Sal de dudas

Taquicardias en el embarazo: ¿son normales?

No solo son compatibles con la gestación, sino que es otro de los síntomas que puede aparecer desde el primer trimestre del proceso a consecuencia del aumento del flujo sanguíneo que tiene lugar en el organismo.

Dentro de los múltiples síntomas que son compatibles con el embarazo -mareos, náuseas, vómitos, cansancio extremo, etcétera-, las palpitaciones y las taquicardias también forman parte de la lista. El motivo es que el volumen sanguíneo en el organismo aumenta de forma considerable durante la gestación para poder afrontar con garantías la tarea de alimentar al bebé. 

El aumento del flujo sanguíneo, lógicamente, conlleva consecuencias en el organismo porque estamos hablando de que el corazón, cuyo ritmo de pulsaciones también aumenta, llega a bombear hasta un 50% más de sangre que en condiciones normales. Esta cifra da muestras de cómo de importante es el cambio, de ahí que las taquicardias puedan aparecer a lo largo del embarazo, ya desde el primer trimestre.

Por lo tanto, si sientes en un momento dado que el corazón se te dispara hasta darte la sensación de que va a mil por hora, entra dentro de un escenario posible si estás embarazada. En caso de que te ocurra, trata de mantener la calma, ponte cómoda y respira profundo hasta que se te pase. Trata de concentrarte en la respiración y en todo aquello que te ayude a rebajar el nivel de tensión y olvídate, dentro de lo que cabe, del ritmo cardiaco porque ayudará a que la sensación desagradable y preocupante, porque es inevitable asustarse un poco, desaparezca antes. 

Mantener la calma

En realidad, mantener un estado anímico tranquilo, donde la calma reine, es fundamental a lo largo de todo el embarazo porque el estrés, al igual que los sobreesfuerzos o los malos hábitos, son a su vez posibles causantes de las propias taquicardias o palpitaciones. Evitarlas, o al menos limitarlas en la medida de lo posible, es por lo tanto otro de los motivos por lo que es tan necesario seguir hábitos de vida saludables durante la gestación (y después de esta), y tratar de mantener siempre un entorno cercano óptimo. 

Aunque ya te hemos explicado a lo largo de todo el texto que efectivamente las taquicardias y el embarazo son dos factores compatibles, en caso de que estas se conviertan en un síntoma recurrente o que su intensidad sea muy fuerte, es aconsejable consultar a tu médico. Un embarazo es un argumento de peso para ser conservadora en cuestiones de salud, así que no dudes ponerse en manos del especialista médico por si considera necesario hacer algunas pruebas para descartar posibles orígenes de este síntoma ajenos al embarazo. 

Continúa leyendo