Visita al ginecólogo

Primera visita al ginecólogo en el embarazo: ¿qué se hace?

Si has descubierto que estás embarazada, deberás planificar la primera visita con el ginecólogo. Y aunque a priori puedas estar algo nerviosa, lo cierto es que debes estar tranquila, el especialista es una persona especializada cuya intención es prevenir cualquier problema en tu embarazo. Mira aquí las pruebas que realizarás en la primera cita.

Ya has hecho el test de embarazo y lo has confirmado: estás embarazada. Por eso llega el momento de pedir cita y acudir a la que será la primera visita con el ginecólogo durante el embarazo. El objetivo de esta cita es confirmar definitivamente tu gestación, conocer las mejores pautas que debes seguir a partir de ahora y averiguar si existe alguna posibilidad de experimentar alguna complicación.

Normalmente, se suele hacer entre la semana 6 y la 9 haciendo cuentas desde el día de la última menstruación, ya que ir antes de esta fecha no es recomendable porque el embrión es demasiado pequeño como para poder obtener información útil.

Durante la primera visita se harán diferentes pruebas para que el médico obtenga los datos necesarios. ¿Quieres saber en qué consisten?

Ecografía vaginal

Se llevará a cabo un ultrasonido transvaginal con el que se confirmará o no el embarazo. Además, en caso afirmativo se comprobará que convenientemente la gestación se está desarrollando dentro del útero y que hay presencia de saco amniótico, lo que descartaría las posibilidades de embarazo ectópico y anembrionario. Asimismo, también podrás saber si se trata de una gestación única o múltiple.

Historial clínico

En esta visita se elabora una historia clínica de la embarazada y para ello el ginecólogo hace una serie de preguntas a las que deberás responder con la mayor precisión y sinceridad. Tratarán sobre:

  • Ciclo menstrual: primera regla, duración del ciclo y de la menstruación
  • Embarazos y partos previos: embarazo anterior, problemas en embarazos previos, problemas de concepción, aborto…
  • Historial médico: enfermedades o alergias, consumo de medicamentos, antecedentes familiares y en la pareja…
  • Hábitos actuales: síntomas, consumo de  alcohol o sustancias estupefacientes, tabaco, actividades deportivas

Reconocimiento físico

Para estudiar el estado de salud de la mujer en general, se realizará un examen físico del peso, altura, presión sanguínea, abdomen y pecho. Asimismo, también se hará un análisis interno para comprobar principales signos físicos propios de la gestación como el reblandecimiento del cuello uterino y el crecimiento del útero y del abdomen.

Análisis de sangre

Se lleva a cabo esto para determinar si la futura madre padece enfermedades de transmisión sexual, si tiene riesgo de sufrir toxoplasmosis o si tiene carencias alimenticias como puede ser la anemia.

Análisis de orina

El fin de este análisis es determinar la posible existencia de bacterias en la orina (lo que puede indicar una infección de las vías urinarias), de azúcar (que podría significar diabetes) o proteína (que también podría suponer alguna infección en las vías urinarias).

Fecha probable de parto

El ginecólogo establecerá la llamada fecha probable de parto y para ello te preguntará por la fecha de tu última regla. Teniendo en cuenta que un embarazo en condiciones normales dura unas 40 semanas, utilizando la Regla de Negele, realizará el cálculo correspondiente.

Este método consiste en restar tres meses y sumar siete días al día de la última menstruación para obtener una fecha prevista. No obstante, lo cierto es que un porcentaje mínimo acaba naciendo tal día puesto que debido a las variaciones de los ciclos de cada mujer se considera normal que un bebé nazca entre la semana 38 y la 42, por lo tanto, entre dos semanas antes y dos después de la fecha probable.

Diagnóstico prenatal

Si tienes más de 35 años, has estado expuesta a determinados agentes teratógenos que pudieran producir alguna anomalía o hay antecedentes de enfermedades congénitas, el ginecólogo podrá recomendar llevar a cabo un diagnóstico prenatal. Una de las pruebas más habituales es la amniocentesis.

Consejos y próximos exámenes

Para acabar el ginecólogo suele dar recomendaciones sobre alimentación y buenos hábitos en general. Además de que también fijará las próximas citas a las que deberá acudir la embarazada.

Continúa leyendo