Pruebas del embarazo

Análisis de sangre en el embarazo: cómo interpretarlos y qué significan sus valores

Los exámenes de sangre ayudan al médico a conocer el estado de salud de la embarazada. Además, son muy útiles para conocer el tipo sanguíneo y la posible existencia de infecciones virales u otros problemas.

A lo largo del embarazo, junto con las citas ginecológicas de rutina para seguir la evolución normal de la gestación, se le unen la realización de diferentes pruebas médicas con el fin de conocer si puede o no existir algún tipo de afección, problema o enfermedad en la futura mamá, y tratarlo médicamente antes de que puedan surgir complicaciones. En el caso de los análisis de sangre, por ejemplo, suele ser muy común que se realice al menos uno cada trimestre.

Consisten, por así decirlo, en una serie de pruebas rutinarias del embarazo, que ayudan al médico a detectar la presencia -o no- de posibles enfermedades infecciosas, anemia (falta de hierro), diabetes gestacional… y también es muy útil para conocer el grupo sanguíneo de la embarazada y sus niveles hormonales.

De esta forma, casi podríamos decir que el análisis de sangre es igual de importante que las pruebas o métodos de diagnóstico por imagen, como es el caso de las diferentes ecografías de control que se realizan a lo largo del embarazo y, particularmente, la ecografía del segundo trimestre, que se realiza alrededor de la semana 20 de gestación, y permite valorar la anatomía y morfología fetal.

Cómo interpretar los parámetros que encontrarás en las analíticas de sangre del embarazo

Por un lado debemos diferenciar entre el hemograma y la bioquímica. Así, mientras que el hemograma mide la concentración de cada uno de los elementos celulares presentes en la sangre (como ocurre con los glóbulos rojos o los leucocitos, por ejemplo), la bioquímica es el estudio de las sustancias químicas presentes en la sangre (como es el caso de las hormonas, las vitaminas, el calcio, el sodio o el magnesio, entre otros). 

Una vez el análisis de sangre se lleva a cabo, después de que la embarazada esté en ayunas durante al menos 6 horas -dado que la ingesta de alimentos altera muchos parámetros, entre los que destacan sobre todo el colesterol y los triglicéridos-, la muestra es llevada al laboratorio para su estudio.

En el primer trimestre es común que en el primer análisis de sangre se incluya el estudio de algunos parámetros útiles, como: 

  1. Tipo de sangre y factor Rh. Es un elemento importantísimo, ya que si tu sangre es Rh negativo y el de tu pareja Rh positivo, puede ocurrir que tu organismo desarrolle anticuerpos peligrosos para el feto. No obstante, esto puede prevenirse fácilmente mediante la administración de una inyección, que se aplica alrededor de la semana 28 de embarazo.
  2. Enfermedades infecciosas. Como es el caso de la hepatitis B y C, VIH y sífilis.
  3. Inmunidad a la rubeola o la varicela.
  4. Anemia. Esto es, la existencia de un recuento bajo de glóbulos rojos.

Valores del hemograma

  • Hematíes: Son células sanguíneas grandes que transportan el oxígeno desde los pulmones a todos los tejidos del cuerpo. Valores normales: 4-5.2 millones/mm3 en mujeres.
  • Hemoglobina: Es una proteína presente en los glóbulos rojos, la cual le da su particular color. Valores normales: 12-16 g/dL en mujeres.
  • Hematocrito: Consiste en el volumen de glóbulos rojos, en relación con el total de la sangre. Valores normales: 36-46% en mujeres.
  • VCM: Se corresponde con el volumen corpuscular medio. Es la medida del volumen individual de los glóbulos rojos, útil para el diagnóstico de la anemia. Valores normales: 88-100 fl.
  • HCM: Se corresponde con la hemoglobina corpuscular media. Es la medida del concentración de hemoglobina presente en un glóbulo rojo. Valores normales: 21-77 pc.
  • Linfocitos: Consisten en un tipo de glóbulo blanco fundamental para nuestro sistema inmunitario. Es capaz de distinguir las células del cuerpo de los elementos extraños, defendiéndonos contra las infecciones. Valores normales: 1.300-4.000/mL.
  • Neutrófilos: Es el tipo más común de glóbulo blanco. Valores normales: 2.000-7.500/mL.
  • Eosinófilos: Consisten en glóbulos blancos encargados de luchar contra las infecciones. Valores normales: 50-500/mL.
  • Plaquetas: También conocidas como trombocitos, son pequeños fragmentos de células sanguíneas, que juegan un papel importante en la coagulación de la sangre. Valores normales:  150000-400000/mm3.
  • VSG: Se trata de la velocidad de sedimentación. Ayuda a detectar la presencia de inflamación asociada a infecciones u otras enfermedades. Valores normales: 0-20 mm/h en mujeres.

Valores de la bioquímica

  • Glucosa: Es un glúcido relacionado con la cantidad de azúcar presente en la sangre. Valores normales: 70-110 mg/dL.
  • Creatinina: Es un compuesto orgánico de desecho que se genera a partir de la degradación de la creatina. Se utiliza habitualmente como parámetro útil para comprobar si los riñones están funcionando correctamente. Valores normales: 0.6-1.5 mg/dL.
  • Transaminasas: Consisten en enzimas que encontramos en el interior de las células de algunos órganos, como el hígado o el corazón, y también en los músculos. Las transaminasas más importantes son ALT o GPT, la AST o GOT y la GGT. Valores normales: 7-40 unidades/lito (GOT), 5-43 unidades/litro (GPT) y 12-55 unidades/litro (GGT).
  • Bilirrubina: Pigmento de color amarillo que encontramos en las heces y en la sangre. Se produce cuando los glóbulos rojos envejecen y se descomponen. Valores normales: 0.2-1 mg/dL.
  • Fosfatasa alcalina: Es una proteína que encontramos en los diferentes tejidos corporales. Valores normales: 89-280 unidades/litro.
  • Ácido úrico: Sustancia producida en nuestro organismo después de la degradación de compuestos de la sangre. Valores normales: 2-7 mg/dL.
  • Colesterol: Es un tipo de grasa presente en el cuerpo. Valores normales: 0-160 mg/dL (colesterol LDL), 42-90 mg/dL (colesterol HDL) y 120-200 mg/dL (colesterol total).
  • Triglicéridos: Es un tipo de grasa que encontramos en la sangre. Valores normales: 30-220 mg/dL en mujeres.
  • Hierro: Mineral esencial en el transporte de oxígeno, así como en el proceso de respiración de las células. Valores normales: 50-150 mg/dL.

No obstante, es cierto que a lo largo del embarazo, aunque en cada trimestre se realice una analítica sanguínea, es posible que los parámetros a estudiar puedan variar un poco.

Además, los valores indicados en la presente nota suelen variar de un laboratorio a otro, por lo que ante cualquier duda, te recomendamos siempre consultar a tu médico.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo