Embarazada con más de 40

Embarazo natural a los 46 años: ¿es posible?

Vivimos momentos en los que la edad para ser madre cada vez se retrasa más, un hecho desencadenado por multitud de factores. Esto nos lleva a pensar en si es posible que una mujer puede quedarse embarazada de manera natural después de los 45 años. Veamos las posibilidades que existen, así como los riesgos y ventajas de un embarazo tardío.

embarazada
Fuente: iStock

Actualmente estamos asistiendo a un claro fenómeno de postergación de la maternidad: cada vez se tienen hijos más tarde. Y muchos son los factores que lo están propiciando, tanto económicos, como académicos, médicos o sociales.

Y es que, la falta de estabilidad laboral, las crisis económicas, la búsqueda de una pareja estable o la continuación de la vida educativa, entre otras, son algunas de las razones que hacen que los embarazos se retrasen. Dado que la edad es un componente esencial en lo que a fertilidad se refiere… ¿Es posible quedarse embarazada de forma natural a partir de los 45 años?

 

                    

Ya sabemos que más o menos cada mes, según el ciclo de cada mujer, el cuerpo se prepara para gestar a un bebé. Pero también se sabe que la fertilidad comienza poco a poco a decaer. Las mujeres tienen una cantidad determinada de ovocitos -precursores de los óvulos-, la llamada reserva ovárica.

Entre los 20 y los 25 años, la mujer vive su mejor edad reproductiva, ya que después de la misma, la reserva que mencionábamos disminuye. Aunque es posible el embarazo natural pasados los 40 años, hay que tener en cuenta que las probabilidades son bastante bajas. Consideremos los siguientes porcentajes:

  • Una mujer de 20 años de edad tiene un 25 % de posibilidades de quedarse embarazada.
  • Una de 30 años, ve las probabilidades reducidas al 20 %. Y después de este punto, caen de manera drástica.
  • En el caso de una mujer de 40 años, la tasa se reduce a menos del 5 %.
  • Siguiendo esta dinámica, las posibilidades biológicas de conseguir un embarazo tras los 45, son muy bajas, se reducen al 1 %. Una razón de peso es que se acerca la menopausia, y esto quiere decir que la opción de concebir empieza a decaer años antes. No obstante, a día de hoy se sigue trabajando por aumentar las posibilidades de tener hijos a mayor edad con técnicas de reproducción asistida.

Riesgos de un embarazo tardío

Las mujeres que se enfrentan a un embarazo después de los 45 años pueden sufrir en mayor medida consecuencias en su salud. Estas son las más comunes:

  • Diabetes gestacional.
  • Hipertensión gestacional.
  • Placenta previa o abrupta.
  • Posible embarazo ectópico.
  • Contracciones ineficaces que dificultan la expulsión del bebé.
  • Mayor probabilidad de aborto espontáneo.
  • Parto por cesárea.
  • Más dificultad para recuperar la forma física.

Del mismo modo, el bebé también podrá sufrir complicaciones:

  • Mayor riesgo de padecer síndrome de Down.
  • Más probabilidades de presentar anomalías cromosómicas.
  • Posible muerte fetal.

Ventajas de ser madre a partir de los 45

embarazada
Fuente: iStock

A pesar de que ser madre de manera tardía implica ciertos riesgos, también es cierto que tiene algunos puntos positivos:

  • La maternidad puede ser muy satisfactoria: la mujer ya tiene una edad en la que ha alcanzado su total madurez.
  • Con mayor probabilidad, tendrá más estabilidad económica y con su pareja, lo que hace que haya más facilidad de conciliación.
  • Aunque no sea sencillo, la mujer puede sentirse más preparada para afrontar la crianza de un bebé, ya que tiene una conciencia mayor de lo que supone, además de que seguramente se trate de una decisión bastante meditada.
  • Hoy en día, el estado de salud de una persona de 45 años puede ser excelente si ha llevado unos hábitos de vida saludables.
  • Aunque antes se veía de forma diferente, y quizá era “peor visto”, actualmente empieza a verse como algo más habitual. Y aunque también depende del entorno en el que la persona se mueve, a pesar de que pueda haber reacciones negativas, se trata de una decisión muy personal y libre.

Consejos si se opta por esta decisión

Algo importante es seguir los consejos de los especialistas. En primer lugar, del ginecólogo y, en caso de ser necesario, de un psicólogo para afrontar de la mejor forma la situación.

Además de ello, es esencial cuidar la salud, fundamentalmente con dieta sana y ejercicio. Asimismo, en la medida de lo posible hay que evitar las situaciones de estrés y, como recomendación, hablar con otras mujeres en la misma tesitura para compartir experiencias. Siempre teniendo en cuenta que cada organismo y cada embarazo es distinto.

 

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo