, por el contrario, podrá estar con su madre desde el minuto uno”.

Además, puede ser una herramienta útil en los casos en los que el profesional esté valorando la interrupción del embarazo como sufrir de hipertensión, diabetes difícil de controlar, retención de líquidos con edemas o en mujeres que tengan un historial previo de muerte fetal sin explicaciones.

También te puede interesar:
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo