Ejercicio en el embarazo

El ejercicio durante el embarazo es más importante de lo que crees

La práctica de ejercicio físico es fundamental en cualquier etapa de la vida y durante el embarazo lo es aún más si cabe. Descubrir todos sus beneficios y cualidades te ayudará a animarte y a practicarlo cada día.

Si practicabas ejercicio físico antes del embarazo, e intentabas siempre hacerlo de forma regular, es probable que te vengan a la cabeza una amplia variedad de preguntas sobre cómo continuar practicándolo también a lo largo de la gestación. El ejercicio físico es una actividad corporal que ayuda a mejorar y mantener tanto el estado físico como la salud en general, y también aporta excelentes beneficios para nuestro propio bienestar.

Durante el embarazo es mucho más importante no dejar de practicarlo, ya que además de proporcionar diferentes beneficios, también puede ayudar de forma positiva con algunas molestias comunes. Es más, ¿sabías que es útil para ayudar a preparar a tu cuerpo para el momento del parto?

El ejercicio físico es seguro durante el embarazo?

Por lo general, y en la mayoría de los casos, el ejercicio físico es seguro durante la gestación. Si la mujer estaba físicamente activa antes de quedarse embarazada, es probable que continúe estándolo durante estos nueve meses.

Es más, es bastante posible que tu médico te recomiende continuar practicándolo, siempre que el ejercicio que realices sea cómodo y no existan otras condiciones o problemas de salud que puedan surgir lo contrario (y terminar contraindicándolo).

Quizá antes del embarazo realizabas ejercicio físico con el fin de bajar de peso, o de mantenerlo. En esta ocasión, sin embargo, la clave es mantenerte activa, ya que aunque aumentes de peso (algo normal durante la gestación), el ejercicio adecuado probablemente te ayude con la pérdida de peso después del parto.

Además, a diferencia de lo que puedas pensar, la realidad es que en un embarazo normal el ejercicio no aumenta el riesgo de sufrir un aborto espontáneo. Eso sí, antes de empezar cualquier rutina nueva de ejercicios, debes consultar con tu médico. 

¿Qué beneficios ofrece el ejercicio físico durante el embarazo? ¿Por qué es tan bueno?

Basta con hacer cada día 30 minutos de ejercicio físico (o incluso con regularidad, cada dos días), para disfrutar de los beneficios que éste te ofrece en la salud. Y como manifiestan muchos expertos, si no es posible practicarlo diariamente, igualmente es beneficioso hacerlo durante solo 20 minutos, 3 o 4 días a la semana. Lo importante, como puedes imaginar, es mantenerse activa y ayudar a que la sangre fluya con normalidad, independientemente del tiempo y los días que lo hagas.

Pero para tener éxito a la hora de completar los ejercicios durante el embarazo, una opción excelente es la de hacer una planificación diaria sobre las horas de la semana en que practicarás algún tipo de actividad física.

¿Y qué beneficios proporciona con regularidad practicar ejercicio físico durante el embarazo?

  • Ayuda a prevenir o tratar la diabetes gestacional.
  • Reduce el estreñimiento y la hinchazón abdominal.
  • Reduce los dolores de espalda.
  • Aumenta la energía.
  • Mejora la postura corporal.
  • Promueve el tono muscular, la resistencia física y la fuerza.
  • Es ideal para dormir y descansar mejor.
  • Mejora el humor y el estado de ánimo. En definitiva, te ayuda a sentirte mejor, y más feliz.
  • Reduce la ansiedad y el estrés asociados al embarazo.

Algunas pautas útiles a tener en cuenta

Es importante evitar aquellas actividades físicas donde el riesgo de caídas sea mayor, así como ejercicios que puedan causar cualquier tipo de trauma o golpe abdominal, como por ejemplo podría ser el caso de los deportes de contacto, o aquellos que obliguen a realizar cambios rápidos de dirección.

Las actividades que requieran saltos no son recomendables, ni tampoco llevar a cabo movimientos de giro de la cintura cuando estés de pie. No es aconsejable en absoluto hacer ejercicio hasta llegar al agotamiento, y es fundamentalmente útil usar ropa cómoda y holgada, que se caracterice por ser fresca.

A la hora de evitar posibles lesiones articulares o musculares el ejercicio físico debe realizarse sobre una superficie plana y nivelada, así como beber mucha agua antes, durante y después de cada entrenamiento.

Entre los ejercicios físicos más útiles podemos mencionar caminar; de hecho, se convierte en una actividad sencilla y fácil de practicar, que se caracteriza por ser seguro y por no afectar tan negativamente a las articulaciones. Además, puede adaptarse fácilmente a cualquier tipo de horario.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}