Cambios en el embarazo

La tripa, en cinco preguntas clave

Aunque el embarazo produce muchos cambios en el organismo, el más evidente es el crecimiento de la tripa. ¿Qué sabes de ella?

La tripa, en cinco preguntas clave

Los cambios en la tripa suscitan muchas dudas entre las embarazadas. Estas son las más comunes:

1. ¿Cuándo empieza a notarse?

En las primerizas la tripa empieza a ser evidente en el cuarto mes de embarazo pero no hay reglas fijas (depende mucho de la constitución física de la mujer). A partir del segundo embarazo suele notarse antes porque los músculos y tejidos de la pared abdominal han perdido tono y son más flexibles.

Cuando los músculos abdominales están muy relajados se dilatan con más facilidad y la tripa crece antes

2. ¿Revela algo su forma?

Se dice que cuando la tripa es alta y picuda el bebé es un niño y que cuando es baja y redonda una niña..., pero no es cierto. El tamaño y la forma del vientre no tienen ninguna relación con el sexo del bebé y, además, varían dependiendo de las características de cada mujer. En un mujer de constitución grande, con caderas anchas, la tripa suele sobresalir menos que en una de constitución pequeña y estrecha. En muchos casos la forma viene dada por la colocación del feto en del útero. Cuando no está cabeza abajo la tripa puede tener un aspecto puntiagudo.

3. ¿Es normal padecer molestias?

En los primeros meses es habitual sentir pinchazos y calambres en el abdomen debido al crecimiento del útero y al estiramiento que sufren los ligamentos que lo sostienen. Más adelante se pueden notar leves contracciones , que aparecen una o varias veces al día y sobre todo después de mantener relaciones sexuales. También es habitual que la tripa pique (prurito gestacional); el picor es consecuencia de los cambios hormonales y también se nota en otras zonas como los muslos o el pecho.

4. ¿Qué ocurre si me doy un golpe?

Un golpe de intensidad suave o moderada no suele tener consecuencias en la salud del feto o en la de la madre. No obstante, hay que acudir al médico si la presión es fuerte y directa, si hay hemorragia o se pierde líquido por la vagina o se deja de sentir al feto. El riesgo de que se produzca daño fetal es muy pequeño, ya que el bebé está protegido por el líquido amniótico y la pared abdominal de la madre, que ejercen un efecto amortiguador.

5. ¿Qué posturas son mejores para dormir?

A medida que aumenta la tripa es difícil encontrar una postura cómoda para descansar. Lo ideal es acostarse de lado, preferiblemente sobre el costado izquierdo, y con un cojín entre las piernas así se reduce la tensión sobre los ligamentos y facilita el riego sanguíneo). No es aconsejable dormir boca arriba, sobre todo a partir del segundo trimestre del embarazo. El peso de la tripa puede comprimir las venas del retorno sanguíneo hacia el corazón y resultar perjudicial tanto para la madre (puede producir mareos o bajadas de tensión) como para el feto (recibe menos oxígeno).

 

Etiquetas: bebé, cambios hormonales, contracciones, dormir embarazo, embarazada, embarazo, feto, sexo bebé, tripa

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS