Test de embarazo

Prueba de embarazo precoz: ¿cuándo y cómo realizarla?

La urgencia o la necesidad de saber si se está o no embarazada puede hacer que la prueba de embarazo se realice antes de tiempo. En este sentido, ¿conoces qué son las pruebas de embarazo precoz?

Prueba de embarazo precoz
Foto: Istock

La prueba de embarazo, disponible sin receta en las farmacias, se convierte en una forma confiable de confirmar el embarazo en caso de retraso. Eso sí, no hay que ser demasiado impaciente y saber usarla correctamente.

Este tipo de utensilios se basan en la detección de la hormona beta-hCG en la orina. Gracias a un proceso inmunológico, ciertos anticuerpos reaccionarán a la presencia de esta hormona, la cual es secretada por el cuerpo lúteo tras la implantación del óvulo, aproximadamente 7 días después de la fecundación.

Se trata de una hormona específica de las embarazadas, de manera que, su presencia en la orina indica, por tanto, la existencia de un embarazo

Aunque la mayoría de las pruebas de embarazo pueden ser realizadas el primer día en el que, supuestamente, debería haber llegado el período, siempre es aconsejable esperar varios días, al menos 2 o 3 días, para limitar el riesgo de “falso negativo” ante la existencia de una prueba realizada muy pronto. 

Debemos tener en cuenta que esta prueba reacciona a partir de un cierto nivel de beta-hCG, pero esta tasa se calcula principalmente sobre la base de un ciclo estándar de 28 días, con ovulación el día 14. Así, en caso de ciclos más largos o de ovulación tardía, la fecundación se realiza más tarde.

Esto significa que, lógicamente, el nivel de beta-hCG será más bajo el primer día de retraso de la regla, de manera que se corre un riesgo muchísimo mayor de no ser detectada por la prueba de embarazo.

No obstante, cuando tenemos un poco de ansiedad por saber el resultado de la prueba, es normal que muchas mujeres —y parejas— tiendan a apresurarse y sea realizada antes de tiempo (en definitiva, antes de lo aconsejable). Pero es aquí cuando nos encontramos con las pruebas de embarazo tempranas, también conocidas como pruebas de embarazo precoces. ¿Qué debes saber sobre ellas?

¿Qué es y en qué consiste una prueba de embarazo temprana?

A diferencia de las pruebas de embarazo tradicionales, en los últimos años podemos encontrar en las farmacias un nuevo tipo de prueba de embarazo, conocida como “temprana” o “precoz”. 

Con las pruebas de embarazo tradicionales, lo ideal es esperar al menos quince días después de una relación sexual sin protección, o una ausencia o retraso de la menstruación, para hacerla (y que el resultado tienda a ser en realidad lo más fiable posible). Sin embargo, la prueba de embarazo precoz se caracteriza por ser mucho más sensible a la hormona beta-hCG.

Test de embarazo temprano
Foto: Istock

Esto significa que esta prueba puede potencialmente ofrecer un resultado certero (positivo o negativo) entre cuatro a cinco días antes del momento en que debería haber llegado el período, de manera que no es necesario esperar al retraso de la menstruación o estar atenta a otros síntomas propios del embarazo para saber si se está o no embarazada. 

No obstante, el hecho de que se trate de una prueba de embarazo precoz, diseñada para ser más sensible con la finalidad de poder hacerla más pronto, esto no significa que no se puedan obtener falsos negativos.

Muchas de estas pruebas son capaces de detectar la hormona incluso cinco días antes de la llegada del período menstrual, pero los porcentajes de efectividad / detección varían un poco. Por ejemplo, usada cinco días antes, la prueba podría detectar la hormona en alrededor del 76% de las embarazadas. 

Y, usada cuatro días antes, podría ser capaz de detectarla en el 96% de las mujeres. No obstante, aunque vemos que es bastante efectiva, esto significa igualmente que en un 4% restante puede no ser posible su detección, por el momento.

¿Cómo hacerla?

Los pasos a seguir son absolutamente los mismos que se siguen cuando se opta por una prueba de embarazo clásica. Es necesario orinar en la tira reactiva, preferiblemente por la mañana, nada más levantarse, ya que la orina estará mucho más concentrada (esto facilitará su detección).

Eso sí, dado que cada prueba tiene sus especificidades a la hora de leer el resultado, es sumamente recomendable leer las instrucciones con atención.

¿Y si se obtiene un resultado negativo? En aquellos casos en los que el resultado no es claro, es aconsejable esperar al menos 48 horas para volver a realizarla de nuevo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo