Vídeo de la semana

Cómo puede afectar

Operación de vesícula en el embarazo: ¿qué debo saber?

Si estás embarazada, una complicación que puedes estar padeciendo es alguna enfermedad en la vesícula biliar. Esta puede derivar en algunos problemas como una inflamación o “piedras”, entre otros. Según la gravedad de tu caso, puede ser que no requieras someterte a una intervención, pero si es así, conoce aquí cómo será el tratamiento.

embarazada
Fuente: Pexels

Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar alguna enfermedad en la vesícula. De hecho, si en la familia de una mujer otras personas la sufren, es más probable que acabe desarrollándola también. Por este motivo, es posible -como puede ser tu caso- que una mujer embarazada la tenga.

Normalmente, suele aparecer al final de la gestación o después del parto, pero según la predisposición de cada embarazada, también podría darse al principio. En caso de sufrirla, puede que haya que someterse a una operación. Veamos en qué consiste la enfermedad y cómo puede tratarse.

Para empezar, la vesícula biliar es un órgano hueco de pequeño tamaño que se encuentra bajo el hígado. Su función es fabricar bilis, una sustancia que se encarga de ayudar a que las grasas que llegan al sistema digestivo se digieran mejor.

En el momento en el que hay alimentos en el intestino delgado, la vesícula empieza a contraerse para vaciar la bilis en el intestino. Si la vesícula no se vacía de forma correcta, o si la bilis tiene mucho colesterol y no las sales suficientes, dicha vesícula puede generar cálculos (o piedras, como se conocen coloquialmente). Estas son las que pueden derivar en enfermedades en la vesícula biliar como las siguientes: inflamación, infección o cálculos, entre otras complicaciones que retrasan u obstaculizan el flujo de la bilis.

¿Cómo puede afectar a la gestación y al bebé?

Las hormonas (en especial progesterona) provocan que los tejidos musculares se relajen y esto también afecta a la vesícula biliar. Lo que ocurre es que si la vesícula no se contrae lo que debería, una parte de la bilis no puede salir y se queda retenida en ella, lo que hace que se formen sedimentos o cálculos.

Un problema que se da en el embarazo es que el inicio de la enfermedad es difícil de detectar porque a veces los síntomas se suelen confundir con los vómitos o las náuseas características de la propia gestación.

Para tu tranquilidad, el hecho de que tengas “piedras” no va a afectar de forma directa a tu bebé, pero lo que sí puede hacerlo son las consecuencias de ello. El tener esos sedimentos te puede causar una inflamación grave y quizá náuseas y vómitos que te impidan alimentar a tu niño.

Tratamiento de la enfermedad en el embarazo

Si estás embarazada, debes saber que el fin principal del tratamiento es intentar disminuir los síntomas y demás complicaciones de la enfermedad.

Para ello, lo primero que te recomendarán es que trates de variar tu alimentación, esto es porque las grasas hacen que el problema se incremente. En muchas mujeres, seguir esta medida les es de gran ayuda para aliviar los síntomas, así como hacer ejercicio regularmente también les es positivo.

Normalmente, los problemas de vesícula se solucionan bien durante la gestación, pero será el médico el que valore cómo te está afectando la enfermedad, ya que por lo general se evita hacer una operación durante el embarazo. No obstante, en caso de que la inflamación sea grave, de que haya infección o de que tengas cólicos muy agudos, entonces sí que se consideraría que te sometieras a una intervención para no tener problemas más serios.

En ocasiones, esta operación se puede hacer mediante una laparoscopia, con la que la vesícula es extraída haciendo dos cortes pequeños en el abdomen y utilizando un aparato que permite operar gracias a una cámara minúscula y unos instrumentos que se introducen en la zona abdominal mediante unos tubos finitos, en lugar de hacer una incisión tradicional.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo