Vacuna en embarazadas

Pfizer empieza estudios de su vacuna contra la COVID-19 en embarazadas

Pfizer-BioNtech han anunciado que van a comenzar un ensayo clínico mundial para evaluar los efectos de su vacuna contra la COVID-19 en embarazadas mayores de 18 años. Esta se convierte, así, en la primera vacuna en ser probada en mujeres embarazadas.

vacuna
Fuente: Unsplash

Primero han sido los adultos, quienes ya se están vacunando contra la COVID-19 y, con la campaña de vacunación más activa que nunca, han llegado los ensayos en niños de entre 6 y 16 años y, ahora, también en mujeres embarazadas.

Este fin de semana, la farmacéutica Pfizer ha anunciado que va a dar comienzo a sus ensayos para comprobar la eficacia de su vacuna frente a la COVID-19 en mujeres embarazadas, tal y como aconsejan diferentes fabricantes de medicamentos en Estados Unidos. Allí, los reguladores exigen primero que se hagan los estudios pertinentes con nuevos medicamentos y vacunas, primero con animales gestantes antes de pasar a mujeres embarazadas, por el riesgo de aborto espontáneo, sobre todo.

Pasado el tiempo oportuno y con las medidas de seguridad cumplidas, la vacuna de Pfizer-BioNtech será la primera que se pruebe en futuras mamás. Eso sí, mayores de 18 años de edad. “Estamos orgullosos de comenzar este estudio en mujeres embarazadas y continuamos reuniendo evidencia sobre seguridad y eficacia para respaldar potencialmente el uso de la vacuna en subpoblaciones importantes” afirma en un comunicado el doctor William Gruber, vicepresidente senior de Investigación Clínica de Vacunas de Pfizer.

El estudio, tal y como ha informado la farmacéutica en un comunicado, comenzará en Estados Unidos, aunque incluirá a mujeres embarazadas de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Mozambique, Sudáfrica, España y Reino Unido.

¿Cuál es el perfil de embarazada que se analizará?

El estudio evaluará, de manera minuciosa, los efectos y la eficacia de esta vacuna en un perfil muy específico: embarazadas de más de 18 años que se encuentre entre la semana 24 y la 34 de gestación. De las 4.000 embarazadas que se espera que participen en el ensayo, 2.000 recibirán las dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19. El resto, un placebo.

Ellas no sabrán qué han recibido hasta que den a luz: en ese momento, las embarazadas que hayan recibido el placebo tendrán la opción de ponerse la vacuna de verdad.

Mientras tanto, los investigadores monitorizarán a todas entre siete y diez meses y, posteriormente, monitorizarán a los bebés hasta que cumplan los seis meses de vida. Así, podrán averiguar si existe alguna contraindicación en ellos y si, por el contrario, reciben los anticuerpos del virus gracias a la vacuna administrada a su madre.

No se empieza de cero

Aunque es el primer estudio que evalúa a las embarazadas y aunque el uso de esta vacuna no está indicado ni permitido en ellas, los investigadores ya tienen datos preliminares que pueden revelarles cómo irá todo. Y es que, algunas mujeres que participaron en estudios previos sobre la vacuna quedaron embarazadas mientras participaban, aunque no lo sabían. “De todo lo que estamos viendo hasta ahora de las mujeres embarazadas que se han vacunado, no hay señales de alerta”, ha dicho Stacey Stewart, presidente de March of Dimes, organización estadounidense especializada en los cuidados de la madre y el bebé.

Es el caso, por ejemplo, de esta mamá estadounidense sanitaria en primera línea que recibió la vacuna de AstraZeneca durante su embarazo. El bebé nació con anticuerpos, tal y como te contamos.

Además, ya un estudio lanzado hace tan solo unas semanas dejaba la puerta abierta hacia la posibilidad de que las mujeres embarazadas transmitieran los anticuerpos a sus bebés después de la vacunación. Este caso es el vivo ejemplo de dicha conclusión.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo