Molestias en el embarazo

Diarreas en el embarazo: ¿por qué se producen?

Aunque las náuseas matutinas tienden a convertirse en uno de los síntomas más populares y conocidos del embarazo, ¿sabías que las diarreas y el estreñimiento también pueden aparecer?

Tanto si ya has estado embarazada como si es la primera vez, es muy probable que ya conozcas muchos de los síntomas habituales del embarazo, en especial aquellos que suelen surgir en las primeras semanas y meses. Náuseas matutinas, cansancio extremo y fatiga, unas mayores ganas de orinar, vómitos y mayor sensibilidad en las mamas suelen ser algunas de las molestias más habituales. Pero la realidad es que no son los únicos síntomas incómodos que pueden surgir.

¿Sabías que el embarazo también puede afectar al sistema digestivo? Las náuseas matutinas, por ejemplo, se convierten en una molestia tremendamente habitual.

Suelen surgir entre las semanas 4 y 16 de embarazo, y se estima que entre un 70 a un 80 por ciento de las mujeres embarazadas las experimentan en algún momento de su gestación. Pero, ¿a que no sabes que la diarrea o el estreñimiento son, también, otras dos molestias igual de habituales a lo largo del embarazo?

Muchas dificultades -y problemas- relacionadas directamente con el sistema digestivo, como por ejemplo podría ser el caso del estreñimiento o de la diarrea, suelen ocurrir con cierta frecuencia durante la gestación. Aún cuando, como veremos, las hormonas pueden tener bastante relación, tener diarrea durante la gestación no significa tenga que estar relacionado con ella.

¿Cuáles son las principales causas de la diarrea en el embarazo?

Aunque es cierto que el estreñimiento tiende a ser todavía más común, la diarrea también puede ocurrir, pero no con tanta frecuencia y, por lo general, tampoco tiende a durar tanto. Desde un punto de vista médico, la diarrea es definida como deposiciones acuosas o sueltas e inusualmente frecuentes. Así, si se experimentan más de tres deposiciones sueltas a lo largo de un día, posiblemente pueda tratarse de diarrea.

Suele ser mucho más común a lo largo del tercer trimestre de embarazo, sobre todo cuando la fecha aproximada de nacimiento del bebé está cerca. A pesar de no estar del todo claro, muchos médicos coinciden en señalar que podría ser una señal de que el cuerpo de la futura mamá se encuentra preparándose para la llegada del parto. Pero ojo: el hecho de tener diarrea no tiene por qué indicar que el trabajo de parto vaya a dar comienzo en apenas unos pocos días, por lo que no te deberías alarmar si necesitas ir más veces al baño.

Es más, algunas mujeres incluso no experimentan diarrea en el tercer trimestre, mientras que otras sí. Por tanto, ten siempre en cuenta que cada experiencia es siempre diferente. Y que, incluso, las diferencias entre embarazos de una misma mujer también lo son.

En lo que se refiere a las causas, existen algunas causas relacionadas directamente con el embarazo, y otras no tanto:

  • Cambios en la dieta. Cuando descubren que se encuentran embarazadas, muchas mujeres tienden a llevar a cabo cambios drásticos en la alimentación. Este cambio en la ingesta de los alimentos que habitual y diariamente se consumían puede hacer que surja cierto malestar estomacal, ocasionando la aparición de diarrea.
  • Cambios y fluctuaciones hormonales. Las hormonas suelen influir muchísimo a la hora de que surjan muchos de los primeros síntomas del embarazo. Por ejemplo, pueden hacer que el sistema digestivo vaya más lento, de manera que podría surgir estreñimiento. Pero también puede ejercer el efecto contrario, haciendo que se acelere, lo que puede hacer que la diarrea se convierta en un problema.
  • Vitaminas prenatales. Tomar vitaminas prenatales es esencial para desarrollar un embarazo lo más saludable posible, tanto para la salud de la futura mamá como de su bebé. Sin embargo, estas vitaminas pueden causar malestar estomacal, y también diarrea.
  • Otras causas no relacionadas con el embarazo. Pero, como es de suponer, el embarazo no es la única causa relacionada. Es más, lo más habitual es que la diarrea durante la gestación -como en cualquier momento o etapa de la vida- se deba a la presencia de virus o bacterias en el tracto digestivo o intestinal, como consecuencia de la conocida como gripe estomacal o gastroenteritis, por parásitos intestinales o por el consumo de determinados medicamentos.

A su vez, no olvides que ciertas afecciones pueden hacer que la diarrea se vuelva más común. Es lo que ocurre con la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, el síndrome del intestino irritable (también conocido habitualmente como colon irritable), y la colitis ulcerosa.

Sea cual sea la causa, recuerda que es fundamental mantenerse debida y correctamente hidratada, dado que las deposiciones muy sueltas o líquidas eliminan del cuerpo una enorme cantidad de líquidos, el cual es tremendamente valioso en una etapa tan importante como es el embarazo.

Dado que la deshidratación puede ser bastante grave, e incluso ocurrir muy rápidamente, trata de beber mucha agua y combinarlo con jugos de frutas naturales y caldos, con el fin de reemplazar algunos electrolitos y minerales que se han podido perder.

No obstante, todo depende de la duración: si dura más allá de dos o tres días, lo más aconsejable es acudir al médico. La diarrea grave o severa puede causar complicaciones en la gestación. Por tanto, es necesario tener en cuenta algunos de los síntomas más comunes de la deshidratación, como: sed constante, boca pegajosa y seca, se tiende a orinar una menor cantidad de líquido, dolores de cabeza, orina amarillenta de color más oscuro, mareo y cansancio.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo