Primer trimestre

¿Cuándo se debe hacer la primera ecografía y qué cabe esperar?

Alrededor de la semana doce, en el tramo final del primer trimestre, tendrá lugar uno de los momentos más especiales de todo el embarazo, en el que además de la confirmación de que la gestación va por buen camino, podréis escuchar el latido del feto por primera vez.

Primera ecografía
Primera ecografía (Foto: iStock)

Un embarazo, aunque es de sobra conocida la altísima fiabilidad de los test caseros, no parece que lo es en plenitud hasta la primera ecografía, que salvo que haya un motivo para realizar alguna con anterioridad o porque el ginecólogo prefiera hacerla antes -nunca antes de la semana seis-, en la mayoría de casos tiene lugar alrededor de la semana doce, al final del primer trimestre. Queda mucho camino por delante hasta que los futuros papás puedan sostener a su pequeño entre sus brazos, pero este día, el de la primera eco, es uno de los más especiales que tienen lugar en los nueve meses que dura la gestación. 

En primer lugar lo es porque es el día en el que se confirma el embarazo y se puede escuchar el latido del corazón del feto, que ya lo es desde la semana nueve aproximadamente. Ya solo por esas dos razones, la primera ecografía es única. Es un día para llorar de alegría y emoción, porque es uno de los momentos más emocionantes que se pueden vivir en primera persona. 

Pero esa emoción es extrema no solo por el hecho de escuchar el latido corazón por primera vez, ni siquiera por poder verle en el monitor con esa forma ya perfectamente reconocible de ser humano, aunque sea en miniatura, como te contamos en este tema en el que desgranamos el embarazo semana a semana. Lo es también porque el primer trimestre es el de mayor inestabilidad del embarazo, donde el proceso es más delicado y también en el que suelen aparecer los síntomas más desagradables en la embarazada, como es el caso de las náuseas y los mareos, entre otros.

¿Qué se ve en ella?

Es en esta primera ecografía cuando el médico confirmará que todo va en el camino correcto, que la implantación intrauterina ha sido la adecuada y que el bebé presenta un buen estado de salud. Por supuesto, descartará o confirmará también si se trata de un embarazo múltiple, y con un poco de suerte quizá pueda dar información sobre el sexo del pequeño, aunque lo normal será que lo confirme en la segunda ecografía, en el ecuador del embarazo. 

Por lo demás, al estar ya formado el feto, el ginecólogo podrá mostraros con cierto detalle cada parte del cuerpo de este, y también confirmará cuál es la fecha estimada de parto en función de los parámetros que mida durante la ecografía. 

Pero, como verás cuando llegue el momento, con escuchar un “todo va fenomenal” o parecido y añadirle después una música de fondo en forma de latidos que suena a música celestial, todo lo demás pasará a un segundo o tercer plano. Deja que la emoción que te va a invadir salga como tenga que salir, de forma natural, porque la primera ecografía y tú, futura mamá, bien lo merecéis. 

Continúa leyendo