Vídeo de la semana

Cuida tu salud

Dolor de riñones en el embarazo: ¿es normal o debo preocuparme?

Salvo que sea muy intenso o vaya asociado a otros síntomas, la lordosis lumbar no debe generar alarma porque es muy habitual durante la gestación.

Embarazada con dolor de espalda (Foto: iStock)
Embarazada con dolor de espalda (Foto: iStock)

El dolor lumbar, más conocido como el dolor de riñones, forma más popular de referirnos a esa molestia intensa que se localiza en la franja más baja de la espalda, justo encima de los glúteos, es muy habitual que aparezca durante el embarazo, osea que es bueno que te hagas a la idea de que tarde o temprano lo sentirás.

En realidad no duelen los riñones, sino que se le llama así para que visualmente se localice de inmediato cuando se le comunica a alguien en qué zona duele y cómo es el dolor, que también es muy característico. Suele ser la columna vertebral, la musculatura de la espalda, o la pelvis incluso, lo que provoca esta molestia tan intensa que durante el embarazo se va asociado al crecimiento del feto y, en consecuencia, de la barriga. 

Esto obliga a la mamá a cambiar su postura para estar más cómoda pero tiene consecuencias, y la lordosis lumbar es una de las más habituales. Es así como médicamente se conoce a la tensión constante e intensa localiza alrededor de los riñones, en la espalda.

Por qué aparece el dolor

La lordosis se da, como puedes imaginar teniendo en cuenta por qué se produce, durante la segunda mitad del embarazo sobre todo. A veces se confunde con la ciática, el dolor agudo producido al comprimirse el nervio ciático por una articulación de la espalda. Pero en este caso, además de que el dolor es punzante, insoportable por momentos, y bloquea, también se alarga por la pierna. 

Por lo tanto, no es preocupante tener un dolor de riñones en el embarazo. Podríamos decir de hecho que lo raro es que no sufras a lo largo del embarazo las consecuencias de la lordosis lumbar. Lo que no es tan extraño es que consigas retrasar su aparición lo máximo posible, pero para ello debes mantenerte activa a lo largo del embarazo y cuidar tu dieta para estar sana y no coger más kilos de los inevitables. Además, es recomendable trabajar la flexibilidad y la movilidad articular de todo el cuerpo, incidiendo en la espalda, con alguna pequeña rutina diaria de ejercicios adaptados para embarazadas.

Cómo actuar ante el dolor

Una vez aparezca el dolor lumbar, también puedes mitigar las molestias con ejercicios que incluyan respiración y una leve activación de la columna vertebral, pero es importante hacer bien el movimiento y por ello lo recomendable es ponerse en manos de un especialista que te supervise.

Consulta a tu médico de confianza si el dolor se hace difícil de soportar para que te pueda aconsejar cómo tratarlo dentro de las muchas limitaciones que el embarazo supone en este sentido.

Continúa leyendo