Pruebas del embarazo

Exudado positivo en el embarazo: ¿Qué significa? ¿Es peligroso?

El exudado vaginal y rectal es una prueba del embarazo que se lleva a cabo en las últimas semanas de gestación, antes del parto. Es útil para conocer si es necesario o no administrar antibióticos al bebé durante el parto si sale positivo.

El exudado vaginal y rectal consiste en una prueba médica que se lleva a cabo en todas las embarazadas en las últimas semanas de embarazo, habitualmente entre las semanas 35 y 37 de la gestación, aunque lo más común es realizarla normalmente alrededor de la semana 36.

Su objetivo es el de detectar la posible existencia de una bacteria conocida como Estreptococo del Grupo B (EGB), también denominada Streptococcus Agalactiae, la cual es totalmente inocua para la mujer y en general para todos los adultos sanos, aunque puede llegar a afectar gravemente a la salud del bebé si se produce una infección a través del canal del parto.

Aunque esta bacteria se encuentra normalmente en el intestino delgado, y en las mujeres también es posible ubicarlo en el tracto urinario y en el tracto vaginal sin causar ningún tipo de problema, a partir de una madre colonizada es posible que el bebé pueda infectarse a través del canal del parto.

Si esto se produce pueden surgir serias complicaciones asociadas a esta bacteria, como sepsis (afección potencialmente normal causada por la respuesta desequilibrada del cuerpo a una infección), osteoartritis (infección de los huesos y las articulaciones) o meningitis (inflamación tanto del cerebro como de la columna vertebral).

Por estos motivos la realización del exudado vaginal y rectal al final del embarazo es sumamente importante, ya que en caso de salir positiva será necesario, como veremos a continuación, llevar a cabo un tratamiento antibiótico con el objetivo de evitar posibles riesgos durante el parto.

¿Cómo se realiza la prueba del exudado en el embarazo?

Lo cierto es que la realización de la prueba es sumamente sencilla. Tanto que se puede llevar a cabo fácilmente en casa desde la semana -o momento- que el médico así te lo indique.

Solo tienes que recoger una muestra de exudado primero de la vagina y después del recto, utilizando para ello el mismo bastoncillo. Por este motivo, es fundamental que realices primero la recogida de la muestra de la vagina y luego del recto, para evitar posibles infecciones urinarias.

Una vez recogida la muestra deberás entregarla a tu médico o matrona (habitualmente en tu centro de salud o donde tengas la consulta de estos dos especialistas, por ejemplo si tienes un seguro médico privado), se realizará un análisis de laboratorio con el que se determinará la presencia o no de la bacteria.

Es importante que, antes de realizarte la prueba, no hayas seguido un tratamiento con antibióticos, ni hayas utilizado productos de higiene íntima.

¿Qué significa si el exudado del embarazo da positivo? ¿Me tengo que preocupar?

Si el médico o la matrona te advierten que la prueba del exudado te ha dado positivo, en primer lugar, debes tratar de mantener la calma y no alarmarte en absoluto. Solo significará que, antes del parto, será necesario poner en marcha un tratamiento antibiótico para evitar que el bebé se contagie en el canal del parto.

Si el parto no va a ser programado, normalmente la matrona, tocólogo/a o ginecólogo/a te indicará que al comienzo de sentir los primeros síntomas acudas al hospital. De esta forma, especialmente si el parto es rápido, tendrás tiempo para administrar la dosis de tratamiento antibiótico por vía intravenosa.

Esta dosis se administrará cada 4 horas desde que la mujer empieza a tener contracciones regulares y una dilatación superior a los 3 centímetros hasta el momento del nacimiento del bebé. Lo ideal es que al menos se hayan administrado dos dosis antes del parto.

En caso de que no se pueda administrar o se administre una única dosis, porque el parto es muy rápido, en la mayoría de las ocasiones el bebé se queda en observación para actuar rápidamente si surgen síntomas relacionados con la posible infección.

A pesar de ello, se estima que, realmente, las posibilidades de contagio por parte del bebé en el parto son mínimas. Se dan entre 0,5 a 1,5 casos por cada 1.000 nacimientos, una cifra verdaderamente baja. No obstante, siempre que se pueda será fundamental la administración del tratamiento antibiótico.

En cualquier caso, recuerda algo fundamental: si esta prueba te ha dado positiva no añadas más preocupaciones a las que ya podrías tener, especialmente a medida que el parto se acerca, sobre todo si se trata de tu primer embarazo. Con una prueba de exudado positiva solo hay que extremar las precauciones y aplicar el debido tratamiento antibiótico, pero los médicos sabrán qué hacer en todo momento.

Eso sí, inmediatamente después de llegar al hospital si te pones de parto deberás comunicar que tienes la prueba del exudado positiva. De esta manera, se pondrá en marcha el protocolo indicado para este tipo de casos.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo