Embarazo

Embarazada y riesgos en el trabajo: cómo es la prestación de la Seguridad Social

Ante determinadas situaciones, la Seguridad Social cuenta con una prestación de riesgo durante el embarazo, que persigue la finalidad de cubrir y proteger a la embarazada cuando no puede continuar realizando su trabajo.

Embarazada y riesgos en el trabajo
Foto: Istock

La mayoría de las mujeres siguen trabajando durante el embarazo, hasta casi prácticamente el nacimiento del bebé, o cuando la gestación se encuentra en un punto muy avanzado. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con los empleos que se desarrollan en una oficina. Pero no siempre es así.

Cargar productos, servir mesas, limpiar, reponer o hacer guardias extenuantes en un hospital pueden afectar directamente a la salud tanto de la futura mamá como del feto. Y, en aquellos casos en los que la empresa no puede reubicar a la embarazada en otro puesto más seguro (y apto) para su estado, la Seguridad Social ofrece una cobertura de prestación por riesgo durante el embarazo.

¿Qué es y en qué consiste la prestación por riesgo durante el embarazo?

Se trata de una cobertura ideada con la finalidad de suplir la falta de ingresos de las empleadas embarazadas en los casos en los que su puesto de trabajo puede ser perjudicial tanto para ella como para el feto durante el embarazo, y, además, no puedan ser reubicadas en otro puesto dentro de la compañía.

Como indica la propia Seguridad Social, su finalidad principal es cubrir la anulación o pérdida de ingresos que se produce durante la gestación cuando la trabajadora embarazada “es declarada en situación de suspensión del contrato de trabajo por riesgo durante el embarazo”.

Es decir, consiste en una prestación diseñada para aquellas empleadas embarazadas que, teniendo un contrato de trabajo en vigor (por cuenta ajena), y trabajando por cuenta propia, y aún pudiendo cambiar de actividad o de puesto de trabajo por otro más compatible con su estado actual, no lo puede hacer técnica u objetivamente, “o no pueda razonablemente exigirse por motivos justificados”.

¿Qué trámites se deben realizar?

Siguiendo los pasos que indica la propia Seguridad Social, la trabajadora debe comunicar a la Entidad Gestora (Instituto Nacional de la Seguridad Social o Instituto Social de la Marina) o Mutua colaboradora la suspensión de la actividad laboral o del contrato de trabajo por riesgo durante el embarazo. Para ello, deberá presentar los siguientes documentos:

  • Informe del médico del Servicio Público de Salud que la asiste. Se trata de un certificado médico en el que se acredita que las condiciones de su puesto de trabajo influyen de forma negativa en la salud de la embarazada y / o en la del feto.
  • Declaración de la empresa o de la trabajadora por cuenta propia. En ella se deben recoger las condiciones del puesto de trabajo, el riesgo específico, la categoría, etc.
Riesgos en el trabajo y embarazo
Foto: Istock

Con los documentos listos y preparados, la empleada embarazada debe presentar la solicitud (que puedes descargar aquí), la cual debe ir acompañada también de una declaración de la empresa sobre la no existencia en la empresa de otro puesto de trabajo compatible con el estado actual de la empleada, y la documentación necesaria para acreditar tanto la identidad como las circunstancias que determinan poder acceder al derecho.

¿Dónde se debe tramitar?

La solicitud, con toda la documentación, puede presentarse en cualquiera de los Centros de la Entidad Gestora, o en la mutua que colabora con la Seguridad Social.

¿Cuánto tardan en resolver la solicitud? El Director Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social o Instituto Social de la Marina de la provincia en que resida la embarazada, dictará y finalmente notificará la resolución a la futura mamá en un plazo máximo de 30 días, a contar desde el momento en que la solicitud sea presentada (con toda la documentación pertinente).

¿Cuándo comienza el subsidio y durante cuánto tiempo se cobra?

En el caso de trabajadoras por cuenta ajena, el derecho a percibir el subsidio empieza justo el mismo día en que se dictamina y comienza la suspensión de trabajo por riesgo durante la gestación.

Mientras que, en el caso de trabajadoras por cuenta propia, el derecho da comienzo la jornada siguiente a la que se emite el certificado por los servicios médicos de la mutua o de la entidad gestora.

Se trata de un subsidio que equivale al 100% de la base reguladora que corresponda, la cual será establecida para la prestación por incapacidad temporal derivada de las contingencias profesionales.

Respecto al tiempo en que se cobra, la prestación será abonada durante el período que sea preciso con la finalidad de mantener la protección de la salud de la trabajadora embarazada y de su bebé, principalmente durante el embarazo. 

De esta forma, acabará el día anterior al de inicio del descanso de maternidad, o el de reincorporación al puesto de trabajo. Además, no debe ser confundida con la prestación de Riesgo durante la lactancia natural.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo