Embarazo sano

Cómo cuidar los riñones durante el embarazo

¿Estás embarazada y, además del peso de la barriga y otras molestias relacionadas, sufres de dolor lumbar? El dolor de riñones es uno de los trastornos comunes del embarazo. Además, distintas complicaciones pueden afectar a la salud renal, como la presión arterial elevada.

Aunque bastante pequeños (la longitud promedio es de 12 centímetros), los riñones son unos órganos vitales cuyas funciones son extremadamente importantes para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Los encontramos ubicados en la parte baja de la espalda.

Proporcionan cuatro funciones esenciales. Por un lado, filtran la sangre y fabrican la orina. Así, mientras que la sangre que llega a los riñones es depurada y “limpiada” antes de ser devuelta al organismo, las sustancias en exceso (agua, potasio, sodio, calcio y fósforo) y los diferentes desechos tóxicos son retenidos para luego ser liberados en la orina. Esto ocurre con la creatinina, el ácido úrico y la urea.

También regulan la cantidad de agua en el cuerpo, permitiendo equilibrar tanto las entradas como las salidas diarias de agua en nuestro organismo. Por este motivo, cuando los riñones funcionan mal, el cuerpo acaba reteniendo exceso de agua, originando hinchazón (se forman edemas).

Por otro lado, actúan manteniendo el equilibrio electrolítico. Tanto los minerales como los electrolitos son esenciales para la vida, pero sus niveles deben mantenerse. Y esto es especialmente importante en el caso del sodio y del potasio, puesto que un exceso o un déficit pueden afectar al organismo.

Finalmente, nos encontramos con otra de las funciones básicas: producen hormonas. Es decir, no solo actúan limpiando y depurando la sangre, también secretan y difunden hormonas, que son unas sustancias químicas que juegan un papel importante en nuestro cuerpo. Podemos mencionar, por ejemplo, la renina, la cual ayuda a controlar la presión arterial.

Cómo cuidar los riñones
Foto: Istock

Lo cierto es que el edema es una de las complicaciones más comunes del embarazo. Se define como la retención de agua en los tejidos corporales. Y son los cambios en las propiedades de la sangre las principales responsables de la acumulación de líquido. Lo que, poco después, tiende a causar la hinchazón de la cara o de las extremidades.

Además, puede ser habitual que surja una presión arterial elevada. Por todo ello, es de vital importancia saber cómo podemos cuidar nuestros riñones. Y no solo durante la gestación, sino en cualquier otra etapa de la vida.

Consejos útiles para cuidar los riñones en el embarazo

La importancia de llevar una dieta equilibrada

Comer de manera equilibrada es fundamental a la hora de evitar el sobrepeso. Precisamente, la obesidad es un factor que puede promover la enfermedad renal. Y, durante el embarazo, es muy común el aumento de peso (por todo lo que conlleva).

Por todo ello, es de vital importancia escoger muy bien los alimentos que se consumen durante la gestación. A lo que se le une, además, evitar productos alimenticios con mucho contenido en sal, puesto que puede aumentar la presión arterial, causando hipertensión.

Es mucho más aconsejable optar por preparaciones caseras a base de alimentos vegetales, y sustituir la sal de mesa común por la sal yodada. 

Evita el sedentarismo

A la hora de preservar y cuidar los riñones al máximo, es imprescindible mantener una vida lo más activa posible. Los expertos, por ejemplo, aconsejan evitar permanecer 48 horas sin practicar algún tipo de actividad física.

Y, durante el embarazo, puede ser de muchísima ayuda a la hora de mejorar el estado de ánimo y reducir molestias y dolores. Bastaría con caminar cada día durante al menos 30 minutos, a ritmo moderado. 

Beber suficiente agua

Es conveniente beber la cantidad de agua adecuada a nuestras necesidades. Aunque muchos nutricionistas recomiendan tomar agua siempre que se tenga sed, durante el embarazo la hidratación es muy importante.

Simplemente debemos recordar que beber agua facilita el trabajo de los riñones que, como hemos indicado, se encargan de filtrar la sangre y evacuar los desechos del cuerpo a través de la orina.

Reduciendo determinadas sustancias tóxicas

Especialmente durante el embarazo, la automedicación está absolutamente contraindicada. Esto se debe a que hay ciertos fármacos, de consumo habitual, que pueden convertirse en un problema durante la gestación (como podría ser el caso del ácido acetilsalicílico o los antiinflamatorios no esteroideos).

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo