Pruebas del embarazo

¿Qué es la funiculocentesis o cordocentesis?

Aunque hoy en día no se utiliza tanto como otras pruebas médicas diagnósticas (como por ejemplo podría ser el caso de la amniocentesis), cuando éstas no aportan la suficiente información, la cordocentesis es muy útil.

Conocida también bajo el nombre de muestra sanguínea percutánea del cordón umbilical (MSPCU), muestra percutánea de sangre del cordón umbilical (PUBS, por sus siglas en inglés) o simplemente como funiculocentesis, la cordocentesis es una prueba de diagnóstico prenatal que se utiliza especialmente con el fin de obtener una muestra para determinar la existencia -o no- de alguna anormalidad presente en el feto.  

Por lo general, esta prueba se realiza después de la semana 18 de embarazo, y con ella se pueden detectar ciertas afecciones genéticas, trastornos sanguíneos y, también, diferentes infecciones. Además, en caso de ser necesario, el procedimiento también puede ser utilizado para administrar medicamentos al feto a través del cordón umbilical, así como transfusiones de sangre.

¿Qué es y en qué consiste la cordocentesis o funiculocentesis?

A diferencia de la amniocentesis, que analiza una muestra del líquido amniótico, la cordocentesis utiliza una muestra de sangre del bebé, que es extraída de su cordón umbilical. 

Consiste en una forma especializada de prueba que puede utilizarse para determinar si el feto tiene ciertos defectos congénitos o sanguíneos, y solo se practica en determinadas circunstancias, especialmente cuando tanto la mujer como su médico coinciden en que la necesidad de la información obtenida supera los riesgos del procedimiento.

¿Cómo se realiza la cordocentesis?

El momento más oportuno para realizar esta prueba suele ser entre las semanas 18 y 23 de embarazo, aunque también es posible llevarla a cabo más tarde.

En primer lugar, el médico lleva a cabo una ecografía con el fin de localizar dónde se inserta el cordón umbilical en la placenta. Con la guía del ultrasonido, inserta una aguja muy delgada a través del abdomen y la pared uterina, hasta llegar al cordón umbilical, y obtener así una muestra de sangre.

Luego, esta muestra es enviada al laboratorio y, normalmente, los resultados suelen estar disponibles entre las 48 a 72 horas, dependiendo de la urgencia del caso, y del laboratorio de estudio. 

Igualmente, si la embaraza nota algo fuera de lo común, como por ejemplo podría ser el caso de pérdida de líquido amniótico o sangrado vaginal, o bien desarrolla algunos síntomas como escalofríos o fiebre, es importante acudir al médico.

¿Qué riesgos puede conllevar la realización de la cordocentesis?

Como ocurre en definitiva con cualquier otro procedimiento, la cordocentesis conlleva ciertos riesgos tanto para la mamá como para el feto. Y aunque es un procedimiento considerado como seguro, también es invasivo.

El principal riesgo asociado a la práctica de la cordocentesis es el aborto espontáneo, estimándose entre uno a dos por cada 100 procedimientos (se calcula que la probabilidad es del 1,4% al 1,9% de aborto). De hecho, el procedimiento tiene un mayor riesgo de aborto espontáneo en comparación con otras pruebas de diagnóstico prenatal, de manera que su uso ha disminuido poco a poco con el paso del tiempo.

También pueden producirse otros riesgos asociados a la cordocentesis, como:

  • Sangrado fetal
  • Hematoma de cordón umbilical
  • Disminución de la frecuencia cardíaca fetal
  • Infección
  • Sangrado materno-fetal
  • Ruptura prematura de membranas

¿Cuáles son los resultados de la cordocentesis?

Aunque el procedimiento no puede detectar defectos del tubo neural, sí puede detectar anomalías cromosómicas, malformaciones fetales, trastornos sanguíneos, infección fetal y anemia fetal

Eso sí, la prueba no es útil para medir la gravedad de los problemas, únicamente para detectar las anomalías, afecciones o trastornos mencionados. Por tanto, en función del resultado obtenido es probable que tu médico, junto con un profesional en genética, te oriente acerca del posible diagnóstico, así como responder dudas que puedas tener y brindarte toda la información que necesites, además de descubrir las opciones disponibles.

Por ejemplo, puede ser muy útil para explorar tratamientos médicos útiles, encontrar grupos de apoyo y recursos, o bien empezar a planificar la vida con un niño con distintas necesidades.

En cualquier caso, la cordocentesis puede ser una prueba de diagnóstico prenatal muy valiosa cuando no es posible llevar a cabo otras pruebas. No obstante, como hemos visto, como ocurre con cualquier procedimiento médico, conlleva sus riesgos. Por tanto, será tu médico el encargado de informarte en todo momento y de resolver todas las preguntas.

No obstante, a pesar de ser una prueba diagnóstica útil, en la actualidad no se utiliza tanto como en el pasado, fundamentalmente porque hoy en día existen otras pruebas de diagnóstico prenatales que se caracterizan por suponer un riesgo menor para el feto, como por ejemplo podría ser el caso de la amniocentesis o el muestreo de vellosidades coriónicas (CVS). Sin embargo, cuando estas pruebas no brindan la suficiente información, la cordocentesis puede igualmente llevarse a cabo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo