Enfermedades en el embarazo

Hepatitis A en el embarazo: riesgos, síntomas, causas y tratamiento

La hepatitis A es una enfermedad viral del hígado que se transmite principalmente por la ingestión de agua o alimentos infectados con heces. Por suerte, existe una vacuna para prevenir el contagio.

La hepatitis A es considerada como una de las enfermedades hepáticas virales más comunes. Y, además, desde un punto de vista médico, también se caracteriza por ser la enfermedad vírica del hígado menos grave. Salvo cuando se vuelve crónica.

Es causada por la infección con un virus de la familia de los picornavirus, el cual tiende a provocar lesiones inflamatorias en el hígado

Precisamente, son los alimentos y el agua contaminados los principales vectores de transmisión de la hepatitis A a los humanos a través del tracto digestivo.

¿Cuáles son los síntomas?

El período de incubación del virus, entre la infección y la propia hepatitis en sí, dura en torno a los 30 días. La posibilidad de contagio empieza desde el período de incubación, que suele ocurrir habitualmente unas 2 semanas antes de la hepatitis, y dura hasta alrededor de 10 días después de los síntomas.

En los niños, se estima que la hepatitis es asintomática en un 60 a un 80 por ciento de los casos, siendo muchísimo más sintomática en los adultos.

De hecho, cuando se presentan síntomas, los mas comunes suelen ser: ictericia (ojos amarillos y orina oscura), cansancio, fiebre y trastornos digestivos, en especial náuseas y vómitos.

¿Cuáles son las causas? ¿Cómo se contrae la hepatitis A?

Nos encontramos ante un virus muy resistente en los ambientes externos, el cual es excretado en las heces de las personas infectadas. De ahí que la transmisión se produzca sobre todo a partir de la ingestión de agua o alimentos contaminados con heces. Es lo que se conoce como transmisión fecal-oral.

No obstante, en caso de una higiene de manos poco adecuada, también se puede transmitir directamente de persona a persona.

Dado que su contagiosidad empieza durante el período de incubación (de 2 a 4 semanas antes de la aparición de los primeros síntomas cuando los hay), el virus de la hepatitis A es muy contagioso.

¿Cómo se trata?

Síntomas de la hepatitis A en el embarazo
Foto: Istock

No existe un tratamiento médico específico para la hepatitis A. En la mayoría de las ocasiones, la curación ocurre de forma espontánea y la infección se resuelve por sí misma en unas pocas semanas.

Por lo que solo las medidas preventivas, como la vacunación, pueden ayudar a evitar contraer el virus de la hepatitis A.

En el caso de la vacuna, se sabe que proporciona una protección eficaz contra la infección durante 10 a 20 años. Está compuesta por virus inactivados, y hay tres tipos, que requieren una primera inyección seguida de un refuerzo entre 6 meses y un año después de la primera dosis.

¿Qué puede ocurrir durante el embarazo?

Como señalan los expertos, aunque esta enfermedad infecciosa es la más común de las formas agudas de hepatitis, hay pocos estudios relacionados con sus efectos sobre el embarazo.

Debido a ello, investigadores israelíes analizaron retrospectivamente los datos médicos sobre 80.000 embarazos durante 25 años. Encontraron 13 casos de infección por el virus de la hepatitis A que ocurrieron durante el segundo o tercer trimestre de embarazo.

En el 69 por ciento de los casos las embarazadas desarrollaron complicaciones: se identificaron contracciones prematuras en 4 de ellas, desprendimiento de placenta en otras 2 mujeres, ruptura prematura de membranas en las dos siguientes y sangrado vaginal en otra. 

En ocho de las mujeres que habían sido diagnosticadas de hepatitis A estas complicaciones llevaron a un parto prematuro a las 34 semanas de gestación en promedio. Por lo general, la evolución tanto de la mamá como del bebé fue favorable.

 

Más información: Hepatitis aguda infantil

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo