Embarazo

La contaminación ambiental durante el embarazo aumenta el riesgo de obesidad

Además de enfermedades cardíacas, pulmonares y problemas respiratorios, un nuevo estudio ha encontrado que la contaminación del aire puede influir en que, después del nacimiento, el bebé aumente rápidamente de peso, lo que puede ser peligroso.

La contaminación ambiental durante el embarazo aumenta el riesgo de obesidad
Foto: Istock

Todos estamos expuestos a la contaminación del aire. Incluso en niveles bajos, la contaminación ambiental tiene un impacto en la salud humana. En este sentido, la ciencia ha demostrado claramente que este tipo de contaminación causa enfermedades, aumenta las hospitalizaciones e, incluso, aumenta el riesgo de muerte prematura.

Pero, ¿qué entendemos por contaminación del aire? Básicamente, la contaminación ambiental consiste en una mezcla o combinación compleja de compuestos. No obstante, la mayoría de los efectos negativos sobre la salud se encuentran asociados con los componentes principales de la nube formada por dióxido de carbono, humos, hollines y polvo en suspensión que se forma sobre los núcleos industriales y las grandes ciudades.

Sin embargo, además de las enfermedades cardíacas, las enfermedades pulmonares y los problemas respiratorios, un nuevo estudio publicado recientemente en Environmental Health ha encontrado un problema aún mayor: la exposición a la contaminación del aire durante el embarazo puede aumentar el riesgo de que el niño tenga sobrepeso.

Aunque, como manifiestan los propios autores del estudio, se necesitaría más investigación, los resultados iniciales serían bastante claros: los bebés aumentan de peso más rápidamente durante su primer año de vida, lo que podría acabar generando problemas de salud tanto en el momento actual como en el futuro.

¿Qué dice el estudio?

Científicos de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, siguieron a un total de 123 parejas hispanas de madres e hijos que residían en el sur de California. Durante los primeros seis meses de vida, midieron el crecimiento de los bebés. 

Luego, utilizando las direcciones de residencia de la madre, los investigadores calcularon la cantidad de contaminación del aire que soportó cada niño.

Los científicos encontraron que aquellos bebés con una mayor exposición a la contaminación del aire crecieron más rápido durante el período de tiempo estudiado. Y, además, también llegaron a acumular una mayor grasa corporal.

Unos resultados que confirman los obtenidos por otros estudios anteriormente. Por ejemplo, un estudio publicado el pasado año, encontró que la exposición fetal a la contaminación del aire podía resultar en un bajo peso en el momento del nacimiento. 

Y, precisamente, como se encontró un año antes (en 2019), ese bajo peso al nacer, a su vez, aumentaba el riesgo de que el niño aumentara de peso más rápidamente después del nacimiento. 

La contaminación del aire durante el embarazo afecta negativamente a los bebés
Foto: Istock

Se trataría, como vemos, de unos resultados significativos, especialmente si tenemos en cuenta que estudios previos ya habían relacionado un aumento de peso más rápido en los 6 primeros meses de vida del bebé, con la obesidad infantil en los años próximos. 

En el caso de este estudio en concreto, los investigadores se centraron en los niños hispanos, encontrando que tienden a tener niveles más elevados de exposición a los distintos contaminantes del aire.

La importancia del aumento de peso rápido en los bebés

Aproximadamente a los cinco meses, el bebé debe aumentar el doble de su peso al nacer. Mientras que, cuando el bebé ha cumplido un año, lo más común es que ya triplique su peso al nacer. Son, por así decirlo, hitos normales y señales de un crecimiento tanto saludable como necesario para un desarrollo adecuado. Pero no ocurre lo mismo cuando ese aumento de peso se produce muy rápidamente.

Como advierten los pediatras, el aumento rápido de peso en los bebés se relaciona con un riesgo mayor de obesidad infantil, así como un mayor potencial de hipertensión arterial y diabetes, sobre todo en la etapa adulta. Es más, los niños con obesidad también pueden experimentar presión arterial elevada.

¿Cómo afectan los compuestos presentes en el aire a nuestra salud?

Se ha demostrado que el dióxido de nitrógeno y el ozono, contaminantes gaseosos, además de las partículas, pueden inducir inflamación y causar un mayor estrés oxidativo, siendo más dañinos durante las etapas críticas de la vida, como la gestación o los períodos de desarrollo.

Y las mujeres embarazadas, así como las personas de todo el mundo, continúan respirando partículas altamente peligrosas.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo