Embarazo

Objetivo: mimarte y descansar

Entre la mujer y el hijo que crece dentro de ella se crea un canal de comunicación permanente. Todo lo que la madre hace repercute en el feto. Saberlo es una buena razón para cuidarse en el embarazo.

Objetivo: mimarte y descansar

Cuando la mamá embarazada busca ratos para practicar ejercicio, mejora la oxigenación del feto; cuando pone atención en comer bien, favorece su desarrollo; si descansa y busca tranquilidad, le proporciona bienestar…

Por todo ello es importante mimarte y descansar durante la gestación.

Estos consejos te ayudarán a conseguirlo:

  1. El placer de darse un baño. Llenamos la bañera de agua no muy caliente, echamos unas 15 gotitas de esencia de incienso o mirra, nos sumergimos… y no tardaremos en sentir sus efectos renovadores.
  2. Recibir un masaje relajante. Durante un breve descanso, podemos hacer el siguiente ejercicio: nos tumbamos en el suelo boca arriba (mientras resulte aún cómodo hacerlo) frente a una pared vacía. Poco a poco nos acercamos a la pared y subimos las piernas estiradas hasta que formen un ángulo recto con el muro. A continuación, abrimos las piernas hacia los lados todo lo posible, sin forzar. Colocamos las manos en los costados. Hay que procurar respirar lenta y conscientemente y observarse, ¿qué tal nos sentimos?
  3. Alimentos para recuperar energía. Para reponer fuerzas no hay nada mejor que unas nueces. Se pueden comer a cualquier hora y las peladas son fáciles de transportar porque caben en cualquier bolsillo. Aportan cinc y magnesio, dos nutrientes esenciales. Pero tampoco hay que pasarse: unos 40 gramos al día bastan, porque también son muy ricas en grasas.
  4. Aligerar las piernas. Un sencillo ejercicio para combatir el dolor de piernas consiste en subir las puntillas y los talones alternativamente estando de pie, de manera que el cuerpo se balancee adelante y atrás. Se puede realizar cada vez que estamos un rato de pie, por ejemplo, mientras nos lavamos los dientes. Es recomendable repetirlo unos 30 veces.
  5. Adiós al mal humor. Las pequeñas frustraciones y enfados pueden evaporarse tras repetir el siguiente ejercicio diez veces: de pie, con los pies separados y alineados con los hombros y las rodillas ligeramente flexionadas, mantenemos la columna recta, los músculos relajados, dejamos caer los hombros y juntamos las palmas de las manos a la altura del pecho. A continuación, presionamos los pulpejos (la parte de la palma de donde sale el dedo pulgar) uno contra el otro, contando hasta diez, y relajamos.

Etiquetas: embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS