Síntomas de embarazo

Náuseas en el embarazo: ¿sabías que los probióticos pueden ayudar a remitirlas?

Uno de los síntomas de embarazo más molestos son, sin duda, las temidas náuseas. Ahora, un estudio afirma que los probióticos pueden ayudar a prevenirlas y a acabar con ellas.

Uno de los síntomas más frecuentes y tempranos de embarazo son las náuseas y los vómitos; sobre todo, los matutinos. De acuerdo a la investigación que nos acontece, se trata de un síntoma que afecta a aproximadamente un 85% de las mujeres embarazadas en algún momento de la gestación, aunque los expertos todavía no han encontrado la causa exacta de los motivos que les lleva a sentirlos.

probióticos náuseas embarazo
Fuente: iStock

Está comprobado, además, que esas náuseas y vómitos afectan de manera negativa a la calidad de vida de la mujer en los primeros meses de embarazo, el periodo en el que más prevalencia tienen.

Aunque existen diferentes remedios naturales que ayudan a rebajar el malestar que provocan estos síntomas (como el jengibre) un nuevo estudio ha demostrado que tomar probióticos durante las primeras semanas de embarazo puede ayudar a reducir los síntomas de náuseas durante el primer y el segundo trimestre de la gestación.

¿Qué relación tienen las náuseas con el microbioma?

‘Trastornos gastrointestinales funcionales’. Así denominan los autores del estudio que vamos a comentar a síntomas tan típicos como el malestar estomacal, las náuseas, los vómitos o la distensión abdominal. Y es que, las hormonas, que juegan un papel fundamental en el embarazo, hacen que la microbiota intestinal de la mujer se vea afectada, afectando también a la función gastrointestinal.

Probióticos para las náuseas: ¿pueden ser la solución?

Un reciente estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de California Davis y publicado en la revista especializada Nutrients ha puesto de manifiesto que la ingesta de probióticos durante las primeras semanas de gestación pueden ayudar a reducir drásticamente el riesgo de sufrir náuseas matutinas durante el primer y el segundo trimestre.

En concreto, la investigación analizó el comportamiento de 32 participantes que se encontraban entre la semana 14 y la 21 de embarazo y que tomaron un suplemento probiótico dos veces al día durante seis días, después tomaron dos días de descanso y continuaron el ciclo una vez más. En total, el estudio duró 16 días.

El complemento probiótico en concreto contenía seis cepas diferentes, aunque la mayoría eran especie de Lactobacillus (bien conocido por sus beneficios gastrointestinales).

Durante los 16 días que duró el estudio, se pidió a las participantes anotar los síntomas durante 17 veces en el día. Así, los autores pudieron evaluar el efecto de los probióticos en los principales síntomas de embarazo (mareos, náuseas, vómitos o estreñimiento). Además, pidieron anotar su calidad de vida.

Los probióticos mejoraron en gran medida las náuseas matutinas

Aunque es cierto que la muestra analizada, así como la duración del estudio es bastante corta, los resultados permitieron asegurar a los autores que la toma de probióticos ayudó a los participantes a mejorar, sobre todo, los episodios de náuseas (se redujeron un 16%) y los episodios de vómitos en un 33%.

“Esta investigación proporciona información clave sobre el impacto de los microbios intestinales en la función gastrointestinal durante el embarazo”, afirmó yu-Jui Yvonne Wan, profesor del departamento de Patología y labotaroio y principal autor del estudio, en un comunicado de prensa.

¿Se pueden tomar probióticos durante el embarazo?

Es cierto que no hay mucha información sobre la ingesta de probióticos en la gestación, aunque no hay indicios que indiquen que no sean seguros. “No hay motivo por el que no deban usarse: permanecerán en el tracto gastrointesntinal, no afectarán al bebé ni al útero”, afirma al medio Mother.ly Mary Jane Minkin, MD, Obstetra y ginecóloga.

Y es que, de acuerdo a sus palabras, también se ha demostrado que previenen algunas infecciones y que, además previenen el parto prematuro

La función más conocida y más importante que tienen en el embarazo es la que tiene que ver con los hongos vaginales como la cándida: “Para alguien con antecedentes de vaginosis bacteriana recurrente, el tratamiento con probióticos antes del embarazo puede ser ventajoso”, afirma la misma profesional.

Continúa leyendo