Cambio de color

Color de la orina en el embarazo: ¿por qué cambia?

Sí, el embarazo se caracteriza por la revolución de las hormonas que vive la mujer y que hacen cambiar su cuerpo. Muchos cambios son muy conocidos, como las náuseas o la retención de líquidos. Sin embargo, existen otros, como el cambio de color en la orina, que también se da durante la gestación. Descubre aquí por qué su tonalidad puede variar.

orina embarazada
Fuente: iStock

Prácticamente ni que decir tiene que el embarazo es un periodo de cambios en todos los sentidos para el cuerpo de la mujer. Los físicos son más que evidentes, como el crecimiento de su abdomen o el aumento del pecho. Pero hay también otras transformaciones a las que quizá no se presta tanta atención y ocurren igual. Hablamos de la orina, y es que, el color de la misma también cambia con la gestación. ¿Cuáles son los motivos?

¿Por qué cambia el color a lo largo del embarazo?

La orina es el líquido que se encargan de secretar los riñones hacia el exterior del cuerpo humano después de haberse producido la filtración de la sangre. Es una acción tan cotidiana que nos paramos a pensar sobre ella. Pero la realidad es que su color, su densidad o su textura nos pueden ayudar también a detectar posibles problemas de salud. Por eso, considerar este aspecto mientras una está embarazada no está de más.

Durante los nueve meses de gestación, la orina cambia. Y esto puede deberse a varios factores que influyen en ello.

Para empezar, hay que tener en cuenta algunas consideraciones, como que el flujo sanguíneo renal se incrementa hasta en un 75% a lo largo del embarazo. Normalmente, es un aumento que empieza a darse en torno al segundo trimestre y que suele mantenerse hasta el comienzo del último, ya que después, desciende.

Por otro lado, en esta etapa en que la mujer es gestante, la filtración que tienen sus riñones es un 50% mayor que antes del embarazo. Este aumento de nivel puede hacer cambiar el color porque se modifican parámetros propios de la misma.

En cuanto a otros factores relacionados con la tonalidad, podemos decir que el color normal es el amarillo, pero este puede variar. ¿Por qué?

Puede depender de las vitaminas prenatales que se hayan consumido, así como de otros medicamentos o suplementos. También de la alimentación que siga la mujer, ya que algunos alimentos o colorantes alimentarios pueden influir.

En gran medida, también dependerá de la hidratación que tenga la embarazada. Si se ingiere menos agua, el color se concentra más. Esto es por la concentración de urocromo, el que da a la orina su abanico de tonos amarillos.

Asimismo, puede ser que una mujer tenga una dieta equilibrada y se hidrate bien, pero que aun así su orina cambie de color. Otro de los motivos de ello es que las náuseas y vómitos pueden provocar una ligera deshidratación que sea la causante de que la orina se oscurezca.

Además, el ir a orinar con más frecuencia durante el embarazo, hace que la orina se aclare porque se concentra menos. Esta situación es conocida como polaquiuria o aumento de las micciones. Se produce porque se incrementa la presión intravesical y porque el útero hace una mayor presión sobre la vejiga, tesitura que se notará especialmente en el último trimestre de gestación.

Como vemos, son muchas las razones por las que puede cambiar el color de la orina de una embarazada. Si quieres conocer más, puedes leer aquí acerca del color de la orina y sus significados para descartar cualquier problema de salud.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo