Pruebas de embarazo

Análisis beta en sangre y orina: valores y para qué sirven

Conocida también como análisis hCG en sangre y como prueba de embarazo casera cuando se realiza a partir de la orina, son exámenes tremendamente fiables.

El examen o análisis de gonadotropina coriónica humana (hCG) es una prueba, de sangre y orina, que mide la cantidad de la hormona que, en el momento de llevarla a cabo, se encuentra presente en una muestra de sangre u orina. Es de utilidad cuando, por ejemplo, se desea indagar acerca de si la mujer está o no embarazada.

La hormona hCG se produce durante la gestación. Y es también conocida médicamente con una amplia variedad de nombres, desde análisis de sangre beta-hCG hasta prueba cuantitativa de embarazo en sangre.

Eso sí, existen diferencias destacables entre los análisis de sangre de hCG y los análisis de orina de hCG (ya que miden la misma hormona), y que pueden comprarse fácilmente en farmacias, sin receta médica.

De hecho, la prueba de sangre tiende a ser más segura y eficiente, al medir cuantitativamente la cantidad de la hormona en la muestra de sangre. Sin embargo, las pruebas de orina pueden verse influenciadas por factores que pueden afectarla, como la hora del día en la que se lleva a cabo, o la deshidratación.

¿Qué es la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG)?

Es habitualmente conocida como la hormona del embarazo. Y con razón. Durante la gestación, las diferentes células de la placenta, las cuales se encuentran en pleno proceso de desarrollo, producen gonadotropina coriónica humana

Una vez se produce la fecundación, la hormona tiende a duplicarse cada día, hasta alcanzar su mayor pico alrededor de 8 a 11 semanas después de la concepción. Por este motivo, la hCG puede ser detectada en una muestra de sangre entre 11 a 12 días después de la concepción, y continúa duplicándose cada 48-72 horas.

Posteriormente, los niveles de hCG empiezan a disminuir hasta que se estabilizan, y permanecen más o menos estables a lo largo del embarazo. Incluso la hormona puede continuar en la sangre y en la orina después del nacimiento del bebé, hasta 6 semanas después.

¿Por qué se realiza el análisis beta en sangre y orina?

Partiendo de la base de que el análisis beta en sangre tiende a ser más preciso que el examen en orina (también conocida popularmente como prueba de embarazo casera), ambos persiguen en la mayoría de las ocasiones, el mismo objetivo: confirmar el embarazo.

No obstante, en el caso particular del análisis de sangre hCG, también permite determinar la edad -aproximada- que tiene el feto, diagnosticar la posible existencia de un embarazo anormal (como podría ser el caso del embarazo ectópico), o diagnosticar un posible aborto espontáneo e involuntario.

¿Cómo se realiza y qué significan los resultados del análisis beta en sangre?

Si el resultado obtenido es menor a 10.0 mUI /ml significa que la mujer no está embarazada. A partir de ahí, los valores normales dependen directamente de la semana de embarazo en la que se encuentre:

  • 4 semanas del último período menstrual: 0-750 mUI / ml
  • 5 semanas del último período menstrual: 200-7,000 mUI / ml
  • 6 semanas del último período menstrual: 200-32,000 mUI / ml
  • 7 semanas del último período menstrual: 3,000-16,000 mUI / ml
  • 8-12 semanas del último período menstrual: 32,000-210,000 mUI / ml
  • 13-16 semanas del último período menstrual: 9,000-210,000 mUI / ml
  • 16-29 semanas del último período menstrual: 1,400 - 53,000 mUI / ml
  • 29-41 semanas del último período menstrual: 940-60,000 mUI / ml

Puede ocurrir que los niveles de beta-hCG sean más bajos de lo normal, lo que podría ocurrir por un presunto aborto espontáneo o por un embarazo anembrionado (huevo huero), o por un embarazo ectópico.

También los niveles de beta-hCG sean más altos de lo normal, lo que podría suceder por un embarazo molar (cuando una masa anormal se forma en el interior del útero después de la fecundación, en lugar de un embrión normal), o por un embarazo de gemelos o trillizos.

El análisis beta en orina: la tradicional prueba de embarazo casera

La prueba de embarazo casera (la que podemos comprar en las farmacias sin receta médica, y que se realiza fácilmente a partir de una muestra de orina), mide también la cantidad existente de los valores hCG en la orina. Es menos sensible que el análisis de sangre, pero hoy en día muchas pruebas de orina en casa son muy sensibles, tanto que pueden tener una precisión de hasta el 99%.

No obstante, para su realización lo más recomendable es esperar alrededor de una semana desde el momento en el que se ha producido el primer retraso. De esta forma el resultado obtenido será lo más preciso posible.

También es fundamental llevarla a cabo en el momento adecuado. Lo ideal es hacerse la prueba por la mañana, inmediatamente con la primera orina de la mañana.

Una vez recogida la muestra, su funcionamiento es verdaderamente sencillo. Solo habrá que esperar unos pocos minutos a que aparezca el resultado, lo que dependerá del tipo de prueba que sea: si es digital o no. Si es digital la pantalla marcará las palabras ‘Embarazada’ o ‘No Embarazada’, en caso de un resultado positivo o negativo, respectivamente.

Si la prueba no es digital, y por tanto funciona mostrando líneas, por lo general:

  • Una línea significa un resultado negativo.
  • Dos líneas significan un resultado positivo.
  • Sin líneas: la prueba no funcionó adecuadamente.

Pero los falsos positivos y negativos pueden ocurrir, por lo que en caso de que la prueba de orina haya resultado negativa, pero días después aún no ha llegado la menstruación, lo más recomendable es volver a repetirla de nuevo.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo