Salud en el embarazo

Cómo combatir la tos durante el embarazo

Durante el embarazo es común que el sistema inmunológico de la futura mamá cambie. Debido a ello, es normal que pueda ser más sencillo que contraiga determinadas enfermedades víricas, como el resfriado común. Te explicamos de qué manera es posible tratar la tos en la gestación.

Cómo combatir la tos durante el embarazo
Foto: Istock

Posiblemente no haya nada más molesto que la tos, especialmente aquella que se acompaña de sequedad y falta de expectoración (como la ocasionada por la laringitis), ya que tendemos a toser como consecuencia de la irritación existente en la garganta, pero la falta de mucosidad hace que por mucho que tosamos la sensación incómoda no desaparezca. Y lo que es aún peor, cada vez que tosemos podemos aumentar la irritación, por lo que nos acabamos encontrando ante un círculo vicioso que nunca acaba.

Podríamos decir que ocurre algo similar con la tos con mucosidad, dado que las ganas de toser en esta ocasión está causado por la presencia de mucosidad en la garganta. Sin embargo, aunque en estos casos podemos sentir cierto alivio cada vez que tosemos, dependiendo de la cantidad de mocos que se tenga también puede llegar a ser bastante molesto.

En cualquier otro momento y etapa de la vida, es ciertamente fácil tratar la tos, ya que puede ser útil optar por un tratamiento antutisivo con el que reducir todos los síntomas asociados. Aunque, nuevamente, y dependiendo del tipo de tos que se tenga, es posible optar por un antitusivo para tos seca o no productiva, o por un antitusivo para la tos productiva (es decir, que produce expectoración).

Pero, ¿qué ocurre durante el embarazo? Es decir, ¿cómo es posible tratar y combatir la tos durante la gestación? ¿Los medicamentos antitusivos, por ejemplo, pueden ser opciones útiles?

¿Cuáles son las causas de la tos durante el embarazo?

En la mayoría de las ocasiones, la tos durante el embarazo no suele ser debida a una afección específica o directamente relacionada con la gestación. De hecho, lo más posible es que sea debido a una infección viral o bacteriana; o, en ocasiones, a algo más grave, como podría ser el caso de la neumonía.

Dado que las mujeres embarazadas son más propensas a los coágulos de sangre, es cierto que se debe prestar especial atención a determinados síntomas más graves, como podría ser el caso de la presencia de dolor en el pecho, o cuando se escupe sangre cada vez que se tose. En estas ocasiones, la tos podría ser un síntoma de una embolia pulmonar (arteria bloqueada en los pulmones).

Tratamiento de la tos en el embarazo
Foto: Istock

En cualquier caso, en muchas ocasiones la causa no es evidentemente tan grave, aunque si la tos permanece durante más de 10 días, es muy intensa o se acompaña de otros síntomas más serios, es necesario consultar al médico.

De hecho, en caso de que la tos se acompañe de secreción nasal de color verde, probablemente sea necesario la aplicación de un tratamiento médico, dado que el riesgo de que pueda tratarse de sinusitis o bronquitis es bastante elevado.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta que, durante el embarazo, el sistema inmunológico cambia, por lo que el riesgo de contraer un resfriado o una gripe (habituales causantes de la tos) puede llegar a ser bastante elevado. Además, es común que la enfermedad tienda a durar un poco más.

Tratamiento de la tos durante el embarazo

Durante el embarazo es especialmente importante reducir la cantidad de medicamentos de venta libre y sin prescripción que se consumen, por lo que, en caso de tener tos, y que esta sea muy incómoda y excesiva, se hace necesario acudir a la consulta del médico para una mejor valoración.

Esto es debido a que muchos de los medicamentos que normalmente se usan a la hora de tratar los síntomas relacionados con un resfriado (una causa común de la tos) no tienden a ser del todo seguros durante la gestación.

Por tanto, es conveniente seguir una serie de pautas y recomendaciones básicas como las que te indicamos a continuación:

  • Descanso. El descanso es importantísimo, especialmente durante la gestación, cuando el cansancio y la falta de energía pueden llegar a ser bastante evidentes. Es aconsejable tomar siestas y dormir toda la noche, además de sentarse para relajarse siempre que sea necesario. 
  • Tomar muchos líquidos. Beber mucha agua, jugos de frutas naturales o caldos pueden ser útiles a la hora de añadir esos líquidos tan necesarios al cuerpo.
  • Reducir la congestión. Cuando la congestión nasal es muy excesiva, una buena idea es colocar un humidificador en la habitación, así como mantener la cabeza elevada sobre la almohada mientras descansas.

El dolor de garganta que habitualmente acompaña la tos puede ser aliviado mediante gárgaras de agua tibia con sal, o con bicarbonato sódico. Para realizarlo, es tan sencillo como calentar un poco de agua al microondas, mezclar con una o dos cucharadas de sal (o bicarbonato), y realizar las gárgaras.

Existen también una serie de pastillas anestésicas que pueden ser utilizadas para aliviar el dolor de garganta. Aunque, nuevamente, en estos casos es recomendable consultar al médico.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo