Molestias en el embarazo

Ardor de estómago en el embarazo: ¿cómo combatirlo?

Si estás embarazada es probable que una de las molestias que vayas a tener o ya estés teniendo sea el ardor de estómago. ¿Sabes por qué? ¿Y cómo tratar de frenarlo? Te contamos cuáles son las causas y algunos trucos para luchar contra esa sensación de quemazón que muchas de las futuras mamás sienten desde la garganta hasta el estómago. Toma nota.

Por muy en forma que estés y te sientas y por muy sanos que sean tu alimentación y tus hábitos, si estás embarazada tienes muchas papeletas para sufrir ardores de estómago. Si te estás preguntando por qué te puede suceder esto –le sucede al 80% de las embarazadas- la razón no es una sola.

Una de las causas por las que el porcentaje de embarazadas que sufre ardor de estómago es tan alto se debe al crecimiento que tiene el útero durante la gestación. Y es que al crecer, el útero va ‘empujando’ al estómago que no tiene otra opción que replegarse hacia arriba. Ese movimiento hace que sea mucho más fácil que el contenido ácido del estómago suba hacia el esófago provocando la pirosis, es decir, el famoso ardor.

Además del aumento del útero, otra de las causas de esos ardores reside en la disminución del ácido clorhídrico que se experimenta durante el embarazo. Un ácido que hace posible la digestión de los alimentos y que durante el embarazo se produce en menor cantidad. De ahí que las digestiones sean más largas y haya más posibilidades de que la comida –que se queda más tiempo en el estómago- acabe subiendo.

Si esos factores son los culpables de esos ardores, el tercero en discordia tiene que ver con las hormonas, o mejor dicho, con los cambios hormonales. Y en concreto con el aumento de la progesterona que genera una relajación del esfínter gastroesofágico, precisamente el encargado de no dejar pasar alimentos al esófago. De ahí que esos alimentos terminen pasando y la embarazada sienta el ‘famoso’ ardor.

Cómo luchar contra esos ardores

Ahora que ya conoces las causas de esos ardores, queremos contarte cuáles son las posibles formas de frenarlos. Aunque preferimos decirte desde ya que hay muchas veces que ningún remedio es capaz de combatir esta molestia tan típica del embarazo.

Aún así, si estás sufriendo ardores es aconsejable que trates de:

-tomar comidas ligeras, mastiques mucho cada bocado y no te acuestes justo después de comer o cenar. Al contrario, intenta hacer las digestiones incorporada, ya sea de pie, sentada o semisentada. De esta forma le pondrás más difícil al ácido pasar del estómago al esófago.

-comer menos cantidades pero más veces al día para no llenar mucho el estómago.

-reducir el consumo de café y bebidas gaseosas, así como los alimentos ricos en grasas y especias.

-no usar ropa ceñida que te presione el abdomen.

-dormir con la cabecera de la cama algo elevada para que el tronco esté ligeramente más elevado sobre el cuerpo y el estómago y el esófago no estén a la misma altura.

-no fumar y no beber alcohol

-y (aunque no siempre funciona) beber leche ya que como es rica en calcio, éste neutraliza el ácido, o alguna infusión.

Si pese a todos estos trucos, sigues sufriendo ardores te recomendamos que lo consultes con tu ginecólogo ya que existen algunos antiácidos –no infalibles en el 100% de los casos- que no perjudican al feto.

Y por supuesto, si estás sufriendo ardores, te prometemos que desaparecerán en cuanto des a luz. Su eliminación será inmediata en cuanto tengas a tu bebé. Así que ánimo que ya ha empezado la cuenta atrás.

foto gema

Gema Boiza

Madrileña de corazón, mamá de un bebé hispano-francés y periodista. Soy curiosa, amante de los viajes, de mi familia y de mis amigos. Me gusta descubrir personas, lugares y emociones, y contar a través de mi profesión todos esos descubrimientos. Desde Ser Padres espero poder contaros muchos de ellos!

Continúa leyendo