Enfermedades en el embarazo

Cáncer de ovario y embarazo: toda la información

Aunque se trata de una enfermedad originalmente poco común durante el embarazo, el diagnóstico de cáncer de ovario durante el embarazo puede ser devastador. Te explicamos en qué consiste y todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad, cuyo tratamiento puede empezar antes del nacimiento del bebé.

Cáncer de ovario y embarazo
Foto: Istock

La ecografía es considerada como una de las pruebas más comunes que se llevan a cabo durante el embarazo, en especial durante los primeros meses, con la intención de descubrir, en un primer momento, si la gestación está evolucionando correctamente (es decir, si la implantación se ha producido en el lugar correcto, si existe feto, y sobre todo, si hay latido del corazón).

Posteriormente, la ecografía es de enorme utilidad a la hora de comprobar si el bebé se está desarrollando y creciendo de forma adecuada, siendo útil a su vez a la hora de tomar medidas y llevar a cabo análisis más específicos, como ocurre en el segundo trimestre con la conocida como ecografía morfológica, y que se realiza a las 20 semanas de embarazo.

Pero la ecografía también se convierte en una de las formas más comunes en que se descubren masas anexiales, que consisten en una serie de crecimientos que se forman en los órganos y en los distintos tejidos conectivos situados alrededor de los ovarios.

Como manifiestan muchos especialistas, las masas anexiales son relativamente habituales en el embarazo, y la gran mayoría tienden a ser benignas. De acuerdo a las estadísticas recogidas en un estudio publicado en noviembre de 2019, entre un 95 a un 99 por ciento son benignas, lo que significa que no son cancerosas; y, además, suelen desaparecer por sí solas.

No en vano, según una investigación publicada este mismo año, en realidad el cáncer de ovario tiende a ser “extremadamente raro”. Por ejemplo, en Estados Unidos se calcula que únicamente el 1.3 por ciento de los casos nuevos de cáncer son causados por cáncer de ovario.

De hecho, lo más común es que el diagnóstico se produzca una vez se ha alcanzado la menopausia, lo que significa que la mayoría de los casos se encuentran en edades comprendidas entre los 50 y los 65 años, no siendo tan comunes en la etapa fértil.

En cualquier caso, y aunque originalmente es poco común el diagnóstico de cáncer de ovario durante la gestación, puede ocurrir. Y es cierto que el descubrimiento de una masa anexial, así como la posible sospecha de cáncer, siempre puede llegar a asustar muchísimo a los futuros padres.

El diagnóstico de cáncer de ovario durante el embarazo

El cáncer de ovario puede llegar a producir una serie de síntomas que, en muchas ocasiones, son también habituales durante la gestación, lo que hace que las señales que pueden surgir, en realidad, tiendan a ser bastante inespecíficas.

Es el caso, por ejemplo, del dolor abdominal, el dolor de espalda, la distensión abdominal y los cambios que ocurren habitualmente tanto en la función de los intestinos como de la vejiga.

Si el médico sospecha que una determinada masa podría ser cancerosa, lo más probable es que derive a la futura mamá a un oncólogo ginecológico, el cual obtendrá una serie de imágenes adicionales (como imágenes por resonancia magnética), estadificación y, en caso de confirmar su presencia, un tratamiento.

Un análisis de sangre puede ser de mucha utilidad a la hora de detectar la presencia de marcadores tumorales CA-125, que consiste en el marcador principalmente relacionado con el cáncer de ovario. 

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

El diagnóstico de cualquier tipo de cáncer siempre es una noticia abrumadora, angustiosa y difícil. Pero puede serlo aún más durante el embarazo. En caso de que el diagnóstico se produzca durante esta etapa, la futura mamá debe saber que aún existen opciones de tratamiento.

Dado que cada caso es diferente, las opciones de tratamiento dependerán de lo avanzado que esté la gestación y el propio cáncer en sí. Aunque es posible la realización de una cirugía durante el embarazo, sobre todo cuando se experimenta dolor intenso o existe riesgo de complicaciones graves (como una ruptura o hemorragia), lo más común es que los especialistas esperen hasta después de que el bebé nazca.

Tratamiento del cáncer de ovario en el embarazo
Foto: Istock

Respecto a la quimioterapia, se trata de un tratamiento que puede ser aplicado con cierta seguridad durante el embarazo, aunque siempre a partir del segundo o tercer trimestre, puesto que, durante el primer trimestre, el riesgo de defectos de nacimiento es bastante elevado.

En lo que se refiere a la radioterapia, se ha demostrado que podría ser peligrosa para el bebé, sobre todo también durante el primer trimestre de embarazo.

¿El cáncer de ovario puede afectar a la fertilidad?

Dado que los ovarios son esenciales para la reproducción, es normal que la mamá se preocupe acerca de si podría tener un bebé en un futuro. 

Lo cierto es que existen distintas formas en que un cáncer de ovario podría afectar a la fertilidad. Por ejemplo, el tumor canceroso podría dañar los ovarios, afectando a su capacidad para la producción de óvulos.

Por otro lado, también es posible que sea necesaria la extirpación de uno, o de ambos ovarios, mientras que los tratamientos a base de quimioterapia o radioterapia podrían ocasionar la aparición de una menopausia precoz.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}