Problemas en el embarazo

Dolor de cabeza en el embarazo: causas principales y cómo tratarlo

Los dolores de cabeza pueden ser muy comunes en el embarazo. Y sus causas tienden a ser bastante variadas en función del trimestre en el que se encuentre la gestación. En la mayoría de las ocasiones, los dolores de cabeza son primarios, de manera que no se encuentra asociado a ninguna señal o síntoma de algún trastorno o complicación.

Una revisión médica publicada en el mes de agosto de 2015 encontró que el 39 por ciento de las mujeres embarazadas (y también las que ya habían dado a luz) presentaban dolores de cabeza. Aunque es cierto que durante la gestación es posible tener un tipo de dolor de cabeza distinto al que comúnmente se suele tener, la mayoría de los dolores de cabeza durante el embarazo no tienden a ser tan intensos, molestos o dañinos. Las causas podrían ser muy variadas, en función del trimestre.

Se calcula que la mayoría de los dolores de cabeza que ocurren durante la gestación se caracterizan por ser dolores de cabeza primarios, lo que significa que el dolor ocurre por sí solo, y no es un síntoma o una señal de algún trastorno, o de una complicación del embarazo. Este tipo de dolores de cabeza incluyen dolores de cabeza tensionales, ataques de migraña y dolores de cabeza en racimo (muy dolorosos, se producen en racimos, y se experimentan ciclos de ataque de dolor, seguimos por períodos sin dolor).

¿Cuáles son los síntomas del dolor de cabeza durante el embarazo?

El dolor de cabeza en el embarazo, como ocurre con el dolor de cabeza que puede surgir en cualquier otro momento y etapa de la vida, puede variar de una gestante a otra. Por ejemplo, es posible sentir un dolor pulsátil o punzante, un dolor sordo, un dolor severo en uno o en ambos lados de la cabeza, o bien un dolor agudo detrás de uno o de ambos ojos. 

Mientras que, el dolor de migraña (ataque de migraña), también puede incluir náuseas, vómitos, puntos ciegos y líneas o destellos de luz. 

Principales causas de los dolores de cabeza durante el embarazo

Primer trimestre de embarazo

A lo largo del primer trimestre, los dolores de cabeza tensionales tienden a ser los más comunes. Y, en la mayoría de las ocasiones, pueden surgir porque el cuerpo se encuentra, justo en esos momentos, experimentando distintos cambios. Por ejemplo, los cambios hormonales son tremendamente habituales, además de los cambios de peso y, también, la existencia de un mayor volumen sanguíneo.

Pero no son las únicas causas relacionadas. También podría ser debido a náuseas y vómitos (muy comunes también en los primeros meses de embarazo), deshidratación, falta de sueño, estrés y ansiedad, niveles bajos de azúcar en sangre, poca o nula actividad física, cambios en la visión o mayor sensibilidad a la luz. 

Segundo y tercer trimestre de embarazo

Como ocurre con el primer trimestre, durante el segundo y tercer trimestre los dolores de cabeza pueden igualmente teniendo distintas causas.

Durante esta etapa del embarazo, las causas pueden incluir la existencia de un mayor peso, problemas para dormir, la dieta, hipertensión arterial, diabetes, la postura o tensiones musculares.

¿Cómo tratarlo?

En caso de sufrir de dolores de cabeza constantes es esencial hablar con el médico primero, sobre todo antes de tomar cualquier fármaco que habitualmente se utiliza para la reducción del dolor. Es el caso de la aspirina o el ibuprofeno. De hecho, distintos estudios han encontrado efectos perjudiciales de estos analgésicos para el bebé en crecimiento, sobre todo cuando se consumen durante el primer trimestre.

Existen determinadas opciones y remedios naturales que pueden ayudar a tratar el dolor de cabeza a lo largo de la gestación. Por ejemplo, es muy recomendable hidratarse adecuadamente bebiendo mucha agua, descansar bien, ejercitarse y estirarse, así como utilizar paquetes de hielo o almohadillas térmicas.

Determinados aceites esenciales, como el aceite esencial de menta o romero aplicados en la frente en forma de masajes suaves pueden también ser de bastante utilidad.

En cualquier caso, es conveniente consultar siempre al médico o acudir a urgencias si se presenta dolor de cabeza frecuente y / o severo, si el dolor de cabeza dura bastantes horas, o se acompaña de fiebre, náuseas, vómitos, visión borrosa o desmayo.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo