Pruebas de embarazo

Test de embarazo falso positivo y falso negativo: por qué ocurre y qué hacer

Aunque muchas pruebas de embarazo afirman tener una precisión del 99%, no son perfectas. Y, en determinadas ocasiones, los errores pueden ocurrir. Tanto positiva como negativamente.

Especialmente cuando deseas quedarte embarazada, y llevas un cierto tiempo planificándolo, el momento en el que el período se retrasa -parece no llegar, a la vez que los nervios están a flor de piel- y compras en la farmacia un test de embarazo con el fin de salir de dudas, puede resultar tan emocionante como angustiante. Aunque si llevas meses intentándolo, es posible que esa angustia pase a convertirse en rutina…

Hasta el momento en el que, de repente, semanas después de que la prueba de embarazo casera diera negativa, descubres que en realidad estás embarazada y que, a fin de cuentas, te encuentras esperando la llegada de un bebé.

Y a pesar de no ser algo tan común (o, al menos, que tienda a conocerse tanto), la realidad es que los falsos positivos y los falsos negativos pueden ocurrir. Y las causas que lo ocasionan tienden a ser, en realidad, diferentes en ambas situaciones.

Prueba de embarazo falso negativo (cuando estás realmente embarazada)

Se habla de la existencia de un test de embarazo falso negativo (o de la prueba de embarazo falsa negativa) cuando la prueba resulta negativa, pero en realidad la mujer está embarazada. Una de las razones más comunes por las que esto puede ocurrir es que la prueba pudo haberse llevado a cabo demasiado pronto.

Aún cuando el período se retrase de acuerdo al ciclo regular y típico, es posible que haya ovulado un poco más tarde. Por tanto, no será posible obtener una prueba de embarazo verdaderamente positiva hasta que, al menos, hayan transcurrido un determinado número de días desde el momento en el que en realidad se produjo la ovulación (que se convierte, en definitiva, en el momento de la concepción).

De esta manera, si la ovulación se produjo un poco más adelante, será necesario realizarse la prueba un poco más tarde. Y ovular un poco más tarde de lo habitual no significa necesariamente que exista algún tipo de problema. Existen muchas razones por las que es posible ovular más tarde.

No obstante, además de una ovulación un poco más tardía, otra posible razón para un falso negativo es que, por el momento, no existe la suficiente cantidad de hCG en el cuerpo de la embarazada. Si tenemos en cuenta que las pruebas de embarazo buscan -y miden- la cantidad de esta hormona presente en el cuerpo en el momento de realizarse el test casero, si la prueba da negativo pero originalmente luego estás embarazada puede ser debido a que los niveles de esta hormona todavía no sean lo suficientemente elevados.

Así, una prueba de embarazo llevada a cabo muy tempranamente puede recoger cantidades aún muy bajas de hCG. Incluso cuando se utilice una prueba de embarazo aún más sensible, también puede ocurrir que, por el momento, no se tenga la suficiente hCG circulante como para obtener un resultado positivo.

Y teniendo en cuenta que esta hormona aumenta poco a poco a medida que avanza el embarazo, lo fundamental no es cuánta cantidad de hormona hCG se tiene, sino qué tan rápido se duplica y aumenta.

Aún cuando la cantidad de hormona hCG sea la suficiente, y efectivamente estés embarazada, también puede ocurrir que no se tenga la cantidad necesaria en la orina. Esto puede suceder cuando antes de realizarte la prueba tomarte mucha cantidad de agua, o cuando el test se llevó a cabo un poco más tarde, a lo largo del día. Por este motivo, es de vital importancia hacerse la prueba de embarazo por la mañana, dado que la concentración de hCG es mucho mayor cuando la orina ha estado retenida por un tiempo.

¿Y en el caso de que la prueba de embarazo dé falso positivo?

Aunque es menos común, también puede ocurrir al revés. Es decir, que la prueba de embarazo muestre lo que en realidad es un falso positivo. De hecho, no todas las pruebas de embarazo positivas significan que, efectivamente, una mujer está embarazada.

Por un lado, puede ocurrir que la causa sea debida a una lectura de la prueba un poco más tarde de lo verdaderamente aconsejado. La mayoría de las pruebas de embarazo piden al usuario que el resultado sea leído entre 4 a 5 minutos después a haber obtenido la muestra, y como mucho, no más allá de entre 10 a 30 minutos. Sin embargo, si la lectura se hace más tarde, puede ser que el resultado positivo de la prueba se deba a una línea de evaporación que deja la orina luego del período de tiempo recomendado.

También existen otras causas, como:

  • Embarazo bioquímico. Ocurre cuando un óvulo fertilizado no puede implantarse o crecer muy temprano. Se cree que los embarazos químicos son en realidad muy comunes, pero por lo general no pueden detectarse si no se realiza un test de embarazo.
  • Embarazo ectópico. En ocasiones, un óvulo fecundado puede implantarse fuera de la cavidad del útero. Y ocurre cuando el óvulo no puede avanzar y se queda en una trompa de Falopio. Por este motivo es también conocido como embarazo tubárico. No obstante, también pueden ocurrir en el ovario, el cuello uterino o la cavidad abdominal.
  • Aborto espontáneo. Incluso después de un aborto (sea o no espontáneo), es posible continuar dando positivo en la prueba de embarazo luego de la pérdida del embarazo. Se estima que la hormona hCG puede permanecer en la sangre y en la orina hasta 6 semanas después de haber finalizado el embarazo.
También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo