El sueño de la futura mamá

Las mejores posturas para dormir en el embarazo

A medida que avanza el embarazo y crece nuestra tripa casi todas las embarazadas comenzamos a sufrir problemas de sueño: tenemos ganas de ir al baño a todas horas, nos despertamos continuamente, no estamos cómodas…

¿Cuáles son las posturas para dormir bien en el embarazo? En el embarazo llega un momento, cuando tenemos mucha tripa, que no podemos dormir en cualquier postura, por lo que hay que buscar cuáles son las más cómodas tanto para nosotras como para nuestros futuros bebés. Toma nota. Son éstas:

De lado, con una almohada entre las piernas

Así se evita que el peso de una pierna caiga sobre la otra. Dormir así ayuda a mantener la espalda recta y a no forzar la curvatura lumbar.

Sobre el lado izquierdo

Favorece la llegada de sangre a la placenta. Esto aporta mayores cantidades de oxígeno y nutrientes para el bebé.

Con los pies elevados

Acostarse con unas almohadas bajo los gemelos alivia la hinchazón de las piernas y de los pies. También previene la aparición de varices, calambres y pinchazos en las piernas.

Con el tronco elevado

Cuando al acostarse se tiene acidez, congestión nasal, sensación de ahogo o palpitaciones es recomendable utilizar varios cojines para apoyar la espalda. Esta postura también reduce los mareos que surgen cuando se está mucho tiempo en una posición demasiado horizontal.

Durante los meses de gestación, es posible que algunos síntomas del embarazo como las náuseas, la acidez estomacal, las ganas de orinar o tus propios ronquidos te quiten o perturben el sueño. Estos problemas, a veces inevitables, pueden agravarse debido a los malos hábitos que ya habías establecido antes de quedarte embarazada.

Sigue estas pautas para lograr dormir mejor durante el embarazo y después del mismo.

  • Cuida lo que comes y bebes... y también cuándo lo haces
  • No fumes ni bebas alcohol
  • Reduce todo lo que puedas tu consumo de cafeína
  • Bebe menos en las últimas horas de la tarde y sobre todo por la noche antes de acostarte
  • Evita las comidas pesadas y muy condimentadas antes de irte a dormir
  • Come algo ligero antes de acostarte para evitar las náuseas y los ataques de acidez

Practica buenos hábitos para dormir

Sigue un horario para dormir. Trata de regular tu horario de sueño y vigilia, acostándote y levantándote a la misma hora todos los días.

Establece una rutina a seguir todas las noches antes de acostarte. Desarrolla una rutina que te relaje durante los 20 o 30 minutos anteriores a irte a dormir, como leer o darte un baño.

Convierte tu habitación en un santuario para dormir. Es posible que sientas más calor de lo habitual cuando estás embarazada, así que mantén tu cuarto fresco. También bloquea la luz y el ruido porque podrían despertarte si no estás profundamente dormida.

Usa tu cama solamente para dormir y pasar tiempo con tu pareja. Si tienes el hábito de pagar tus cuentas pendientes o ver la televisión en la cama, deja de hacerlo. Reserva tu cama para actividades placenteras como dormir, hacer el amor o leer.

CONTINÚA LEYENDO