Las relaciones sexuales en el embarazo en 10 preguntas

5 minutos

¿Hasta cuándo se pueden mantener relaciones sexuales en el embarazo? ¿Cuál es la mejor postura? Resolvemos las dudas que no te atreves a plantear a la matrona o el ginecólogo.

embarazosexo

El embarazo es un momento de profundos cambios en el cuerpo y en el cerebro de la mujer. Es también una oportunidad de encuentro consigo misma, de remodelación de la identidad y de mejorar la relación con el propio cuerpo.

Todas las mujeres y sus parejas experimentan cambios en el modo de vivir la sexualidad cuando se convierten en padres. Durante el embarazo existen momentos muy diferentes y cambiantes en el tiempo respecto al deseo sexual y las sensaciones. Estos cambios son, además, diferentes de unas personas a otras y de un embarazo a otro.

Aunque la sexualidad es una parte importante de la vida de las personas, con frecuencia tanto las mujeres como los hombres no se atreven a hacer las preguntas que necesitan en la consulta de la matrona o médico. Resolvemos todas tus dudas.

1. ¿Se puede hacer el amor hasta el final del embarazo?

Sí, si el embarazo es normal y sin complicaciones. Sí se aconseja evitar las relaciones sexuales cuando hay un sangrado, contracciones antes de tiempo, dilatación prematura del cuello del útero o rotura de la bolsa de aguas.

2. ¿El coito puede adelantar el parto?

Si no existe amenaza de parto comprobada, o antecedentes, las suaves contracciones que se producen en el útero en las experiencias sexuales no han demostrado tener ningún riesgo. Pueden ser más peligrosas otras situaciones que producen contracción en el útero y tensión emocional, como una discusión o el mobbing o estrés laboral.

En algunas culturas se cree que el semen, por su contenido en prostaglandinas (una sustancia que ayuda a madurar el cuello del útero), puede facilitar el inicio del parto cuando este se retrasa.

3. ¿Hay alguna postura que se deba evitar?

Lo aconsejable es guiarse por el sentido común y escuchar al cuerpo. Así la pareja puede ir descubriendo en qué posiciones se siente más cómoda la mujer.

Es difícil que el bebé se dañe; antes se lesionaría la madre seriamente. El bebé está muy protegido por varias capas de músculos, el útero y el líquido en el que flota.

La embarazada suele evitar las posturas en que las que el pene pueda llegar de forma más directa al cuello del útero, porque puede producir molestias.

Hacia el final del embarazo, para la penetración  ella suele estar más cómoda en posición acostada de lado, con su pareja detrás (hay que evitar las posturas que comprimen el abdomen cuando este es ya voluminoso).

Para cualquier otro tipo de caricias, cualquier posición es buena si no provoca dolor o cansancio.


4. ¿Te puedes quedar embarazada estando embarazada?

Puede parecer una pregunta absurda, pero algunas mujeres sienten ese miedo real. No es posible casi nunca, ya que una vez que el embrión se implanta en el útero, el folículo que ha ovulado en el ovario produce grandes cantidades de una hormona: la progesterona, que impide el embarazo.

Solo de forma extremadamente excepcional puede haber dos ovulaciones, pero en un mismo ciclo y con pocos días de diferencia. Más tarde, el estado hormonal lo impide. 


5. He oído decir que algunos hombres pierden el interés por su pareja durante el embarazo...

Algunos hombres evitan las relaciones a causa de creencias erróneas, como que el sexo es malo en el embarazo, o porque tienen miedo de dañar al bebé... Pero, la realidad es que, salvo que el ginecólogo indique que existe algún riesgo, se pueden mantener relaciones sexuales sin problemas.

 

6. Cuando estaba de 8 semanas sangraba un poco y me dijeron que evitara el coito. ¿Puedo tener relaciones ahora que ya estoy de cuatro meses?

Si un sangrado poco importante del principio del embarazo desaparece y la causa que lo produjo, si es que se sabe, ya no existe, no hay razón para no reanudar una vida sexual activa.

Pero si hay pequeñas pérdidas con sangre o se expulsa moco del cuello del útero, puede ser necesario evitarlas. En cualquier caso, es mejor preguntar al profesional que lleva el seguimiento del embarazo. 

7. ¿Hay más riesgo de infección?

El mismo que si no se está embarazada. Hay riesgo cuando se tiene un contacto sexual con una persona que sufre una enfermedad de transmisión sexual o una infección que pueda afectar al bebé.

En general, si se mantienen relaciones con la pareja habitual y está sana, no hay problema. En cualquier otra situación es aconsejable utilizar siempre un preservativo. 

8. Al final de mi embarazo tuve una relación sexual y expulsé líquido. Pero cuando acudí a urgencias, me dijeron que no se había roto la bolsa.

Algunas mujeres expulsan un líquido transparente en el orgasmo, similar a una eyaculación. Es normal que suceda a veces, y sobre todo en el embarazo, porque las glándulas de la vagina y la vulva están más llenas de líquido. No debe confundirse con la rotura de la bolsa de las aguas, lo que podría llevara intervenciones innecesarias. Si después no vuelve a salir nada de líquido, es difícil que sea la bolsa. Ante la duda, la matrona puede realizar una exploración.


9. ¿Por qué ahora que estoy embarazada tengo más ganas de tener relaciones?

Es completamente normal, y le ocurre a muchas mujeres, sobre todo pasadas las molestias ( naúseas, sueño…) de los primeros meses.

Los tejidos de la vulva, vagina y cuello del útero están más llenos de sangre y secreciones y reaccionan con más sensibilidad.

También es frecuente que muchas mujeres refieran tener orgasmos con mayor facilidad, o tenerlos por primera vez si antes tenían dificultades. Es un buen momento para redescubrir el cuerpo y sus respuestas.


10. ¿Y que pasará con el deseo sexual después del parto?

Es importante hablar del tema en pareja, ya que muchas mujeres pasan un periodo en el que el contacto físico continuado con el bebé y el especial estado hormonal disminuyen el deseo de contacto con la pareja, especialmente el que va encaminado al coito.

El sueño y la falta de descanso también influyen. Reorganizar la rutina domestica para echar siestas y dormir más, además de saber que es una fase pasajera, ayuda a que la pareja no se sienta rechazada.

También es buen momento para redescubrir un contacto afectivo no centrado en la sexualidad necesariamente. Si la mujer se siente apoyada por su pareja, es más facil que recupere el deseo.

 

Etiquetas: coito, hombre, hormonas, maternidad, mujer, pareja, posiciones sexuales embarazo, sexo embarazada

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS