Diabetes gestacional

La diabetes gestacional aumenta las complicaciones para el feto

Aunque las mamás pueden empezar el embarazo con la diabetes, un reciente estudio analiza cuáles pueden ser los riesgos para el feto cuando el diagnóstico de diabetes (diabetes gestacional) se produce durante la gestación.

La diabetes gestacional aumenta las complicaciones para el feto
Foto: Istock

La diabetes gestacional, también conocida médicamente con el nombre de diabetes mellitus gestacional, se trata de una afección que cursa con niveles altos de glucosa (azúcar) en sangre, la cual únicamente ocurre durante el embarazo.

Normalmente, el cuerpo produce insulina y la usa de forma efectiva para regular el nivel de glucosa en la sangre. Sin embargo, cuando se tiene diabetes, este sistema se encuentra alterado. Y, en el caso de la diabetes gestacional, se trata de otras formas de diabetes en que la enfermedad es diagnosticada por primera vez durante la gestación.

Si bien es cierto que, por lo general, este tipo de diabetes tiende a desaparecer poco después del parto, se ha encontrado que aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en el futuro.

Recientemente, un estudio realizado por Assistance Publique - Hospital de Paris, y publicado en la edición francesa especializada Diabetologia, ha revisado todas las complicaciones que afectan a las futuras mamás que padecen diabetes gestacional, y los riesgos asociados para sus bebés.

Y, de acuerdo a las conclusiones, la diabetes gestacional aumentaría las complicaciones para el feto.

Como manifiestan los expertos, y alertan las estadísticas publicadas en los últimos años, el número de mujeres con sobrepeso y obesidad ha aumentado notablemente, lo que, a su vez, incrementa el riesgo de diabetes tipo 2 antes del embarazo, y de desarrollar diabetes gestacional durante la propia gestación.

Diabetes gestacional y salud del feto
Foto: Istock

A la hora de evaluar la extensión de esta enfermedad en la embarazada y las complicaciones que puede originar en el feto, los científicos llevaron a cabo una amplia encuesta, además de estudiar los datos relativos a los 796.000 partos ocurridos en Francia en 2012.

Concretamente, los resultados fueron analizados en función del tipo de diabetes, y, para las embarazadas que padecían diabetes gestacional, los autores del estudio diferenciaron a las tratadas con insulina, y las que no habían sido tratadas con ella.

Entre todas las madres, el 7 por ciento tenía diabetes gestacional. De las cuales el 75 por ciento consiguió controlar el nivel de azúcar en la sangre mediante un cambio en la dieta. La diabetes tipo 2 representó el 60 por ciento de los casos de diabetes preexistente (es decir, existente antes del embarazo), y la insulina fue usada para tratar al 28 por ciento de las mujeres con diabetes gestacional y al 77 por ciento con diabetes tipo 2.

La diabetes gestacional aumenta el riesgo de parto prematuro y cesárea

Los autores del estudio señalaron que el 70 por ciento de las embarazadas con diabetes gestacional presentaban también presión arterial elevada durante la gestación.

Y, además, se encontró que tenían más probabilidades de partos prematuros o partos por cesárea, en comparación con las embarazadas no diabéticas. Además, los riesgos de macrosomía (recién nacido mucho más grande que el promedio), también fueron mayores, cerca del 80 por ciento. 

De acuerdo a los científicos, “después de excluir a las mujeres sospechosas de tener diabetes pregestacional no diagnosticada, el riesgo continuó aumentando de forma moderada solo para las mujeres con diabetes gestacional”.

La diabetes gestacional y las consecuencias para el bebé

Diferentes estudios han encontrado que un nivel elevado de azúcar en la sangre durante la gestación también afecta al feto. Concretamente, sufren más a menudo de traumatismo en el nacimiento (30%), defectos cardíacos (30%) y dificultades respiratorias (10%).

Pero este estudio encontró que los riesgos de efectos secundarios fueron mucho menores en las mujeres con diabetes gestacional, en comparación con las que tenían diabetes anterior al embarazo. De hecho, en las embarazadas con diabetes tipo 2 antes de la concepción, los fetos eran de dos a cuatro veces más susceptibles a sufrir complicaciones.

¿Las mujeres tratadas con insulina tienen más riesgo?

En el estudio los autores encontraron también mayores riesgos en aquellas embarazadas con diabetes gestacional tratadas con insulina, en comparación con las que consiguieron controlar el nivel de glucosa en sangre solo con los cambios en las dietas. 

“Hemos demostrado claramente que la diabetes gestacional causa una multitud de efectos secundarios durante el embarazo, y que la mayoría de los riesgos son mayores que las mujeres con tratamiento con insulina”. Estas complicaciones se deberían a una diabetes más grave y difícil de controlar. Además, los tratamientos con insulina tienden a retrasar el parto, por lo que “el feto está expuesto durante más tiempo a un nivel de glucosa en sangre”. 

Los investigadores esperan que la incidencia de diabetes durante el embarazo aumente de forma drástica en el futuro como consecuencia de un aumento de la obesidad en la población.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo