Salud de la mamá

Espasmos uterinos: qué son y por qué se producen

Los espasmos del útero pueden ser un síntoma de embarazo, sobre todo al comienzo de la gestación (las primeras semanas). Te explicamos en qué consisten y cuáles son sus causas.

El dolor y los espasmos del útero, en especial al comienzo del embarazo, suelen convertirse en una experiencia común en muchas mujeres, y en realidad, pueden estar ocasionados por una amplia variedad de casas bien diversas. Si bien es cierto que la gran mayoría de las causas no tienden a ser graves, algunos sí podrían necesitar atención médica.

Durante las primeras semanas de embarazo, el útero se caracteriza por tener un tamaño mucho menor al tamaño que tendrá a lo largo del segundo y tercer trimestre de gestación.

Por tanto, en los primeros tres meses de gestación lo más habitual es que los espasmos o el dolor en esta parte del cuerpo se deba a la presión del útero, que tiende a empujar a otros órganos cercanos, o bien a la fatiga asociada al exceso de peso en el útero.

No obstante, como opinan la mayoría de expertos, el dolor de útero se convierte en uno de los síntomas más comunes al comienzo del embarazo.

Cuáles son las causas más comunes de espasmos y dolores uterinos

Durante el embarazo, las causas más comunes de espasmos y dolor de útero incluyen:

Dolor en el suelo pélvico

Muchas mujeres experimentan dolor en el suelo pélvico en algún momento del embarazo, siendo más habitual que surja a partir del segundo embarazo. Los cambios hormonales pueden afectar a cómo se sienten y se comportan los músculos presentes en esta zona, aunque un estiramiento del útero suele ser una de las causas más habituales.

Las sensaciones de dolor varían enormemente de una mujer a otra. Por ejemplo, hay mujeres que sienten los espasmos en la vagina o cerca del útero, mientras que otras pueden sentirlos cerca de la vejiga, el abdomen o la espalda.

En cualquier caso, algunas mujeres con dolor en el suelo pélvico suelen tener antecedentes de lesiones en esta zona, como por ejemplo después de habérsele practicado una episiotomía durante el parto, o después de un desgarro.

Dolor de ligamento redondo uterino

Cuando el útero, el cual se encuentra en continuo crecimiento durante el embarazo, empieza a crecer, los ligamentos que lo sostienen deben también moverse para poder acomodarse al mismo. Esto suele generar una sensación de dolor punzante, pudiendo surgir en uno o en ambos lados del útero. Además, puede ser repentino y durar apenas unos pocos segundos, apareciendo sin previo aviso.

Por otro lado, algunas mujeres suelen sentir un mayor dolor cuando tosen o estornudan, o cuando están durmiendo en la cama, inmediatamente después de haberse cambiado de posición.

Calambres

Los calambres similares a los calambres menstruales suelen aparecer sobre todo al comienzo del embarazo, debido fundamentalmente al aumento de los niveles de progesterona y/o a la expansión del útero.

Al ser parecidos a los calambres que habitualmente surgen con la menstruación, a algunas mujeres les preocupa que puedan ser un síntoma de pérdida del embarazo (o aborto espontáneo). Sin embargo, para la mayoría son en realidad una molestia temporal, que desaparece a las pocas semanas.

Eso sí, es necesario prestar atención a otros síntomas relacionados, como si los calambres son severos y empeoran durante muchas horas, y además, aparece sangrado.

Embarazo ectópico

Un embarazo ectópico es aquel que ocurre cuando un óvulo se implanta y crece en otro lugar fuera del útero, el cual generalmente suele producirse en las trompas de Falopio. Aunque no puede prevenirse, sí existen algunos factores que aumentan el riesgo, como: cirugía pélvica previa, edad mayor de 35 años, endometriosis, enfermedades inflamatorias pélvicas, antecedentes de embarazo ectópico, ser fumadora o infecciones de transmisión sexual (ITS).

Si el embarazo continúa creciendo puede causar hemorragias potencialmente mortales, o dañar otros órganos. Por tanto, debe tratarse rápidamente, dado que un embarazo ectópico, además de ser muy grave, no es viable.

Torsión ovárica

Es una causa menos conocida, pero que puede estar relacionada con la aparición de dolores y espasmos uterinos. Ocurre cuando un ovario, o una trompa de Falopio, se tuerce alrededor de los distintos tejidos que lo sostienen.

El embarazo no es una causa común de torsión ovárica, pero sí puede ocurrir durante el mismo. Es considerado como una emergencia médica, ya que de no tratarse rápidamente puede cortar el suministro de sangre, y afectar gravemente al ovario. Por ejemplo, el ovario puede llegar a romperse, lo que a su vez puede ocasionar hemorragias potencialmente mortales.

El tratamiento médico de emergencia, por tanto, es fundamental para garantizar la supervivencia tanto de la mujer como del bebé.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo