El sexo del bebé

Qué es el Método Ramzi para conocer el sexo del bebé

Después de que la prueba de embarazo dé positivo, y nos aseguramos de que la gestación va viento en popa, llega el siguiente deseo: saber cuál es el sexo del bebé. En esta ocasión queremos hablarte acerca del Método Ramzi.

Qué es el Método Ramzi
Foto: Istock

Es cierto que muchos padres esperan ansiosos la próxima gran revelación que les llegará después de tener en las manos una prueba de embarazo positiva: el sexo del bebé

Y muchos padres primerizos desean saber el sexo del bebé antes del nacimiento por diferentes razones. Desde empezar a escoger el nombre del niño hasta planificar el esquema de colores de su habitación. O, tal vez, alguien de la familia tenga antecedentes genéticos de un trastorno en particular, y tanto la pareja como el médico desean descubrirlo para indagar acerca del riesgo de sufrir este trastorno.

¿Qué es el Método Ramzi?

Se trata de un método que debe su nombre al doctor Saad Ramzi Ismaïl, quien estableció su teoría en el año 2011. Este doctor es ampliamente conocido por sus numerosos trabajos sobre la relación entre la localización de la placenta y el sexo del bebé.

De esta manera, este método sería el resultado de sus estudios sobre la investigación acerca del género del feto, lo que, supuestamente, ayudará a predecir el sexo del bebé mucho antes de que pueda ser confirmado en una ecografía. Y, para hacerlo, el doctor presta atención a las vellosidades coriónicas.

Se trata de un método que promete predecir el sexo del bebé entre las 6 y 8 semanas de embarazo con una fiabilidad de más del 97 por ciento, únicamente observando la posición de la placenta en el útero. De esta manera, en lugar de esperar 13 semanas antes de realizar una ecografía para identificar el sexo del bebé, sería posible hacerlo con varias semanas de antelación.

El sexo del bebé y el método Ramzi
Foto: Istock

De acuerdo a este método, si la placenta se encuentra situada en la pared izquierda del útero, se trataría de una niña. Y si se encuentra ubicada en la pared derecha, sería un niño.

Para descubrirlo el método se lleva a cabo mediante ultrasonido, con la finalidad de que el especialista pueda observar al feto. Para ello, en primer lugar, debe prestar atención a las áreas brillantes que rodean la placenta. Según el doctor, esto permitiría realizar la observación según la cual, cuando se trata de un niño, los cromosomas XY tenderán a adherirse a la pared derecha, y los cromosomas XX (en el caso de una niña) se adherirán a la pared izquierda.

¿Por qué no es un método fiable?

Como es lógico, existen muchísimas dudas sobre la fiabilidad del Método Ramzi para conocer el sexo del bebé. En primer lugar, porque no tiene ningún tipo de fundamento ni base médica. De hecho, el artículo de Ramzi en el que hablaba de su método no fue ni ha sido publicado en ninguna revista científica.

Es necesario recordar que la investigación científica se basa en el principio de la revisión por pares: los investigadores interesados en una misma disciplina comprueban sus resultados entre ellos para asegurar tanto el rigor de la metodología como la validez de los resultados obtenidos. Algo que no ha ocurrido con el Método Kamzi.

Es importante recordar que, en el Congreso Mundial de Ultrasonido, se llevaron a cabo distintos estudios sobre la relación existente en el papel de la placenta en la determinación del sexo del bebé. Y se concluyó que “no existía de forma rigurosa una relación entre la ubicación placentaria y el sexo del bebé”.

Es más, un artículo de 2010 publicado en Ultrasound in Obstetrics & Ginecology concluyó que “no existe relación entre la ubicación de la placenta y el sexo del bebé. La evaluación ecográfica del tubérculo genital es una herramienta más útil para predecir el sexo del feto al comienzo del embarazo.

Y, en 2019, un estudio australiano publicado en Journal of Pharmaceutical Research International descartó por completo esta hipótesis, indicando que la teoría de Ramzi, que supuestamente permitiría predecir el sexo del bebé al 97%, simplemente “es imposible porque la placenta no se encuentra ni a la derecha ni a la izquierda en más del 20% de los embarazos”.

Por tanto, solo dos técnicas científicamente probadas hoy en día son las únicas que permiten identificar el sexo del bebé de manera no invasiva: el análisis de sangre (a partir de las 5 semanas de gestación y con una fiabilidad cercana al 100% cuando la prueba es significativa), y el ultrasonido (las ecografías realizadas durante el embarazo, que más allá de las 12 semanas de embarazo es confiable en más del 90% e incluso puede alcanzar el 99% a las 14 semanas).

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo