Cuidado de la piel en el embarazo

¿El ácido salicílico es adecuado durante el embarazo?

Es muy común encontrar el ácido salicílico en una amplia variedad de cremas y sérums para el rostro. Y, aunque proporciona muchos beneficios, los expertos advierten que no podría ser muy adecuado durante el embarazo.

El embarazo, no hay duda, se convierte en un momento mágico, único. Aunque también es normal que esté repleto de incertidumbres, que pueden incluir, a su vez, el cuidado de la piel. ¿Qué productos pueden ser adecuados y cuáles se deberían evitar? 

El ácido salicílico es uno de los ingredientes activos más conocidos que existen a la hora de combatir el acné. Es más, suele ser comúnmente utilizado sobre la piel del rostro por su acción anti-imperfecciones a nivel global.

Si antes del embarazo seguías un tratamiento anti-acné o anti-imperfecciones con alguna crema o producto con ácido salicílico, es normal que te preguntes si puedes seguir usándolo. ¿Es posible?

¿Qué es el ácido salicílico? ¿En qué consiste?

El ácido salicílico es un ingrediente activo de origen orgánico que se extrae a partir de la corteza del sauce, aunque también se encuentra presente en muchas frutas y verduras, como podría ser el caso de los tomates, melón, frambuesas, cerezas, uvas, albaricoques, pepino o las espinacas. 

Es más, debido a sus propiedades cuando es aplicado sobre la piel, es muy habitual encontrarlo como un ingrediente activo más en diferentes tratamientos cosméticos, al destacar por sus múltiples virtudes terapéuticas. 

Uso del ácido salicílico en el embarazo
Foto: Istock

Por ejemplo, proporciona beneficios tanto antiinflamatorios como analgésicos, y cuando es aplicado sobre la piel, también actúa como un astringente, por lo que ejerce un efecto queratolítico en la epidermis.

Es decir, actúa desprendiendo las células muertas que se han ido acumulando en la capa córnea, estimulando con ello la renovación de la piel. Por este motivo, no solo es utilizado en el tratamiento del acné, sino que podemos encontrarlo como un principio activo más en infinidad de exfoliantes faciales.

¿Cuáles son los beneficios del ácido salicílico en la piel?

Dependiendo de su dosificación, el ácido salicílico puede ser una opción muy útil para el tratamiento de una amplia variedad de afecciones cutáneas, desde el acné a la psoriasis, pasando por otras patologías descamativas o las verrugas. 

Es más, cuando se aplica sobre el rostro, mediante el uso de cremas, exfoliantes o sérums, estimula la renovación celular, permitiendo con ello la regeneración de la piel. Concretamente, aporta los siguientes beneficios:

  • Una piel más limpia. Ayuda a limpiar las células muertas que suelen reducir la luminosidad del rostro. Además, en cuanto a la aparición de manchas post inflamatorias o solares, ayuda a eliminar las células llenas de melanina que se han ido acumulando en la superficie de la capa córnea. De esta forma, disminuye las manchas, proporcionando una tez mucho más uniforme.
  • Apariencia de la piel más joven. Dado que el ácido salicílico ayuda a renovar las células, estimula la aparición de una piel mucho más suave.
  • Acné. Por otro lado, la renovación celular ayuda a inhibir la formación de comedones, dado que previene la obstrucción y taponamiento de los poros que, luego, podrían producir acné.

¿Es una opción adecuada en el embarazo?

Tanto si ya has estado embarazada, como si lo estás ahora, es muy probable que ya sepas que el cuerpo pasa por muchísimos cambios, y uno de los cambios más grandes suele ocurrir en la piel.

Por ejemplo, es posible que surjan problemas de acné, hiperpigmentación, deshidratación o sequedad. Por lo que es normal plantearse si el ácido salicílico es una opción o no adecuada.

Aunque es cierto que se trata de una opción muy beneficiosa, si el ácido salicílico es absorbido, puede potencialmente atravesar la placenta y causar un síndrome tóxico en el feto, conocido médicamente con el nombre de salicilismo.

Se trata de un síndrome causado por la ingesta excesiva de ácido salicílico, pudiendo provocar graves síntomas, como náuseas, mareos, tinnitus, coma e incluso la muerte.

Aunque se cree que, en concentraciones bajas, y sobre todo cuando se lava inmediatamente, no tendría que producir daños, es imprescindible preguntar al médico antes. Básicamente, es preferible sustituir los productos con ácido salicílico por otras opciones similares, al menos hasta el momento en el que nazca el bebé.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo