Embarazo

Todas las ventajas del embarazo

En el embarazo, la futura mamá se siente plena, es el centro de atención, establece nuevas relaciones, su pareja está más entregada que nunca… y estas son solo algunas de esta etapa tan especial.

También te puede interesar: Consejos para estar guapa en la maternidad tras dar a luz
Todas las ventajas del embarazo

La naturaleza es sabia y compensa a la futura mamá por las molestias que puedan sufrir o los miedos que aparecen con un estado que algunas mujeres definen como de plenitud, como si todo lo que no es el embarazo pasara a segundo plano porque lo más importante es esa personita que está creciendo dentro de ella. Pero esta es solo una de las muchas ventajas del embarazo.

El centro de atención

En el metro se levantan para dejarte sitio, los desconocidos te miran con una sonrisa, siempre te dejan pasar en las colas... Los niños son el futuro y pertenecen también a la comunidad en la que van a crecer. Los desconocidos, al colmar de atenciones a la embarazada, le están diciendo que consideran tan importante como ella el hecho de que esté creando una vida y que comparten su alegría.

Nuevas relaciones

El embarazo proporciona a la mujer una oportunidad única para expresarse, comunicarse y compartir sus sentimientos y emociones. En el trabajo, compañeros que vemos diariamente pero con los que nunca hemos hablado, ven en la tripa una excusa perfecta para iniciar el contacto. Los grupos de preparación al parto son el lugar ideal para hacer nuevas amistades a las que, a veces, nos sentimos más cercanas que a los amigos de toda la vida por el momento que estamos viviendo.

Son también el foro perfecto para desahogarse, ya que no hay mejor forma de librarse de las preocupaciones que ponerlas en común. Durante la gestación también pueden mejorar las relaciones familiares. Por ejemplo, muchas mujeres dicen que nunca se habían sentido tan cercanas a sus madres como cuando han estado embarazadas. Las reuniones se hacen más frecuentes y especiales, como si se anticipara la alegría por la llegada de un nuevo miembro al grupo familiar.

Más bella que nunca

Cuando se espera un hijo, sobre todo a partir del segundo trimestre, el cabello está más fuerte y brillante que nunca. No es que salga más pelo, es que las hormonas impiden su caída. La piel se pone más suave, tersa y uniforme, debido a una combinación de la actividad hormonal, el incremento del volumen de la sangre para llevar oxígeno al feto y el estilo de vida saludable que exige la gestación. El pecho aumentan de tamaño una o dos tallas y la figura se redondea: ¡no hay curvas más favorecedoras que estas! Muchos futuros papás encuentran a la mujer más atractiva y deseable que antes.

¿La pareja? Entregada

Pasar horas pensando nombres para el bebé, decorar su cuarto, compartir ese maravilloso secreto antes de anunciárselo a los demás... El bebé está en los dominios de mamá, pero la sensación de estar creando algo juntos y la ilusión de la espera superan los condicionamientos biológicos. Hay muchas decisiones que tomar y pueden surgir miedos o inseguridades por ambas partes, pero si se aprovecha la oportunidad para comunicarse, la pareja saldrá fortalecida. Además, la vida sexual tiene nuevos alicientes: muchas mujeres afirman que la disfrutan muchísimo durante el embarazo. Puede ser porque la afluencia de sangre en la zona genital hace que el placer sea más intenso o simplemente porque un compañero seducido por las curvas voluptuosas de su mujer embarazada sea el afrodisíaco más potente.

Bienestar emocional

La gestación es, para muchas mujeres, una etapa en la que «parece que el tiempo se detiene», una oportunidad para replegarse sobre sí mismas y conocerse mejor. Aprender a relajarse y a respirar ayudará en el parto, pero es una enseñanza valiosa para el resto de la vida y aplicable a la vida profesional y la crianza de los hijos. También es un buen momento para desechar sentimientos de culpa. Ahora, dormir unas horas de más, permitirse algún capricho saludable o solicitar ayuda de los demás está justificado. Así aprendemos que no pasa nada por delegar, sentirse vulnerable o dejarse ayudar.

La sensación de fortaleza por llevar una vida dentro hace que nos sintamos más capaces y el hecho de que se reorganicen las prioridades ('primero está el bebé, todo lo demás pasa a segundo plano'), convierte a las mujeres embarazadas en excelentes solucionadoras de conflictos.

Asesora: Eva Iracheta. Psicóloga clínica de la Unidad de la Mujer del Hospital Rúber Internacional de Madrid.

 

Etiquetas: dar a luz, embarazada, embarazo, futura mamá, gestación

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS