Ser Padres

El padre en el embarazo

3 minutos

'¡Vas a ser padre!“ Al principio, esta noticia suscita en muchos hombres sentimientos encontrados. Pero no hay que tener miedo: todos los futuros papás terminan encontrando su lugar junto a la madre y el bebé.

El padre en el embarazo
SEGURO QUE TE INTERESA...

'¡Vas a ser padre!“ Al principio, esta noticia suscita en muchos hombres sentimientos encontrados: por un lado, están orgullosos de convertirse en papás, pero por otro, este nuevo papel también les da miedo. No comprenden los cambios que se están produciendo en el cuerpo de su pareja y a menudo les resulta difícil adaptarse a la nueva situación.

Hombres y mujeres llevamos ritmos distintos en el embarazo

Sin embargo, no hay que tener miedo: todos los futuros papás tienen que encontrar su lugar junto a la madre y el bebé. Mientras que la mujer lo consigue rápido y charla con su tripa desde muy pronto, él no calentará alegremente los biberones hasta que el pequeño esté ahí. Ambas cosas están bien.

Lo importante es que el padre no se aísle ni se convierta en espectador por mera comodidad, porque sabe menos de bebés o porque siente demasiado respeto por el dúo madre-hijo. Los niños necesitan un padre desde el principio.

Los expertos afirman que cuanto antes forme parte de la vida diaria del niño su padre, mejor, ya que desempeña una labor importante: descarga a su pareja y la motiva, y eso también beneficia al niño. Además, su contacto físico con el bebé es importante para que se desarrolle de forma sana.

Por tanto, es bueno que la familia forme un equipo desde el principio. Igual que en un equipo de fútbol, los padres deben tener claro desde el primer momento cuáles son sus funciones y dónde es necesaria la colaboración.

Preocúpate por ella, pero no te olvides de ti

Al principio del embarazo, muchos hombres se sienten desplazados. Esto se debe, en parte, a que en las primeras semanas del embarazo las mujeres se aíslan un poco porque ellas mismas tienen que adaptarse al “cambio de circunstancias”. Pero eso no significa que renuncien a la ternura y la cercanía. Al contrario: desean especialmente que su pareja las mime y les prepare un pequeño desayuno o aparezca con otras sorpresas.

Pero además, los hombres también deben preocuparse de ellos mismos. ¿A quién no le da miedo pensar en sus propios padres y en los errores que quizá cometerá? Reflexionar ayuda. Y también es importante tener claro en qué tipo de padre uno no quiere convertirse.

Adaptar la vivienda al bebé, hablar con la tripa de la futura mamá y acudir a ver las ecografías son algunas de las actividades con las que los hombres van tomando conciencia de que van a ser padres.

Precisamente esta primera imagen del bebé ayuda a casi todos los hombres a establecer ese primer vínculo con su hijo. Junto con las pulsaciones del corazón, estas imágenes son la prueba visible de que el bebé realmente existe.

En los últimos meses antes del parto, el embarazo se hará realmente patente para los hombres. El bebé dará patadas contra la tripa de su madre con tanta fuerza que podrán sentirse claramente desde fuera. A los hombres les fascina ver como el bebé “llama” o se queda totalmente quieto cuando posan la mano sobre la tripa de la madre.

 

Etiquetas: embarazo, hombre, padre, padres, papá, ser padres, síntomas embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS