Cómo detectarla

Depresión perinatal: qué es

No es exactamente lo mismo que la depresión posparto, trastorno que es mucho más conocido por la opinión pública.

Hay términos relacionados con la crianza o el embarazo que cuesta identificar por mucho que puedan sugerir qué son. Es el caso de la depresión perinatal, que no es exactamente la depresión posparto. Te contamos lo que es. 

España, tal y como advertían el Ministerio de Sanidad en el 2018 y la Organizacion Mundial de la Salud (OMS) allá por 2018, es uno de los países europeos con más casos de depresión, siendo en las mujeres el doble la incidencia que en los hombres. 

Uno de los tipos de depresión especifica que solo se da en el sexo femenino es la depresión durante el embarazo y el posparto. El National Institute of Mental Health, agencia de salud mental del gobierno de Estados Unidos, explica que “Para las mujeres, experimentar cambios emocionales durante el embarazo y hasta un año posterior al parto puede ser parte del proceso de adaptación a los cambios fisiológicos y emocionales de esta nueva etapa, siendo por lo general manejable por ellas mismas” pero que existen casos en los que se desarrollan “síntomas depresivos durante este período perinatal que comprende el embarazo y hasta doce meses posterior al parto”.

Por lo tanto, la depresión perinatal es aquella que tiene que ver directamente con el embarazo. Incluye la depresión posparto, está sí más conocida, y también la depresión prenatal. Esta, según la Dra. Natalia Moreno, coordinadora y responsable de la Unidad Atención Psicológica Personalizada de HM Hospitales, “suele estar bastante asociada a la ansiedad” y sus “consecuencias, si no se tratan adecuadamente, pueden prolongarse en el tiempo”. La doctora indica, además, que “se estima que entre el 14 y el 23% de las mujeres embarazadas pueden padecer este tipo de depresión”. 

Cómo detectarla

Los síntomas de la depresión perinatal, ya sea anterior al parto o posterior, suelen coincidir, si bien la gravedad de los mismos varía de un caso a otro. En general, Las madres con depresión perinatal experimentan sentimientos de extrema tristeza, ansiedad y fatiga, y su estado de ánimo afecta directamente a cuestiones vitales como el autocuidado personal, lo cual puede incidir también en la salud del feto si se trata de una depresión prenatal o del bebé si es posparto. 

En este último caso, el National Institute of Mental Health incide en que es necesario diferenciar el concepto de “tristeza posparto”, que se relaciona con “cambios leves en el estado de ánimo, así como sentimientos de preocupación, infelicidad y agotamiento que muchas mujeres pueden experimentar durante las primeras dos semanas después de dar a luz”, y los síntomas propios de una depresión posparto, donde los “los sentimientos de ansiedad o infelicidad son muy fuertes” y suelen “durar más de dos semanas”, expone el organismo estadounidense especializado en salud mental. 

La depresión perinatal, cualquiera de sus dos tipos, puede afectar a cualquier madre y, por supuesto, no tienen culpa alguna de ello. Este mensaje, que “no es resultado de algo que hayan hecho o no”, lo recalcan todas las organizaciones y expertos en salud mental, que señalan además que no hay solo una causa que provoque la depresión perinatal. “Las investigaciones sugieren que es el resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales”, indica el National Institute of Mental Health. Estrés, experiencias traumáticas previas, exigencias físicas y emocionales y los cambios hormonales son algunas de las cuestiones relacionadas con los dos tipos de depresión perinatal, prenatal y posparto. 

En cualquier caso, ante la duda por la presencia de síntomas que puedan estar relacionados con ambos problemas de salud mental, los expertos recomiendan ponerse en contacto con un profesional médico cualificado que pueda diagnosticar la depresión perinatal en caso de existir y proceder a diseñar un tratamiento para ella ya que está “puede tener efectos graves en la salud de la madre y el feto o el bebé”, concluyen desde el National Institute of Mental Health de Estados Unidos.

Continúa leyendo