Según los Institutos Nacionales de Salud americanos

Sufrir náuseas matutinas, señal de embarazo sano

Las mujeres que padecen vómitos y náuseas en las primeras semanas de gestación podrían tener menos riesgo de sufrir un aborto involuntario.

Si preguntamos a una madre qué molestias fueron las peores de su embarazo muchas de ellas refieren los vómitos y náuseas del primer trimestre. Quizás a partir de ahora su aparición sea un motivo de alegría (aunque solo sea un instante). Un informe de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) divulgado en 2016 confirmó lo que había sido solo una creencia: que la náusea es señal de que el embarazo marcha bien.

El estudio, publicado en la revista JAMA Internal Medicine, implicó a 797 mujeres desde el mismo momento en que se confirmó su embarazo. Al analizar los datos (recopilados entre junio de 2007 y julio de 2011) los investigadores comprobaron que el 57% de las madres que sufrieron náuseas tenían la mitad de probabilidades de tener un aborto, una excepción que aumentaba a un 75 %, entre el 26 % de las madres que padecieron vómitos (además de náuseas).

"Esto podría ser tranquilizador para las mujeres que experimentan esos síntomas", afirmó Stefanie N. Hinkle, principal autora del estudio e investigadora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de Maryland (EE.UU.).

Aunque estas molestias pueden llegar a ser muy agobiantes, son normales y solo preocupan a los médicos si la mujer pierde más de un 10 por ciento de su peso, causado por múltiples ataques de vómitos diarios. Esto podría provocar deficiencias vitamínicas o nutricionales importantes.

¿Qué causa las naúseas?

Sigue siendo una incógnita. Lo más frecuente es que se asocien a los bruscos cambios hormonales que experimenta la mujer al quedarse embarazada, sobre todo por el incremento de los niveles de la gonadotropina coriónica (GCH) más conocida como "hormona de la gestación".

Según la American Pregnancy Association (Asociación Americana del Embarazo) "la hormona GCH es producida por las células en la placenta después de que el óvulo ha sido fecundado". Por eso, Hinkle y sus colaboradores piensan que las náuseas y los vómitos podrían ser indicadores de un tejido placentario viable. 

Pero Hinkle deja claro que no sufrir náuseas matutinas no implica automáticamente que algo anda mal en el embarazo: "Es importante que las mujeres comprendan que cada gestación es diferente. El simple hecho de que no tengan síntomas no significa que vayan a sufrir un aborto". Hay mujeres que sufren náuseas desde el principio, otras mujeres no sienten ninguna náusea e incluso es frecuente que una misma mujer que las ha sentido en un primer embarazo no los manifieste en un segundo. Es decir, la ausencia de náuseas no significa que haya ningún problema en el embarazo, si no que el tenerlas no es un signo negativo, es una consecuencia normal y frecuente del desarrollo del embarazo. 

El estudio también descartó cualquier asociación entre las náuseas matutinas y la pérdida del embarazo provocada por defectos congénitos.

También te puede interesar:

Continúa leyendo