No siento nada

Estoy embarazada y no tengo síntomas: ¿algo va mal?

Hay síntomas que son claras señales de que una mujer está embarazada. Pero en ciertas ocasiones, puede que algunas mujeres confirmen su gestación y se preocupen porque no tienen ninguno de esos signos. ¿Es esto normal?

No es sorpresa para nadie que una mujer que se ha quedado embarazada comience a tener síntomas propios de la gestación: que si más sensibilidad mamaria, que si las conocidas náuseas matutinas, que si fatiga y somnolencia… Todos ellos son signos de que acaba de concebir, sin embargo, qué ocurre cuando se ha logrado el embarazo, pero no se percibe ningún síntoma, ¿es señal de que algo va mal?

Aunque nos pueda parecer poco común, puede ser que una mujer presente un embarazo sin síntomas. Esta situación va a tener un riesgo principal: que los cuidados de tal embarazo se inicien más tarde de lo que deberían al no conocer el estado real.

Por ejemplo, aunque se recomienda que por lo menos unos 3 meses antes de la gestación se empiecen a tomar suplementos de ácido fólico o de vitaminas prenatales, muchas son las que esperan a confirmar que están embarazadas para comenzar la ingesta. Claro que, en su caso, si desconocen que lo están, es posible que no los tomen cuando deberían, y por eso no debe esperarse a que aparezcan los síntomas para empezar con ello.

Sé que estoy embarazada, pero no tengo síntomas

En otras ocasiones, hay mujeres que sí que conocen su situación y saben que están embarazadas, pero a diferencia de una gestación habitual, no perciben ningún signo de que lo estén.

Aunque es una tesitura que podría hacerlas sentir afortunadas, la realidad es que no pueden evitar preocuparse e incluso ser negativas y sentirse tristes. Pese a que no tienen esas señales que pueden resultar tan incómodas en el día a día, piensan que su gestación no está evolucionando como debería o que tienen mayores probabilidades de sufrir un aborto o pasar por alguna complicación.

No obstante, lo que se debe tener en cuenta es que no hay una relación entre los síntomas que se padecen mientras una está embarazada y la evolución de su embarazo.

¿Qué debemos considerar entonces? Que cada embarazo es diferente, y por eso, cómo viva y cómo le siente la gestación a cada una será algo muy variable. De hecho, una misma mujer que pase por distintos embarazos puede vivirlos de forma totalmente distinta, y esto no tendrá que ver con la aparición o la ausencia de síntomas.

Ahora que sabemos que pueden darse gestaciones sin síntomas, puede que te preguntes cómo son. Pues bien, es bastante probable que las mujeres no padezcan mareos y que esas náuseas y vómitos tan característicos, pero a la vez tan desagradables, tampoco aparezcan.

En cuanto a dolores abdominales -una de las señales más frecuentes en mamás gestantes-, en el caso de las gestaciones asintomáticas puede que los tengan de manera leve y que los confundan con los que se sienten con la menstruación. Por otra parte, es posible que tampoco aumenten sus pechos al inicio del embarazo.

Si te encuentras en esta situación, lo primero mantén la calma porque, como vemos, no todas las embarazadas presentan las mismas señales, ni con la misma intensidad. Para salir de dudas lo mejor que puedes hacer es acudir a un especialista, seguramente podrás comprobar la evolución de tu gestación con una ecografía.

Continúa leyendo