Vacunas COVID-19

Nuevo estudio vuelve a confirmar que las vacunas COVID-19 son seguras en el embarazo

Meses después, un nuevo estudio vuelve a confirmar que las vacunas contra la COVID-19 son seguras y efectivas en el embarazo. Concretamente, los investigadores no encontraron un riesgo mayor de aborto espontáneo después de la vacunación.

Nuevo estudio vuelve a confirmar que las vacunas COVID-19 son seguras en el embarazo
Foto: Istock

Diferentes estudios han mostrado que el SARS-CoV-2 (el virus causante de la COVID-19), podría causar una enfermedad más grave en embarazadas, al aumentar el riesgo de hospitalización, ingresos en UCI e, incluso, muerte fetal. 

Después de meses de incertidumbre ante el desconocimiento de si las vacunas contra la COVID-19 podían ser opciones seguras para embarazadas, y aún cuando la mayoría de las personas acogieron con satisfacción su disponibilidad, no fue hasta mediados de año cuando los primeros estudios arrojaron lo que se preveía: las vacunas COVID-19 en embarazadas son seguras y efectivas.

Y, ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Ottawa, con datos de Canadá y Noruega, brindaría una mayor tranquilidad a las embarazadas que, a día de hoy, continúen preocupadas por la seguridad de la vacuna COVID-19 durante la gestación. Pero vayamos por partes.

¿Cómo puede afectar la COVID-19 al embarazo?

Como resaltan los expertos, las embarazadas ya están inmunodeprimidas, por lo que contraer la COVID-19 durante el embarazo podría no solo ser peligroso, sino incluso mortal.

Distintos estudios han encontrado que las embarazadas con COVID-19 tienen un mayor riesgo de preeclampsia, una afección que cursa con presión arterial elevada durante la gestación. Pero los riesgos no se quedan ahí, ya que también tendrían más probabilidades de parto prematuro y una enfermedad más grave, unido a otros síntomas que podrían complicar la evolución del embarazo.

Por suerte, todas estas complicaciones se podrían prevenir fácilmente con la administración de una vacuna contra la COVID-19 durante la gestación.

Y es que, hasta el momento, todos los datos disponibles sugieren que vacunarse puede proteger a la persona de enfermedades graves causadas por la COVID-19. De manera que, si tenemos en cuenta que las embarazadas tienen más probabilidades de enfermarse gravemente cuando se infectan, los beneficios de vacunarse serían mayores que los supuestos riesgos.

¿Qué nos dice el estudio?

Si bien es cierto de que, por el momento, no existen evidencias de que la vacuna contra la COVID-19 suponga un riesgo para las embarazadas, es natural tener ciertas preocupaciones cuando se está preparando para traer un hijo al mundo, incluido un mayor riesgo de aborto espontáneo.

En este sentido, es también normal que las mujeres con antecedentes de aborto espontáneo puedan estar particularmente preocupadas por recibir la vacuna contra la COVID-19 durante el embarazo.

Seguridad de las vacunas en embarazadas
Foto: Istock

Para descubrir un poco más al respecto, investigadores de Noruega analizaron varios registros sanitarios nacionales, con datos de 18.477 mujeres, comparando la proporción de personas vacunadas que experimentaron un aborto espontáneo durante el primer trimestre, y las personas que aún estaban embarazadas al final de dicho trimestre.

No encontraron evidencia de un mayor riesgo de pérdida temprana (aborto espontáneo) después de la vacunación contra la COVID-19. Lo que, unido a otros estudios ya realizados con anterioridad, sugiere que no hay evidencia sólida de que las gestantes tengan un mayor riesgo después de la vacuna.

No solo eso. Los autores también indicaron que los datos informados por los CDC también señalarían que la proporción de abortos espontáneos informados luego de la vacunación contra la COVID-19 sería consistente con la tasa de antecedentes conocida. 

En la actualidad, los CDC están inscribiendo a mujeres embarazadas en un registro de embarazos con vacunas llamado V-Safe. A día de hoy, se han notificado 177.017 embarazos, por lo que, como señalan los expertos, el registro no ha indicado ningún problema de seguridad, ni se han observado efectos adversos graves entre las embarazadas. Los efectos secundarios generales, además, han sido similares en las embarazadas y no embarazadas.

Recordar que la vacuna contra la COVID-19 se recomienda para todas las personas mayores de 12 años, lo que incluye también a las embarazadas. A principios de agosto, por ejemplo, el Consejo Interterritorial publicó el acuerdo de la Comisión de Salud Pública sobre Vacunación frente a la COVID-19 en embarazadas, recomendando la vacunación para evitar “complicaciones durante el embarazo, especialmente, si existen factores de mayor riesgo como pueden ser obesidad, edad mayor de 35 años, hipertensión arterial, diabetes o preeclampsia”.

Además, también señaló lo siguiente: “No existe contraindicación para la vacunación frente a COVID-19 en ningún trimestre del embarazo”.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo