Cambios en el embarazo

Estos son los cambios en la piel que experimentarás durante el embarazo

Durante el embarazo, la piel de la mujer sufre muchos cambios ya que se enfrenta, por un lado, a los desajustes hormonales y, por otro, al estiramiento en la zona de la barriga y la retención de líquidos.

sintomas
Fuente: iStock

El embarazo llega acompañado de múltiples cambios interno y externos en el cuerpo de la mujer. Mentalmente comienza a prepararse para la maternidad y eso también se nota por fuera. Los primeros síntomas del embarazo (como pueden ser los vómitos, las náuseas matutinas, el cansancio extremo o las frecuentes ganas de ir a hacer pis) son solo un preámbulo de lo que está por llegar.

Ya a partir del segundo trimestre, el cuerpo de la mujer empezará a experimentar los cambios más grandes: la retención de líquidos, el acné, la línea alba, las manchas en el rostro y el más obvio de todos: la incipiente barriguita.

Casi todos los órganos femeninos se empiezan a preparar para la llegada del bebé, pero uno del que más cambios experimentan a lo largo de estos nueve meses de gestación es, sin duda, la piel. La misma se expone a múltiples cambios: unos desaparecerán cuando el bebé llegue a casa; otros, sin embargo, perdurarán como cicatriz y vínculo que unirá a la madre y al bebé por siempre.

Hemos recopilado los cambios más frecuentes que se producen en la piel en el embarazo:

Manchas

El 70% experimentará alguna mancha durante los nueve meses de embarazo. Estas están producidas por los desajustes hormonales y, como consecuencia, la mayor producción de melanina, y normalmente desaparecen algunos meses después de dar a luz.

Las más comunes son:

  • Cloasma (comúnmente conocida como Máscara del embarazo) que se produce en el rostro, la frente o alrededor de los ojos
  • Melasma : normalmente aparece encima del labio superior y su origen está en el aumento de la secreción hormonal.
  • También es posible que experimente cambio de color en las areolas de los pezones o, incluso, en las partes íntimas

Estrías

Hace unos años eran una de las excusas que ponían algunas mujeres para no quedarse embarazada: “ui, no, no, yo no quiero embarazo que me salen estrías”. Por suerte, en la actualidad están totalmente normalizadas y las vemos como cicatrices de que hemos llevado a nuestro bebé dentro de nosotras.

No a todas las mujeres les aparecen las estrías pero, de salir, lo más común es que aparezcan en la barriguita (al estirarse la piel), en los senos, los muslos, los glúteos o las caderas.

Una vez que salen es muy difícil hacerlas desaparecer, pero sí existen remedios para prevenirlas (incluso en el embarazo). Hidratar mucho la piel con productos específicos y aptos para el embarazo. Aquí encontrarás una selección de los mejores.

Más vello

El pelo se vuelve más fuerte y el vello crece mucho más rápido por el mismo motivo que otros cambios: los desajustes hormonales. Eso sí, mucho cuidado porque igual que aparece, desaparece con rapidez una vez que se da a luz, así que la caída de pelo será brutal cuando nazca tu bebé.

Línea Alba

A partir del cuarto o quinto mes de embarazo, algunas mujeres observan una línea oscura, que puede ir acompañada de vello, y que separa la tripa en dos, del ombligo hacia el pubis. Es la conocida línea alba y aparece como consecuencia del aumento de estrógenos y progesterona.

Lo más normal es que desaparezca después del parto.

Acné

Los dermatólogos creen que la causa de que aparezca acné en el embarazo son los andrógenos, que favorecen una mayor segregación de aceite en la piel. Estas hormonas forman parte también de las conocidas como hormonas del embarazo, así que es típico que se produzcan brotes de acné en algún momento de los nueve meses.

Eso sí, lo más común es que aparezca durante el primer trimestre.

Erupciones

“Me han salido unas erupciones cutáneas que pican mucho y estoy embarazada”. ¿Te suena? Es posible, sí pero, por suerte, desaparecerán después del parto. Son consecuencia de las hormonas y para evitar el picor lo mejor es hidratar mucho la piel.

Arañas vasculares

Si has notado unas pequeñas manchitas rojas en alguna zona del cuerpo o unas pequeñas ramificaciones muy finitas rojas o azuladas, y ya has cumplido las 10 semanas de embarazo, puedes estar ante las conocidas como arañas vasculares. No son motivo de preocupación y aparecen por el aumento del riego sanguíneo, con su consecuente dilatación de las venas.

Para mejorarlas puedes poner las piernas en alto, hacer círculos con los pies o dar paseos de al menos media hora todos los días.

Probablemente desaparezcan en los tres meses posteriores a dar a luz, así que no debes preocuparte.

Picor

Es normal encontrar picor en las zonas que se estiran como el abdomen o los senos. Para evitarlo lo mejor es hidratar mucho la piel.  ¡Tranquila! Desaparecerá en el posparto.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}