Segundo trimestre

Embarazo a las 20 semanas: todo lo que debes saber

Es uno de los momentos clave durante el periodo de gestación ya que empiezan a notarse sus primeras patadas y es cuando generalmente se suele conocer el sexo del bebé en la que está considerada una de las ecografías más importantes.

Ecografía del embarazo (Foto: depositphotos)
Ecografía del embarazo (Foto: depositphotos)

El embarazo puede afrontarse como un viaje apasionante. Sabes que te llevará aproximadamente 40 semanas llegar a tu destino. Habrá quien llegue antes de lo esperado, a quien el recorrido le resulte eterno y a quien se le pase volando pese a la duración de nueve meses, pero en cualquier caso la recomendación es, mientras la salud te lo permita, disfrutar del periplo al máximo. Cada día es importante porque ocurre algo nuevo en tu interior, pero hay fechas que están marcadas en rojo en el calendario durante esta dulce espera. Una de ellas es la semana 20. 

Es en este momento cuando empiezas a ser más consciente de lo poco que falta para ver por fin la carita de tu hijo y puede que el llamado síndrome del nido haga su aparición, pero más allá de las ganas que tengas de preparar la casa para que no falte de nada, lo notable de esta etapa es todos los cambios que continúan produciéndose en ti y tu bebé. 

Tu útero ya ha triplicado su tamaño original y a partir de ahora crecerá aproximadamente un centímetro cada semana hasta el momento del parto. El bebé tampoco ha dejado de crecer, de hecho, mide ya unos 20 centímetros y seguirá creciendo y su peso aumentará hasta diez veces el que tiene ahora, sus órganos internos están en fase de desarrollo y es muy probable que sea a partir de ahora cuando empieces a notar sus primeras patadas. Esta emocionante sensación no hará más que incrementarse a partir de ahora, ya que cada vez sentirás los movimientos en tu tripa con mayor fuerza e intensidad. Aprovecha a deleitarte con ellos, es una emoción difícilmente explicable que no volverá. 

La ecografía morfológica

La semana 20 es justo el ecuador del embarazo, la mitad del recorrido para que llegue ese ansiado momento de tener a tu bebé en brazos, y toca hacer balance de cómo está la situación. Para ello, hay una ecografía de revisión que es especialmente relevante ya que en ella se lleva a cabo un profundo estudio de la anatomía fetal para descartar malformaciones estructurales y es cuando generalmente se descubre el sexo del bebé.

En esta ecografía se detectan posibles anomalías fetales, se evalúa la cantidad de líquido amniótico y el estado de la placenta del cordón, se comprueba que los movimientos corporales, respiratorios, el tono fetal y que los patrones de flujo sanguíneo placentario o cerebral es el adecuado, por lo que suele ser una de las que más alerta mantiene a las madres en los días previos a acudir al centro sanitario para que se lleve a cabo. 

El cuerpo de la madre

En este punto del embarazo ya has pasado la primera etapa en la que las náuseas y el malestar hacen más mella, te falta muy poco para adentrarte en el tercer trimestre, la recta final, por lo que es muy probable que poco a poco empieces a notar sensación de pesadez. Tu cuerpo sigue transformándose, tu centro de gravedad ha sido desplazado y mantenerte durante un rato demasiado largo de pie puede resultarte cansado. No tengas reparos en hacer pausas siempre que lo necesites, trata de masajearte las piernas y ponerlas en alto cuando se cansen y, si tu ginecóloga y/o matrona te lo permite, trata de hacer ejercicio de forma suave para llevar mejor este periodo. 

 

Continúa leyendo