Vídeo de la semana

Problemas durante la espera

¿Es normal tener hematomas intrauterinos durante el embarazo?

No es algo positivo en ningún caso, pero tampoco siempre tan grave como se pinta por el desconocimiento de los matices que importan tanto en una lesión así, que además sí es bastante habitual entre las mujeres gestantes.

Hematoma en el embarazo
Hematoma en el embarazo (Foto: depositphotos)

Todo lo que tenga que ver con la sangre suele generar mucha preocupación en los seres humanos, y esto se multiplica cuando hay un embarazo de por medio. En realidad, las pérdidas de sangre son más habituales de lo que parece en las mujeres gestantes, concretamente alrededor de un tercio de ellas las sufre en algún momento del proceso, siendo más habituales en el primer trimestre. Y dentro de las causas que producen hemorragias, los hematomas intrauterinos son una de las más comunes. 

Según los profesionales médicos, estos hematomas son pequeñas acumulaciones de sangre dentro de la cavidad endometrial, justo entre la capa superficial del útero y el tejido propio del embarazo. No hay un consenso amplio sobre los motivos que los provocan, y tampoco se puede generalizar sobre el sangrado en el que pueden derivar porque hay de todo, incluso casos en los que no se producen, y tampoco suelen ir acompañados de otros síntomas, como mucho dolor abdominal, pero no ocurre siempre tampoco. 

¿Hay motivos para preocuparse ante su aparición?

Lo cierto es que si existen es que algo pasa, pero no siempre tiene que ser algo grave o excesivamente preocupante. Eso sí, en el momento en el que tenga lugar un sangrado, por pequeño que sea, lo recomendable es acudir rauda al médico para que pueda analizar a qué se debe. Poco más puede hacer la mujer embarazada o con quien conviva ante una situación así. Son los profesionales especializados los que deben actuar; lo importante es acortar los tiempos de dicha actuación a acudiendo sin dudarlo tras detectar el sangrado, algo que suele producirse, salvo que sea mínimo, al momento de ocurrir. 

Si es un hematoma intrauterino la causa del sangrado, algo que detectará el médico con una ecografía -si no hay sangrado, lo detectará por la misma vía pero en la ecografía de control que toque en base a las semanas de gestación de la paciente-, no tiene por qué derivarse en la pérdida del feto, tranquila. Será el ginecólogo quien determine la gravedad de la situación en base a su tamaño y su posición y, en todo caso, hará un seguimiento exhaustivo de la lesión. Para ello, probablemente te ordenará reposo absoluto, declarando el embarazo de riesgo. De esta manera, en un porcentaje alto, los hematomas intrauterinos se reabsorben y desaparecen de forma natural a lo largo del embarazo, aunque el tiempo que tarde en hacerlo dependerá, sobre todo, de su tamaño. 

¿A qué puede deberse?

Aunque no hay que ser tremendistas, y por eso ya hemos dejado claro que no siempre es grave el hematoma intrauterino, conviene no esconder las consecuencias posibles de uno que sí lo sea. Si es gran o está ubicado en un lugar comprometido, puede que se deba a complicaciones como una rotura de bolsa prematura, entre otras causas, y en estas situaciones sí existe un riesgo alto de aborto o parto prematuro. 

Por lo tanto, es normal que al escuchar el concepto hematoma intrauterino se enciendan las alarmas de la preocupación, pero lo harán menos sabiendo que no siempre conllevan la misma gravedad y que además son más habituales de lo que la mayoría de la gente cree entre las mujeres embarazadas. 

Continúa leyendo