Salud del embarazo

Un ensayo clínico con Viagra durante el embarazo provoca la muerte de 11 bebés

11 hospitales holandeses estudiaban la posibilidad de tratar a las madres cuyos fetos sufrían un subdesarrollo severo mediante el medicamento, el cual provocaba problemas respiratorios en los recién nacidos, llegando a causarles la muerte.

Holanda paraliza un estudio en el que suministraban sildenafilo a madres cuyos bebés estaban muy subdesarrollados, tras la muerte de 11 recién nacidos. El medicamento, que se vende bajo la marca comercial “Viagra”, es muy efectivo para agilizar el crecimiento de la placenta, por lo que 10 hospitales holandeses lo suministraban como ensayo clínico. Este estudio se ha visto paralizado este martes tras filtrarse la noticia gracias a la investigación iniciada por un comité independiente, dado que muchos recién nacidos también presentaban problemas respiratorios.

En este ensayo han participado más de 180 mujeres embarazadas, de las cuales solo la mitad fueron suministradas con el medicamento. De entre los bebés que recibieron el medicamento, 19 murieron (8 por otras razones distintas a los problemas respiratorios provocados por la Viagra) y 11 tenían problemas respiratorios graves. Por el contrario, del grupo al que no se suministró el medicamento, 3 bebés tenían problemas pulmonares, pero sobrevivieron.

Los 11 hospitales que participaron en el ensayo pretendían dotar a las madres del beneficio que creían que tendría el medicamento: una dilatación de los vasos sanguíneos mejorando el flujo de sangre en la placenta, y, por consecuencia, un crecimiento más rápido del feto. Los médicos encargados de este ensayo declaran que detrás de sus previos estudios, no predijeron que pudiese dar lugar a ninguna afectación pulmonar en el bebé. Sin embargo, un análisis provisional posterior realizado por Amsterdam UMC relata que “el sildenafilo puede ser nocivo para el bebé tras el nacimiento. Se incrementa la posibilidad de una enfermedad de los vasos sanguíneos pulmonares, y también la de una muerte posterior”.

Se teme por la vida de los que aún no han nacido

También te puede interesar:

Alrededor de 15 mujeres que fueron suministradas con el medicamento todavía no han dado a luz, por lo que se teme por la reacción que puedan tener esos niños al nacer, aunque se sabe que para la madre no existe ningún tipo de peligro. El hospital Universitario de Ámsterdam ha sido el que ha dado la orden de parar el ensayo y ha declarado que, lejos de dañar al feto, sus estudios eran certeros en que haría crecer la placenta. Ahora, Wessel Ganzevoort, jefe de la investigación, ha tenido que advertir a sus homólogos canadienses, quienes se encuentran en un ensayo similar al acontecido. Este mismo ha declarado al diario irlandés De Volkskrant que "Queríamos mostrar que esta es una forma efectiva de promover el crecimiento del bebé. Pero sucedió lo contrario. Estoy impactado. Lo último que quieres es dañar a los pacientes".

La investigación comenzó en 2015 y se pensaba continuar hasta 2020 llegando a tratar hasta 350 pacientes. El hospital afirma que no se encontraron otros efectos en los niños y que, en cuanto se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo, decidieron parar el ensayo de inmediato.

Se ha hecho conocido, además, que en un estudio similar en Reino Unido que finalizo en el mes de diciembre del año pasado, los resultados no fueron convincentes para los médicos y no lo calificaron como viable.

Aun así, la Dr. Marián García, conocida como Boticaria García, nos recuerda en su web que  pocos fármacos son seguros durante la etapa del embarazo y, que será mediante la investigación como descubriremos nuevas soluciones (siempre extremando las precauciones).

Continúa leyendo