Precauciones en el embarazo

Cuidado con las caídas en el embarazo

La tripa creciente altera el equilibrio y aumenta el riesgo de caídas. Al realizar las tareas cotidianas hay que tomar algunas precauciones.

El peso creciente de la tripa modifica la curvatura de la columna vertebral. A medida que la tripa crece, la embaraza es incapaz de verse los pies y pierde estabilidad, lo que aumenta el riesgo de caídas. A ello se suma la relajación que provocan las hormonas en las articulaciones y la retención de líquidos, habituales en el embarazo, que limitan la fuerza y la agilidad.

Hay que aceptar que no se es tan ágil como antes del embarazo y adoptar algunas medidas para prevenir posibles accidentes.

  • Olvidarse de los tacones altos y las sandalias abiertas. Tampoco es aconsejable andar descalza, con medias o zapatillas de suelas lisas sobre superficies resbaladizas.
  • Colocar una alfombra antideslizante en la bañera y una barra sólida a la que podamos agarrarnos al salir y entrar.
  • Apartar los cables sueltos y los juguetes de los lugares de paso.
  • Iluminar bien la casa.
  • No subirse nunca a una silla o a una escalera de mano, sobre todo en los últimos meses de embarazo.

 

 

También te puede interesar:

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

CONTINÚA LEYENDO