Embarazo

¿Pies hinchados en el embarazo? Pautas para pisar sin dolor

Algo tan normal como calzarse puede convertirse en misión imposible cuando hace calor y, además, se luce tripa premamá. Hay que adoptar unas pautas para, en la medida de lo posible, pisar sin dolor.

¿Pies hinchados en el embarazo? Pautas para pisar sin dolor

Con los pies hinchados y doloridos no se puede dar ni un paso. En verano, la retención de líquidos y el aumento de peso con el embarazo consiguen que caminar con soltura se convierta en un reto. Pero no todo está perdido. Un buen masaje diario, por ejemplo, te ayudará a pisar sin dolor.

Para activar la circulación, pon los pies en alto siempre que te sea posible. En el trabajo puedes usar un reposapiés. Si los notas muy cargados, fricciónalos con alcohol y mantenlos elevados en un ángulo de 45º durante 15 minutos.

  • Si te pones zapato cerrado, es probable que te moleste y te haga alguna rozadura. Lo más práctico es llevar un número de calzado mayor al que usas habitualmente, pero si solo los vas a utilizar ocasionalmente, puedes recurrir a una plantilla protectora de silicona (hay versión para sandalias). También son muy efectivos los sprays protectores (también se conocen como calcetines invisibles) aplicados justo antes de ponerte el zapato.
  • No renuncies a las sandalias, pero busca modelos que no tengan tacón ni sean planos, preferiblemente de piel y, a ser posible, con tiras adaptables (de esas que llevan un elástico en los extremos), de forma que se ajusten a la forma de tu pie y no te aprieten.
  • Si te duelen los pies o están recalentados, usa un gel crema relajante. Estos productos alivian al instante, ya que incluyen ingredientes como el mentol. Se aplican con masajes circulares para que penetren mejor y, de paso, tonifiquen los músculos.
  • Refrescarlos al final del día te aliviará de inmediato. Puedes enfriar el agua con hielo e introducir los pies unos minutos. ¡Te quedarás como nueva!

Cinco gestos básicos

  1. Hidratar. Para lucir unos pies en perfectas condiciones y blindarlos frente a las pupas,hay que mantenerlos bien hidratados. Aplica un producto específico a diario y siempre que notes la piel tirante o dolorida.
  2. Mover. «Piernas y pies se pueden ejercitar en la cama, levantando las piernas y moviéndolas como si se pedaleara una bicicleta», explica el doctor Carlos Lisbona, de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon, de Barcelona.
  3. Masajear. Con el agua fría de la ducha, de abajo arriba, para activar la circulación y aliviar el cansancio, la pesadez, los calambres, los hormigueos y la hinchazón.
  4. Proteger los empeines del sol. En época de sandalias, es importante aplicar en el empeine una protección solar elevada. Esta zona, una gran olvidada en la fotoprotección, es muy vulnerable a la acción de los rayos UV.
  5. Exfoliar. Los pies también se benefician de la eliminación de las células muertas (artífices de callos y durezas). Utiliza un producto específico (lo mejor es aplicarlo en la ducha) o recurre a los calcetines exfoliantes (de venta en farmacias). Tienen efecto refrescante y dejan los pies como nuevos.

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS