¿Cuáles son las causas de la neumonía?

Neumonía en el embarazo: síntomas y causas

Como consecuencia de una infección, puede aparecer esta enfermedad de tipo respiratorio que lo provoca es la inflamación de los pulmones. Esto conlleva una serie de síntomas que aparecen por diferentes causas. Mira cuáles son estos para poder identificar la neumonía, cuáles son las causas y las consecuencias que puede generar en el bebé.

embarazada con neumonía
Fuente: iStock

Muchas enfermedades que no son típicas del embarazo pueden afectar de igual manera a las mujeres durante su etapa gestacional. Una de ellas es la neumonía, una patología que daña al sistema respiratorio y que se produce porque los espacios alveolares de los pulmones se infectan o inflaman.

El problema con ella es que, aunque los síntomas son iguales que los que presentaría cualquier persona (tos, escalofríos, fiebre o dolor, entre otros) en muchas ocasiones son confundidos con las molestias que puede generar el embarazo. ¿Qué sucede con esto? Que se retrasa el diagnóstico, también el tratamiento y puede tener un desarrollo mucho más grave.

Mira aquí cuáles son los síntomas, las causas que lo provocan y si puede llegar a ser un problema que afecte al bebé.

Síntomas de neumonía en el embarazo

  • Tos descontrolada o expectoración.
  • Fiebre alta.
  • Congestión.
  • Dolor en las costillas o en el tórax.
  • Problemas con la respiración o falta de aire (disnea).
  • Escalofríos.

¿Cuáles son sus causas?

La neumonía provoca la inflamación de los pulmones, la que puede darse por una infección previa tras haber pasado por un simple resfriado, una gripe o una varicela.

Los alveolos de las personas que la padecen no pueden llenarse de aire porque tienen líquido y pus, esto limita la absorción de oxígeno y el propio proceso de inspiración y expiración puede llegar a ser muy doloroso.

Estas son las causas más habituales de su propagación:

  • Aparición de un germen infeccioso en el pulmón ya sea por la nariz o la faringe mediante la inhalación. Estas bacterias que llegan a los pulmones pueden aparecer por un resfriado o episodio gripal que se haya vivido previamente, por haber tenido algún contacto en algún hospital o por tener el sistema inmunológico muy débil.
  • En caso de pasar por un momento de debilidad inmunológica, si se tiene tos, las bacterias pueden originar una infección por no poder filtrar los gérmenes.
  • Puede afectar en mayor medida si se padece asma, diabetes, hipertensión o si se es fumadora.

Tratamiento de la neumonía

Lo mejor para evitarla es abrigarse adecuadamente, consultar al médico si hay alguna posibilidad de ponerse una vacuna antigripal y tratar de tener una higiene adecuada.

No obstante, en el caso de padecerla ya, el tratamiento que se sigue es el reposo absoluto y no exponerse a temperaturas bajas para evitar que la enfermedad se agrave. Según el nivel de gravedad, puede ser que el médico indique el consumo de algunos antibióticos que no sean dañinos para el desarrollo del bebé.

Para el diagnóstico, un examen del tórax en la mayoría de casos podrá confirmarlo, aunque para tener una mayor certeza se recurrirá a una radiografía de tórax frente.

¿Puede afectar al bebé?

Una neumonía puede originar un parto prematuro o el nacimiento de un bebé con poco peso. Especialmente si se da en el primer trimestre, puesto que a lo largo de las primeras semanas de embarazo es cuando se desarrolla el sistema nervioso del futuro niño. Asimismo, vivir episodios de fiebre muy elevada podría tener consecuencias para la evolución del pequeño, por ejemplo, malformaciones.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo