Pruebas del embarazo

Qué es la hormona hCG y cómo se mide

Habitualmente utilizada en las pruebas de sangre y orina con el fin de determinar la existencia -o no- de embarazo, el análisis de la gonadotropina coriónica humana es sumamente útil, ya que sus niveles aumentan muy rápidamente en los primeros días tras la concepción.

Los niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG) pueden ser un indicativo de que la mujer está -o no- embarazada, dado que es una hormona que se produce durante la gestación. Por este motivo, la prueba que habitualmente se utiliza para diagnosticar la posible existencia de un embarazo es conocido como test de embarazo, porque esta prueba mide los niveles de esta hormona en la orina. También es posible conocer sus valores a través de un análisis de sangre, una prueba médica que es denominada análisis de sangre beta-hCG, o prueba cuantitativa de embarazo en sangre.

¿Sabes qué es la gonadotropina coriónica humana (hCG)?

Durante el embarazo, desde el momento en el que se produce la concepción, las células de la placenta en desarrollo producen la hormona gonadotropina coriónica humana, también conocida como hCG. La placenta, como a buen seguro sabrás, es el saco que se encarga de nutrir al óvulo después de su fertilización, y que se adhiere a la pared uterina.

Por este motivo, esta hormona se puede detectar en los primeros días con una muestra de sangre, aproximadamente 11 días después de la concepción. Tiende a alcanzar su pico entre las semanas 8 y 11 de embarazo, ya que sus niveles continúan duplicándose cada 48 a 72 horas. 

Una vez pasan las primeras semanas, los niveles de hCG acaban por disminuir y estabilizarse, de manera que lo más común es que permanezcan estables a lo largo de lo que queda de embarazo.

¿Por qué se realiza el análisis de sangre de hCG?

Dado que los niveles aumentan desde el momento en el que se produce la concepción y las células placentarias comienzan a desarrollarla, el análisis de sangre habitualmente se lleva a cabo con el fin de confirmar la existencia de embarazo.

También brinda la posibilidad al especialista de determinar la edad aproximada del feto en función de los valores que se registren, o bien diagnosticar la posible existencia de un embarazo anormal (como podría ser el caso del embarazo ectópico), o bien diagnosticar un posible aborto involuntario.

En ocasiones, el análisis de sangre de la hormona hCG también se lleva a cabo con el fin de detectar el embarazo antes de que la mujer se someta a algún tratamiento médico que podría dañar al feto en desarrollo. Un buen ejemplo lo encontramos en los rayos X. De esta manera, si los datos obtenidos confirman la posible existencia de un embarazo en curso, los médicos pueden garantizar algunas medidas para proteger al feto, y que no se vea, por tanto, perjudicado por estos tratamientos médicos.

Pero esta prueba no solo puede ser útil en caso de embarazo. La hormona beta-hCG también es considerada como un marcador tumoral, lo que significa que a su vez es una sustancia excretada por algunos tumores, como por ejemplo es el caso del cáncer uterino, cáncer de pulmón, cáncer de mama y cáncer de ovarios. En el caso del hombre, la hormona también puede estar presente, sobre todo en caso de cáncer testicular.

Ocurre lo mismo con otras enfermedades y afecciones no cancerosas, como por ejemplo la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), cirrosis hepática y úlceras.

¿Cuáles son los valores de análisis de sangre de hCG?

Los niveles de hCG se miden en unidades mili-internacionales por mililitro de sangre (mUI / ml). Y es posible establecer una tabla con los niveles considerados como médicamente normales de la gonadotropina coriónica humana durante el embarazo para cada semana, concretamente desde el último período menstrual:

  • 4 semanas: 0-750 mUI / ml
  • 5 semanas: 200-7,000  mUI / ml
  • 6 semanas: 200-32,000  mUI / ml
  • 7 semanas: 3,000-160,000  mUI / ml
  • 8-12 semanas: 32,000-210,000  mUI / ml
  • 13-16 semanas: 9,000-210,000  mUI / ml
  • 16-29 semanas: 1,400-53,000  mUI / ml
  • 29-41 semanas: 940-60,000  mUI / ml

Por tanto, se considera normal que en una mujer no embarazada los niveles de hCG sean inferiores a 10.0 mUI / ml

No obstante, debes tener en cuenta que ninguna prueba es cien por cien precisa. Por tanto, el análisis de la hormona hCG puede dar resultados falsos negativos y falsos positivos para el embarazo. Así, en caso de duda, se recomienda volver a realizarse una nueva prueba de seguimiento. 

Por otro lado, existen ciertos medicamentos, incluyendo los que contienen hCG, que pueden interferir con los resultados del análisis de sangre. Por tanto, es necesario tener en cuenta si estás consumiendo algún fármaco que pueda alterar el resultado del examen, y comunicárselo al médico.

¿Y qué ocurre con la prueba de orina?

A diferencia del examen de sangre, la prueba de orina también tiene en cuenta la hormona hCG, pero no de forma cuantitativa. Es decir, no mide la cantidad exacta de la hormona, pero sí determina la presencia de ésta en la orina.

No obstante, hoy en día es posible encontrar en las farmacias algunas pruebas de embarazo caseras que son capaces incluso de medir la cantidad de hormona que hay en la orina, con el fin de indicar las semanas aproximadas de embarazo de forma digital.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo