Entrevista

Coaching para futuros padres

¿Estás embarazada y solo de pensarlo estás abrumada o asustada? ¿No sabes cómo sentirte? ¿Estaré a la altura como madre o padre? ¿Sabré educar? Tranquilos, hablamos con dos expertas sobre cómo poder ayudarte en la aventura de ser padres.

También te puede interesar: 30 consejos para padres novatos (1ª Parte)
Coaching para futuros padres

Eva Pérez y Mónica Loureiro han creado ON-Coaching, con un objetivo: llevar los beneficios del coaching a todas las personas, a través del método de coaching de fusión. Hablamos con ellas sobre cómo afrontar el embarazo y el miedo al parto. Nos explican cómo canalizar la responsabilidad de traer al mundo un bebé y cómo afrontar la nueva realidad.

-¿Qué es el coaching?

Es un proceso de aprendizaje transformador, enfocado a la acción y a conseguir objetivos. Trabaja a la persona desde su interior, prestando atención a sus pensamientos, emociones, acciones, invitando al cambio y desde ahí a experimentar y vivir en primera persona el poder de lo aprendido y experimentado, descubrir para que te ha servido, disfrutar de lo conseguido.

-¿Por qué hacer coaching ante la aventura de ser madre?

Para vivir el momento desde una conciencia plena, tener capacidad de planificación y previsión para vivir uno de los objetivos vitales, el de ser padres, para analizar qué tipo de padre quieres ser, detectar que padres has tenido, los beneficios y costes de ello.

Asumir y aceptar el cambio que lleva consigo ser padres, cambio en las relaciones familiares, cambio de prioridades, en la relación contigo misma, en la distribución del tiempo, en la toma de decisiones que afectan a un futuro a corto, medio y largo plazo.

-¿Por qué hacer cuando se va a ser madre o padre?

Hacer coaching porque los hijos van a tener como modelos a sus padres. Son el espejo dónde se van a mirar, para ello tienen que entrenarse para ejercitar desde el ejemplo, más que desde la palabra que no se pone en práctica, un padre es un coach, porque su función es entrenar a su hijo para que se desarrolle como persona en su amplio sentido de la palabra. Entrenarles para la vida, para la toma de decisiones, para aprender, para aceptar, para aprender a decir si y a decir no, para ser responsables de ellos mismos, para que aprendan a levantarse y a medir las caídas. El padre tiene que prepararse para dejar hacer, y olvidar de su vocabulario frases hechas como”ya te lo dije”, “no hagas esto” “ya verás”.

-En ocasiones pensar en el futuro bebé supone 'cierto agobio' . ¿Cómo gestionar el nivel de responsabilidad que supone?

Lo ideal es trabajar la responsabilidad como persona y padres así como clave para la educación a los hijos.

- ¿Cómo se trabaja la responsabilidad como futura madre o padre?

Los padres tienen que conocer que la responsabilidad nos habilita para tener la posibilidad de intervenir en determinadas situaciones y tener la capacidad de resolver dificultades, es decir encontrar la respuesta adecuada. Confiar en nuestra tendencia actualizante y en la naturaleza que nos habilita para ser padres. Es conectar con uno mismo.

Por otro lado como padres, saber dedicarte tu tiempo, el hijo llega para complementar y formar parte del núcleo familiar, prepararse para la integración de un nuevo miembro en la familia y vivirlo desde la serenidad, alejarse de la perfección y de lo que debe o no debe ser.

-¿Cómo se logra tener serenidad?

Para ello los padres tienen que olvidarse del juicio y de la etiqueta, de si esto está bien o está mal, si es correcto o incorrecto, antes de plantear esto que se pregunten ¿Para quién es correcto o incorrecto?

Los padres en su nuevo papel tienen que ser responsables sobre el papel individual de cada uno y también responsabilidad como pareja, independientemente de ser padres, es importante que sepan prestar atención a cada una de las parcelas de su vida y encontrar el equilibrio entre todas. Por ejemplo pueden seguir disfrutando de momentos para ellos solos, momentos para su pareja, y momentos para vivir con hijos.

Eliminar el sentido de culpabilidad ante el sentimiento excesivo de protección

-¿Y cómo se trabaja la responsabilidad como clave de educación para los hijos?

Tener claro la distinción de responsabilidad, vivirla como algo que nos prepara para la toma de decisiones, para solucionar, para ello siempre hay que invitar desde pequeño al niño para que elija.

Hay que entrenar al niño desde pequeño para que conozca en primera persona el valor de tomar las decisiones, verlo como un efectivo aprendizaje sobre el beneficio y el coste que supone tomar una decisión o tomar otra. Jugar con un juguete o leer un libro, mostrarle diferentes opciones y que aprenda a preguntarse que prefiere y para que quiere jugar o leer, desde ahí dialogar con ellos.

-¿Algún ejemplo?

Ver en el error como el primer paso para aprender y echar fuera el error como algo negativo. Ante un error o una respuesta no deseada siempre preguntarles que han aprendido, que harían en otro caso.

-¿Cómo tratar el miedo a la maternidad?

Lo primero es descubrir el origen del miedo en cada caso, ponerle nombre e identificarle. Para trabajar el miedo a la maternidad se empieza con la confianza, la conexión entre la madre y la naturaleza y como esta te provee de conocimiento para dar y cuidar vida.

El miedo a la maternidad, a saber si estarás a la altura, si serás capaz, son los miedos comunes, provocados por la idealización que en los últimos años se hace del papel de ser madre, es como si tuvieras que ser una super woman, ser madre es tan antiguo como la vida y se necesita confianza en una misma para asumir este papel, si confías en ti, sabes que puedes salir adelante, porque dentro de esa confianza está el saber decir no, saber cuidarse a una misma, el saber priorizar.

Priorizar es elegir y desde esa capacidad vencer los miedos que puedan surgir. Cambiar las creencias y mitificaciones sobre el papel de la maternidad, bajar el nivel de exigencia y ser una observadora de tu propia maternidad.

-¿Y cómo se trabaja el miedo al parto?

Respecto al parto, obtener la información de los profesionales facilitan en las clases de parto, tener en cuenta sus consejos, respiración, información sobre las fases del parto y como el cuerpo va respondiendo en cada momento. El cuerpo cambia y hay que estar preparado para ello.

-¿Nos podríais dar algún consejos ante la nueva convivencia con la pareja?

Desde el inicio de este nuevo reto, tener muy claro que es para la pareja ser padres. Esto es importante, porque en las parejas para algunos es el primer hijo y para otros es el tercero. Es importante conocer el momento vital de cada uno.

  1. Conocer y aceptar los nuevos roles, ser padres no exime de ser pareja, amante, tener una rica intimidad que potencia la relación de pareja.
  2. Saber poner límites en el entorno familiar respecto al modo de criar a un hijo.
  3. Dedicarse tiempo y seguir haciendo cosas juntos y ahora con los hijos, adaptarse a las nuevas situaciones, se pueden seguir haciendo muchas cosas igual que antes, es prever con tiempo para así estar preparado ante posibles situaciones. Un niño es una persona que se adapta al medio.
  4. Vivir la experiencia de ser padres como un equipo y desde ahí definir valores y modelos de vida en común. Aunar visiones respecto al concepto de familia que quieres formar.

-¿Cómo gestionar las emociones que aparecen?

Observarse es importante y prestar atención a todas las emociones que aparecen, identificarlas, poner nombre y saber que información nos están dando, porque aparecen para cubrir una necesidad que tenemos en el momento. Por ejemplo puede aparecer enfado, miedo, tristeza, alegría, amor, podemos vivir varias en el mismo día, es detectar si el enfado me aparece porque están diciéndome como tengo que hacer las cosas y no respetan mi forma de hacerlas, o bien porque estoy cansada y no tengo la ayuda necesaria, por ejemplo.

Junto a las emociones, tener en cuenta los pensamientos que surgen, algunos saboteadores que nos machacan y no nos dejan vivir la maternidad con libertad.

Descartar la exigencia porque nos lleva al control extremo y nos impide vivir el momento de la maternidad con liviandad.

-Y respecto a la educación de los niños: ¿qué puede hacer el coaching?

Nos entrena para desarrollar habilidades, para liberar nuestro talento, y nada mejor que ponerlo en práctica para la tarea de ser padres y convertirnos en los propios coach de nuestros hijos. Los padres son líderes para sus hijos, por eso es muy importante como actúan, porque los niños imitan todo lo que ven y hacen sus progenitores.

  • Potenciar la independencia en los niños, invitarles a la toma de decisiones bajo unas medidas lógicas, invitarles asumir riesgos moderados y sus consecuencias.
  • Celebrar sus logros, ayudarle a que exprese como se siente con los conseguidos, que mas cosas le hubiera gustado conseguir, si no lo ha hecho como el quería que puede hacer otra vez, abrirle siempre el mundo de posibilidades y que sea el quien las encuentre.
  • Observarlos en su capacidad de expresión y comunicación, nos dan mucha información por sus gestos, su cuerpo y sus palabras, prestar atención cuando ellos quieren expresar.
  • Medir la ayuda que los niños piden, muchas veces hay comodidad por parte de ellos, cuando nos piden ayuda si vemos que lo pueden hacer solo, decirles tu eres capaz, y una vez hecho, felicitarle por su éxito.
  • Cumplir con la palabra y los hechos, no prometer a los niños aquello que luego no puedas cumplir, porque vamos inculcando valores equivocados.
  • Atención a los miedos que, sin ser conscientes trasladamos a los hijos. Los miedos son aprendidos por experiencia y otros transmitidos por los cuidadores padres, personas con autoridad sobre el niño.
  • Los padres se convierten en los héroes de los hijos. Importante educarles emocionalmente, invitarles a pensar, a sentir, a expresar.

 

Más información: www.on-coaching.es

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: futura mamá, paternidad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS