Alimentación embarazada

Lo que comes en el embarazo determina el desarrollo mental de tu hijo

Al quedarte embarazada, uno de los primeros hábitos que debes empezar a cuidar es la alimentación: tu médico te hará una serie de recomendaciones. ¿Por qué tanta insistencia?

Lo que comes en el embarazo determina el desarrollo mental de tu hijo

Con el objetivo de crear una base científica objetiva que permita mejorar las recomendaciones a mujeres embarazadas, un proyecto europeo llamado NUTRIMENTHE analiza desde el año 2008 los efectos a largo plazo de la ingesta de determinados nutrientes sobre el desarrollo cognitivo, emocional y conductual de los niños desde antes del nacimiento y hasta los nueve años y medio.

Estos trabajos han demostrado, por ejemplo, que el aporte de ácido fólico puede reducir la probabilidad de desarrollar problemas de comportamiento durante la niñez. Otro de los resultados indica que comer pescado es beneficioso por varios motivos: contiene ácidos grasos omega-3, fundamentales para el desarrollo de las neuronas y, además, aporta mucho yodo, un nutriente que tiene un efecto positivo sobre la habilidad lectora en niños evaluados a los nueve años de edad.

Otro proyecto europeo denominado EARNEST ha demostrado que una dieta saludable durante el embarazo ofrece protección contra partos prematuros, toxemia del embarazo y depresión posparto, y mejora tanto el sistema inmunitario de los bebés como su cociente intelectual a los cinco años.

Sin embargo, hay otros factores que determinan el desarrollo mental de los niños: la base genética de madre e hijo, la edad de los padres, su nivel educativo, el consumo de tabaco y la exposición a la contaminación ambiental también tienen, por supuesto, mucha importancia.

 

Alimentación en los primeros meses

Somos lo que comemos, y por eso la alimentación sigue siendo clave después del nacimiento del bebé. Los trabajos del proyecto EARNEST revelan que la nutrición durante los primeros años de vida podría influir en la propensión a la obesidad, la diabetes, las cardiopatías, la enfermedad pulmonar crónica, las funciones cognitivas y el comportamiento durante el resto de la vida. Uno de los estudios realizados comprobó que los niños alimentados con leche materna o con leche artificial con un contenido en proteínas similar al de la materna, tienen menos probabilidades de padecer obesidad en el futuro.

“Asesorar a los padres”, explica Cristina Campoy, investigadora de la Universidad de Granada y coordinadora de los proyectos, “es fundamental para promover la importancia de tener una buena nutrición durante el embarazo y en los primeros años de vida del niño incluyendo la lactancia materna, si es posible, ya que puede tener un efecto positivo en la salud mental y el rendimiento académico durante la infancia”.

Fuentes: Universidad de Granada y CORDIS (Servicio de Información en I+D Comunitario)

 

 

Etiquetas: alimentación en el embarazo, recién nacido, salud, salud de la embarazada

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS